*

X

Arrestan a niño sikh en Texas luego de que compañero lo acusara de llevar una bomba a la escuela

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/19/2015

Paranoia antiterrorista y antipersonas de apariencia vagamente islámica parece desencadenarse en Estados Unidos; el polémico caso de Armaan Singh Sarai se une a otras situaciones de discriminación motivada por el miedo

 

El reciente arresto en Arlington (Texas) de Armaan Singh Sarai, un joven sikh de 13 años, ha generado enorme polémica en Estados Unidos y ahora en el mundo, pues el caso podría ser un reflejo del temor irracional en torno al terrorismo, específicamente aquel de origen islámico (y la confusión que genera la ignorancia sobre esta religión).

Según Armaan y los miembros de su familia su arresto, por el cual estuvo todo un fin de semana detenido en el centro juvenil, fue propiciado simplemente por la acusación de un compañero de clase. Aparentemente, 1 día antes este último le habría comentado, observando un cargador de baterías en su bolso, si ello era una bomba. Al día siguiente el mismo chico, al cual describen como un bully, habría vuelto a hacer la misma broma, a la que Armaan habría reaccionado riendo y bromeando con que así era. Ante esto el otro chico lo acusó con las autoridades de la escuela y poco después la policía irrumpió para llevarse a Armaan e interrogarlo durante un par de días, pese a que claramente no había una bomba en su mochila. 

Screen shot 2015-12-19 at 12.36.57 PM

La prima de Armaan ha publicado este post de Facebook que se ha viralizado, explicando lo sucedido. La familia considera que el tratamiento excesivo que recibió el joven, quien además ha sufrido varias operaciones del corazón, tiene que ver con su apariencia debido a que profesa la religión sikh, la cual se origina en la India, por lo cual la ignorancia y el miedo de algunas personas posiblemente asocia a los sikh con terroristas islámicos, aunque dicha fe es distinta al Islam e incluso, el mismo Islam no tiene necesariamente que ver con el terrorismo.

La polícia de Arlington ha manejado otra versión en la que sostiene que el niño hizo una amenaza de volar la escuela. Si bien esta teoría ha sido puesta en entredicho, valdría preguntarnos si en el caso de que la misma amenaza hubiera provenido de un niño caucásico habría sido tomada en cuenta de la manera tan enérgica como provocó que se tratara de un niño de tez oscura y de una religión "extraña".

El caso ha sido comparado con el arresto de Ahmed Mohamed en Irving, Texas, un joven de 14 años que fue acusado de diseñar bombas luego de que llevó un reloj a la escuela. Ahmed ha dejado Estados Unidos para irse a Qatar y ha interpuesto una demanda a las autoridades de su escuela.

Te podría interesar:
Emprender es una manera de pararte ante la vida; una manera de vivir
[caption id="attachment_105066" align="aligncenter" width="600"]mountain-climbing-768814_960_720 Imagen: pixabay.com[/caption]

 

El emprendedurismo está de moda. También en las escuelas. Se dice por todas partes que emprender es un valor del siglo XXI y lo será mucho más aún en el XXII.

Creo que esa movida encierra un diamante; pero también creo que cuanto más moda se vuelve, menos nítido resulta su diamante nuclear.

¿Qué es emprender? Esencialmente, hacer. La posición ética del emprendedor ante el mundo, ante su realidad, es la de hacer, antes que padecer. Él puede, por eso hace. Se mueve. Luego, a la mística fundacional del concepto se la devoró, demasiado rápida y eficientemente, la empresa, el dinero y esas cosas de otro calado.

La palabra “emprendedor” fue definida por primera vez en el Diccionario de Autoridades de 1732 como "La persona que emprende y se determina a hacer y ejecutar, con resolución y empeño, alguna operación considerable y ardua". Se llamaba emprendedores a los que entonces eran considerados aventureros. Luego –como decíamos-- a todo esto se lo llevó el río histérico, ruidoso y poco profundo de los dineros y los éxitos.

Emprender es una manera de pararte ante la vida; una manera de vivir. No una manera de ganar dinero o perder dinero o de salir en la prensa. No emprende el que quiere, emprende el que puede; emprende el que sabe que puede, por eso emprende. Para emprender hay que sentir que la realidad depende de ti, por eso le haces lo que le haces. La construyes desde ti y por ti. Emprender es acometer, ir hacia las cosas; buscarlas, entrarles. A cualquier cosa, no sólo a las empresas y a los productos.

Siempre me llamó la atención cómo definimos a los antónimos del emprendedor o del emprendedurismo; me llama la atención por qué al emprendedor lo definimos hoy día como:

una persona que tiene una idea de negocio y que la percibe como una oportunidad que le ofrece el mercado y que ha tenido la motivación, el impulso y la habilidad de movilizar recursos a fin de ir al encuentro de nuevas ideas. Es capaz de acometer un proyecto que es rechazado por la mayoría.

