*

X

Así son los hábitos y costumbres de los vampiros de la vida real

Por: pijamasurf - 12/11/2015

Los vampiros son muy reales y están entre nosotros, aunque para conocerlos hay que olvidar previamente todo lo que la cultura popular dice sobre ellos y sus hábitos
imagen: popmatters.com

imagen: popmatters.com

 

Fuera de las películas y libros dedicados al tema, los vampiros son una curiosidad histórica que sobrevive en leyendas y mitos alrededor del mundo; tal vez desde la salida de la saga Crepúsculo, el tema llegó al hartazgo al diluirse en cuanto a su encanto por la noche y los arquetipos demónicos que lo pueblan; pero los vampiros reales (o la gente que reivindica y se identifica con un estilo de vida "vampírico") viven en ciudades de todo el mundo y forman un interesante campo de estudio sociológico.

John Edgar Browning, etnógrafo del Instituto de Tecnología de Georgia, ha dedicado los últimos 5 años a estudiar a las comunidades de vampiros que viven en Nueva Orleáns y Buffalo. Contrario a los prejuicios populares y expectativas derivadas de la industria del espectáculo, estos vampiros no duermen en ataúdes ni se aterran con imágenes religiosas cristianas (de hecho, muchos se identifican como ateos o politeístas), aunque sí viven una vida mayormente nocturna e incluso algunos de ellos se realizan cirugías para afilarse los dientes y, más que el atuendo, los identifica una necesidad común de incluir en su dieta la sangre humana (o en algunos casos, "la energía").

Sin participar en rituales de magia negra ni transformarse en murciélagos, los autoidentificados como vampiros aceptan en sí mismos una urgencia casi biológica por alimentarse de sangre para sentirse saludables. Más que luchar contra dicha necesidad, el hambre los ha motivado a organizarse y reclutar "donadores" en un ambiente de higiene y camaradería. A pesar de esto, las comunidades vampíricas pueden coexistir geográficamente muy cerca unas de otras y ni siquiera darse por enteradas.

Pero como descubrió Browning, el hecho de que sean difíciles de encontrar no quiere decir que no estén ahí. El investigador estima que solamente en Nueva Orléans viven alrededor de 60 vampiros de entre 18 y 50 años de edad con igual representación de género, y su principal actividad comunitaria es la ingesta ritual de sangre. Según el estudio de Browning, los participantes indicaron que la sangre tiene un sabor "metálico, o 'cobrizo', lo que puede estar influido por la fisiología del donador", o incluso por su nivel de hidratación.

Por su parte, los vampiros energéticos se alimentan de la energía de otros utilizando lo que Browning identifica como métodos tántricos, por ejemplo encuentros eróticos o sexuales, pero también hay casos de vampiros que afirman alimentarse mediante emociones o viajes astrales. Fuera de eso, los vampiros reales "son ciudadanos bastante competentes y generalmente 'normales'. Realizan rituales de compartir sangre de manera segura y únicamente con donadores voluntarios y se hacen regularmente exámenes médicos que rara vez (si acaso) indican complicaciones a causa de sus hábitos alimenticios".

La conclusión de Browning es que los vampiros son una comunidad más que una subcultura pero que, como una subcultura, sus miembros reivindican valores subversivos ligados al instinto y la celebración de lo que la sociedad mainstream ve como negativo. De esta forma, "la figura desafiante del vampiro adquiere un sentido de poder emanado de sí mismo. Identifican a otros con una necesidad similar y han producido una comunidad a partir de dicha necesidad".

Te podría interesar:

Hacks prácticos para aplicar en tu propio cuerpo y mejorar tu funcionamiento (o evitar malos ratos)

Por: pijamasurf - 12/11/2015

Curiosos y prácticos, así definimos a los "biohacks" de esta lista, disponibles para todos y que sin duda pueden ayudarnos en el camino de la salud

 Davinci-Human-Sketch

El cuerpo humano es un sofisticado organismo, quizás el más complejo que hemos podido conocer en el universo. Y pese a su complejidad, o quizás a causa de ella, tiene una serie de relaciones que nos podrían parecer pequeños trucos para resolver cuestiones específicas. A fin de cuentas, recordemos que la analogía que alude al cuerpo humano (y a nuestra mente) como una especie de biocomputadora o software es bastante precisa, ya que somos seres esencialmente editables: existen múltiples recursos para suprimir, potenciar o modificar prácticamente cualquier inercia en nosotros.

Algunos de estos hacks parecen absurdos o improbables, pero todos ellos pueden llegar a ahorrarnos un malestar o, en cambio, potenciar nuestro funcionamiento. A continuación una breve lista de estas recomendaciones. Recuerda que hay muchas más y que, en la medida en la que desarrolles el autoconocimiento, podrás configurar tu propia enciclopedia de autohacks que te permitan navegar el oleaje de la vida con mayor fluidez y gusto:

– Aprovecha la acupresión, un método muy sencillo que puedes aplicarte con tus propias manos y así liberarte de innumerables malestares (aquí una lista de 5 tips muy útiles).

-- ¿Tienes problemas oyendo a alguien en una fiesta o en el teléfono? Usa tu oreja derecha, ya que esta es, según una investigación realizada por David Geffen de la Escuela de Medicina en UCLA, más apta para detectar patrones en el habla; la izquierda es mejor para recoger tonos musicales.

-- La próxima vez que un doctor te vaya a poner una inyección –si eres de aquellas personas a las que este protocolo las aterra-- tose mientras inserta la aguja. De acuerdo con el British Medical Journal, el acto de toser genera un incremento súbito en la presión en el pecho, lo que inhibe la conducción del dolor a cargo de la espina dorsal.

-- Si sufres de sinusits leve, un remedio interesante podría ser colocar tu lengua en el centro del paladar y apretar un dedo entre tus  cejas. Según Lisa DeStefano, de la Universidad Estatal de Michigan, esto genera un efecto descongestionante en el hueso vómer, que a su vez afecta a las fosas paranasales.

-- ¿Padeces reflujo? Acostarte del lado izquierdo puede ayudarte. Cuando duermes del lado izquierdo el estómago está más arriba que el esófago, lo que hace que la comida y el ácido estomacal se deslicen a la garganta, lo cual reduce la acidez. Algo similar también sirve si tienes un lado de la nariz más congestionado que otro: acuéstate del lado derecho para destapar tu fosa nasal izquierda.

-- Para combatir el miedo o los nervios, baja tu latido soplando en tu dedo gordo; esto funciona ya que, como el dedo gordo tiene su propio pulso, si logras disminuirlo puedes calmar tu corazón. Enfriarlo suele producir este efecto, además de que soplar suele hacer que respires más profundo y la respiración es el antídoto natural para la adrenalina –a la par de ser la entrada de energía o prana al cuerpo.

-- ¿Te duele la cabeza por tomar helado? Presiona la parte superior de tu paladar con la lengua. El helado hace que tu cerebro piense que todo el cuerpo tiene frío y compensa esa sensación sobrecalentando. Calentar la boca hará que este efecto disminuya, hacheando el protocolo de comando.