*

X

7 consejos para manejar un buen lenguaje corporal

Por: pijamasurf - 12/06/2015

El lenguaje corporal es un discurso paralelo que estamos emitiendo permanentemente (por eso sería bueno entenderlo y tal vez dominarlo)

 bodylanguage

Toda relación de poder supone una coacción, y algunas pueden ser incluso un caso extremo, como el personaje interpretado por Kevin Spacey en la película Swimming with Sharks (El factor sorpresa), donde un jefe insufrible termina siendo secuestrado por su subordinado.

Es posible evitar esos extremos de forma muy sencilla. De acuerdo con Teresa Amabile, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard, es cuestión de adoptar estrategias capaces de mostrar el lado más apacible del líder sin denostar su autoridad.

Amabile aconseja mandar las señales correctas a través de un lenguaje físico imponente:

Un fuerte apretón de manos

Mantener siempre una postura erecta

Dominar el espacio (aprovechándolo de forma semejante a las dinámicas exposiciones de Steve Jobs)

Mantener contacto visual

Sincronizar los movimientos

Asentir con la cabeza

Sonreír

Las características anteriores permiten mostrar un mayor dominio y compostura ante cualquier situación sin violentar el lugar del otro. Asimismo, el lenguaje físico es básico en cualquier interacción social y, si ésta se encuentra atravesada por la lógica del poder, lo mejor que puede hacer cualquier figura de autoridad es practicar las sugerencias de Amabile para hacer el ambiente laboral no sólo más saludable, sino también más productivo.

Te podría interesar:

¿La música puede volver a la realidad a los enfermos mentales?

Por: pijamasurf - 12/06/2015

Una anécdota del compositor Sun Ra permite suponer que ciertos tipos de música pueden despertar las habilidades mentales dormidas de algunos pacientes psiquiátricos

Antes de comenzar es necesaria una precisión: la etiqueta "enfermedad mental" asociada a padecimientos psíquicos como la esquizofrenia, el trastorno bipolar o la depresión ha dado pie a numerosos malentendidos, y bajo el supuesto de que un diagnóstico no mejora en sí mismo la salud de ningún paciente, algunos "enfermos" han buscado la fuente de la salud en procedimientos alternativos a la medicina psiquiátrica, al menos desde finales del siglo XIX.

Uno de estos "pacientes" fue Herman Poole Blount, mejor conocido en la escena avant-garde y free jazz como Sun Ra, quien a lo largo de su vida dio muestras de comportamientos erráticos que bien podrían asociarse a la esquizofrenia, como las repetidas declaraciones de que tenía capacidades para viajar a otros planetas o proyectarse astralmente. El psicoanálisis, por ejemplo, hace énfasis en que la verdad del sujeto está encarnada en su propia verdad, así que si alguien como Sun Ra afirma estas cosas tan excéntricas con el fin de producir la música que logró componer, ¿estamos realmente en presencia de un enfermo, o de un genio?

Probablemente esta discusión derivaría en consideraciones sobre si el arte representa la salud de una persona o la enfermedad de la misma, lo cual rebasa las intenciones de este artículo. Pero si los "genios atormentados" requieren de la enfermedad para crear (pensemos en un Van Gogh o en un Artaud, en una Camille Claudel), tal vez los hospitales y pabellones psiquiátricos se parecerían más a museos que a prisiones.

[caption id="attachment_103793" align="alignright" width="300"]Sun Ra Sun Ra[/caption]

Pero volviendo al caso de Sun Ra, a finales de los 50 tuvo lugar una interesante anécdota. El mánager del músico, Alton Abraham, organizó un concierto en un hospital mental de Chicago y, según escribió el biógrafo de Sun Ra, John Szwed, "el grupo de pacientes reunidos en este temprano experimento de terapia musical incluía a catatónicos y esquizofrénicos severos, pero Sunny se tomó la presentación como cualquier otra, sin hacer concesiones en su música".

Según Szwed, mientras Sun Ra tocaba, una mujer que no había hablado ni se había movido en años se puso de pie, "caminó directamente hacia el piano y le gritó '¿A eso le llamas música?'".

Se dice que Sun Ra estaba más que feliz con la respuesta: no se trataba de la crítica musical de la mujer, sino del hecho de que la música hubiese sido capaz de conectarla nuevamente con una realidad --motriz y verbal-- de la cual se hallaba desconectada hacía mucho tiempo. A partir de dicha anécdota, Sunny compuso "Advice to medics":

Este experimento llevó al músico a componer Cosmic Tones for Mental Therapy, una exquisita alternativa para los eletrochoques y los medicamentos de prescripción. Tal vez la música, al cambiar nuestra atención, también pueda modificar nuestra percepción de la realidad.

 

(Vía Open Culture)