Pero cuando vamos a sus antónimos, el registro es muchísimo más esencial y lapidario que lo que esta definición empresarial parecería indicar. No decimos que lo contrario del emprendedor es el que dilapida dinero o el que no hace nada por producir dinero ni nada de eso; decimos que son antónimos de emprendedor “apagado, apocado, apático, dejado, desanimado, encogido, incumplidor, indeciso, indolente, inseguro, pusilánime, tímido, vago, zángano…”. Qué raro resulta que a un cualquier empresario osado se le opongan todas estas lacras sociales esenciales, ¿verdad? Por eso me gusta más buscar la entidad del concepto en sus antónimos que en su definición positiva.

Porque si es verdad que lo opuesto de emprendedor es encogido y pusilánime, entonces también debe ser verdad que el emprendedor es el echado para adelante y confiado de sí mismo. Y eso es lo que es, precisamente. Por eso decía que emprender es hacer, consecuencia de poder.

¿Qué hace la escuela con el emprendedurismo? Da clases de microemprendimientos; stocks, balances, contrataciones, caja, marketing, análisis de riesgos, etc. Se equivoca otra vez y se pierde una gran oportunidad. Liga el emprendedurismo con las finanzas personales y con las cuentas (incluso, tiende a iconizarlo con marranitos). Y se olvida de conectarlo con la ética y con la filosofía y la psicología. No cala hondo; al contrario, trae todo para la superficie ramplona de los negocitos de turno. No conecta al emprendedor con la vida ni con su proyecto de vida; al contrario, pone el emprendedurismo en las horas extra o en el contraturno. Lo asemeja al golpe de suerte del que sabe tener su padre rico. Y lo hace entrar tarde, como a los 13 años, cuando lo constitutivo ya tuvo su primera gran horneada. Se pierde la oportunidad de forjar una verdadera ética emprendedora en niños de 5 años, 7 años, que sepan que el mundo depende de ellos y ellos son parte activa del mundo en el que vivirán. Y que por eso es que harán y que por eso también, en el fondo, deberán asumir el deber de hacer. Todo una gran confusión.

Emprender no es un tema, es un valor; una premisa, no un objeto de estudio. Tiene que estar antes de todo lo demás. Subyace a todo lo demás. Determina y le da su impronta a todo lo demás. Luego se estudia o no con actitud emprendedora, se piensa o no con actitud emprendedora, se hacen las cosas para adelante o se esperan las cosas para atrás. Es un parteaguas. No es emprendedor el que gana; lo es el que juega, gane o pierda (que cuando pierde probablemente también esté ganado). Y eso no lo ha entendido la escuela.

Llama la atención cómo los diferentes países y políticos de los países usan los verbos administrar y gobernar. Visto sin agudeza, parecen hasta sinónimos: la administración Bush, el gobierno de Obama. Pero si te detienes puedes encontrar constantes de sentido. El que dice que administra es el que supone que lo dado está dado y a él le toca administrar aquello, ponerle algún orden, darle alguna cadencia. Como si el poeta considerara que administra las palabras. El que administra no ejerce el poder; se lo niega, porque se considera sobredeterminado; es el zángano aquel del que hablábamos antes. El que gobierna –en cambio-- sabe que debe hacer; que su trabajo pasa precisamente por no admitir que su materia venga dada; que está ahí para tomar posición; que su misión es construir. Por eso gobernar exige tener un proyecto, y ejecutarlo. Uno va, el otro espera; uno es el apocado, el otro, el lanzado. Uno hace, el otro ni deshacer sabe. Son --como se ve-- posiciones diferentes; diferentes configuraciones delante de la ética emprendedora. O gobierno para desarrollar un proyecto o administro un proyecto ajeno. Es la misma diferencia entre el empresario y el gerente, dicho sea de paso. Y no es diferencia de propiedades (nominal, quiero decir), es diferencia fundamentalmente actitudinal. Hay gerentes apropiados y hay empresarios indolentes. Conozco de los dos.

Pasan y pasan cosas y las cosas y la escuela nada que se entera. Tritura todas las oportunidades; hasta las que las modas le dan. Hace texto de todos los ambientes y vuelve meros contenidos a todas las actitudes. Destruye. Se le van las cosas porque su gramática rigidísima no admite sino lo que admitió una vez. Y nos confunde. Porque si fuera honesta, la escuela debería decirnos “no haremos eso, no es parte de nuestro modelo” y nosotros lo iríamos a buscar a no sé dónde o al menos sabremos que no lo estamos teniendo. Pero cuando nos dice que sí y hace como que lo hace, nos confunde y nos engaña. ¡Ahora resulta que hasta actitud emprendedora se enseña en las escuelas de hoy! Mentira. Como tampoco se desarrolla ética ciudadana, educación sexual, lectura y escritura, habilidades oratorias, inteligencia emocional y todo ese paquete de excluidos esenciales incluidos como etiquetas de marketing en los folletos de casi todas las escuelas del barrio.

Deberíamos rebelarnos –nosotros, padres-- también por esto.

 

Twitter del autor: @dobertipablo