*

X

7 consejos para manejar un buen lenguaje corporal

Por: pijamasurf - 12/06/2015

El lenguaje corporal es un discurso paralelo que estamos emitiendo permanentemente (por eso sería bueno entenderlo y tal vez dominarlo)

 bodylanguage

Toda relación de poder supone una coacción, y algunas pueden ser incluso un caso extremo, como el personaje interpretado por Kevin Spacey en la película Swimming with Sharks (El factor sorpresa), donde un jefe insufrible termina siendo secuestrado por su subordinado.

Es posible evitar esos extremos de forma muy sencilla. De acuerdo con Teresa Amabile, profesora de la Escuela de Negocios de Harvard, es cuestión de adoptar estrategias capaces de mostrar el lado más apacible del líder sin denostar su autoridad.

Amabile aconseja mandar las señales correctas a través de un lenguaje físico imponente:

Un fuerte apretón de manos

Mantener siempre una postura erecta

Dominar el espacio (aprovechándolo de forma semejante a las dinámicas exposiciones de Steve Jobs)

Mantener contacto visual

Sincronizar los movimientos

Asentir con la cabeza

Sonreír

Las características anteriores permiten mostrar un mayor dominio y compostura ante cualquier situación sin violentar el lugar del otro. Asimismo, el lenguaje físico es básico en cualquier interacción social y, si ésta se encuentra atravesada por la lógica del poder, lo mejor que puede hacer cualquier figura de autoridad es practicar las sugerencias de Amabile para hacer el ambiente laboral no sólo más saludable, sino también más productivo.

Te podría interesar:

Una gran respuesta a la postura de Peña Nieto sobre la legalización de la marihuana

Por: pijamasurf - 12/06/2015

Peña Nieto declaró que la marihuana es peligrosa, dañina y no debe legalizarse. Aquí una buena respuesta a esta perspectiva

 

marihuanaHace unas semanas el presidente de México manifestó su posición en contra de la legalización a la marihuana en México. Peña Nieto declaró:

No estoy en favor del consumo ni de la legalización de la marihuana. Y no lo estoy porque se ha acreditado, se ha evidenciado que el consumo de esta sustancia es nocivo, es dañino para el desarrollo de la juventud, de la niñez.

A esto hay varias cosas que se podrían oponer y discutir, como este reciente estudio de la UNAM coordinado por el doctor Juan Ramón de la Fuente, que llama a un cambio de paradigma y reconoce los usos medicinales de la marihuana.

Consideremos también una carta que se anticipó a las últimas declaraciones de Peña Nieto, escrita por Fernando Belaunzarán. Este diputado federal precisa: "Comparto su preocupación por los jóvenes y menores de edad, los cuales nunca han corrido tantos riesgos y tanto peligro como ahora; pero no por la marihuana, sino por la prohibición". Esto parece contundente: la prohibición ha fracasado, y por lo tanto es necesario cambiar el plan o caer en la locura de repetirlo (¿o deberíamos de llamarlo: la corrupción de repetirlo?).

El diputado agrega que los hechos muestran que la prohibición "ha enriquecido al crimen organizado, aumentado la violencia y no ha bajado el índice de consumo". Regularla evitaría que los jóvenes que la consumen tuvieran que entrar en contacto con personas violentas que pueden ser una puerta de acceso al crimen o a drogas más duras, también su encarcelamiento por algo que debe considerarse como una cuestión de salud o estilo de vida y no como un crimen y asimismo, se prevendría la compra de sustancias adulteradas, tóxicas y demás (esto último siempre y cuando el Estado pueda controlar o mitigar un potencial mercado negro).

Hay que decir que la marihuana, como muchas otras plantas, fármacos y drogas, puede ser dañina si se abusa de ella; sin embargo, mucho más peligrosa es la violencia que se ha creado por la prohibición y los estigmas y castigos que sufren las personas que la consumen. Este "efecto" es mucho más fuerte que el de fumarla.

 

Lee la carta de Belaunzarán