*

X

Una serie de impresionantes dibujos hechos sobre la nieve (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 11/25/2015

El ingeniero, cartógrafo y artista de la nieve Simon Beck crea impresionantes dibujos, tan grandes que podrían caber tres canchas de futbol dentro de algunos de ellos

snow-dragon-land-art-siberia-simon-beck-drakony-6

Aunque parece una enorme manta blanca bordada y extendida a lo largo de un campo, este enorme dragón en realidad está dibujado sobre el hielo con los pies de un hombre.

Simon Beck, un ingeniero británico y más tarde cartógrafo, es llamado el primer “snow artist” del mundo.

Y es que Beck, con ayuda de su talento cartográfico e ingenio, elabora impresionantes figuras sobre la nieve utilizándola como lienzo. A los 46 años el ingeniero compró un departamento en la estación de Les Arcs en los Alpes franceses, con el fin de poder practicar una de sus más grandes aficiones al aire libre: esquiar. Cuenta que un día, después de esquiar, se le ocurrió dibujar con sus raquetas de nieve una pequeña estrella en un lago congelado que yacía frente a su casa. Al día siguiente, tras observar su dibujo desde un monte, quedó absorto y decidió dibujar otra cosa en la siguiente nevada. Así comenzaron esta nueva pasión y esta nueva carrera.  

Inspirado en esquemas matemáticos y en las figuras de los jardines japoneses, Beck logra crear dibujos que abarcan desde 1 hectárea hasta 4.

El cartógrafo británico puede tardar 12 horas o incluso 1 o 2 días en realizar una de estas obras. Las primeras horas las dispone para realizar mediciones y trazar las estructuras geométricas con ayuda de una brújula que le permite orientarse, pues si llegara a caminar en sentido contrario al indicado, el dibujo tendría errores que ya no podrían corregirse.

Como el propio Beck afirma, en este juego de intercambios “él embellece su entorno (las montañas) y las montañas (y la nieve) enriquecen su arte”.

Aquí una serie de imágenes de estos maravillosos dibujos: 

 snow-dragon-land-art-siberia-simon-beck-drakony-7

snow-dragon-land-art-siberia-simon-beck-drakony-13

snow-dragon-land-art-siberia-simon-beck-drakony-9

snow-dragon-land-art-siberia-simon-beck-drakony-24

snow-dragon-land-art-siberia-simon-beck-drakony-15

snow-dragon-land-art-siberia-simon-beck-drakony-20

10688348_1019119448101521_5876968189058819771_o

10887257_991688824177917_5119035267803296284_o

11050719_1024758047537661_4235226195609870607_o

beck-7

beck-1-1

beck-5

beck-4

simon-beck4

simon_beck_snow_art2

 

Un jardín que es una metáfora de las últimas teorías de la cosmología permite caminar por verdes galaxias espirales y contemplar agujeros negros y otros enigmas de la física

image (1)

Sobre una tierra devastada por los resabios de explotación minera en Crawick, Escocia, un duque y un paisajista obsesionado por la cosmología han construido un sofisticado jardín que sostiene ser una representación del multiverso. El arquitecto de la obra, Charles Jencks, antes ya había construido jardines que combinan la ciencia con la horticultura, como es el caso de su extraordinario Jardín de Especulación Cosmológica, lugar en el que materializó la siguiente idea: "¿Qué es un jardín sino la celebración de nuestro lugar en el universo?". El multiverso de Crawick es un proyecto aún más ambicioso.

[caption id="" align="aligncenter" width="480"] Imagen: http://assets.atlasobscura.com/article_images/18679/image.jpg[/caption]

Un extraordinario reportaje en Atlas Obscura cuenta la génesis de este proyecto y su reciente develación con todo y un congreso de cosmología orientada a la exploración del multiverso en el que participaron diversos físicos, hospedados por el duque Richard Buccleuch en el castillo Drumlanrig, donde pasaron el solsticio de verano haciendo excursiones a la vegetación y las esculturas microcósmicas que constituyen el "multiverso". El jardín, según narra Alina Simone en Atlas Obscura, consta de un supercúmulo de galaxias, montes espirales gemelos de la Vía Láctea y Andrómeda, un Anfiteatro Solar, un Paseo de Cometas, diferentes estructuras de las fases de agujeros negros, un Omphalos (el ombligo o surtidor cósmico del mundo) y, por supuesto, el multiverso mismo.

[caption id="attachment_103713" align="aligncenter" width="686"]multiverse Imagen: http://www.atlasobscura.com/articles/the-duke-the-landscape-architect-and-the-worlds-most-ambitious-attempt-to-bring-the-cosmos-to-earth[/caption]

El nuevo jardín, en la tradición de los grandes jardines de Oriente, despliega un espacio que permite tener una experiencia de belleza, simetría, relajación y posiblemente expansión de la conciencia. Jencks explia que de hecho "estamos teniendo un diálogo con el universo", el jardín parece hacer visible ese misterioso diálogo que algunos místicos describen como la forma en la que el universo se conoce a sí mismo (a través de nosotros). Caminando entre estas estructuras que parecen evocar la monumentalidad druida de construcciones como Stonhenge y las majestuosas estupas del budismo con el delirio artístico de Dalí o de otro arquitecto británico, Edward James, uno imagina que la contemplación de los misterios del universo y las experiencias epifánicas brotan con soltura cristalina y fluidez mercurial. El jardín parece ser la feliz conjunción de los dos significados de la palabra pitagórica "cosmos": orden y belleza, de una forma que, si bien es recurrente en cualquier jardín (símbolo siempre de la perfección de la obra divina), en este caso se torna extrañamente literal, puesto que el jardín es explícitamente cósmico. Los pobladores locales sólo querían un parque para caminar y llevar a cabo sus competencias de banda de bolsa de pipa; ahora tienen una profusión de metáforas, enigmas del espacio-tiempo y posiblemente un páramo para cruzar hacia nuevos universos que se bifurcan.

[caption id="" align="aligncenter" width="424"] Imagen: http://www.atlasobscura.com/articles/the-duke-the-landscape-architect-and-the-worlds-most-ambitious-attempt-to-bring-the-cosmos-to-earth[/caption]

No sabemos si Jencks y el duque están familiarizados con la obra de Borges, pero su "Multiverso de Crawick" remite a "El jardín de senderos que se bifurcan", uno de los cuentos más famosos de Borges, el cual también puede leerse como una metáfora de la teoría del multiverso o más bien como una prefiguración de la teoría de Everett de "los muchos mundos". En "El jardín de senderos que se bifurcan" (una alusión al tiempo mismo, sustancia inefable), Borges escribe:

Ts'ui Pên diría una vez: Me retiro a escribir un libro. Y otra: Me retiro a construir un laberinto. Todos imaginaron dos obras; nadie pensó que libro y laberinto eran un solo objeto. El Pabellón de la Límpida Soledad se erguía en el centro de un jardín tal vez intrincado; el hecho puede haber sugerido a los hombres un laberinto físico. Ts’ui Pên murió; nadie en las dilatadas tierras que fueron suyas, dio con el laberinto; la confusión de la novela me sugirió que ése era el laberinto. Dos circunstancias me dieron la recta solución al problema. Una: la curiosa leyenda de que Ts'ui Pên se había propuesto un laberinto que fuera estrictamente infinito.

Este infinito se teje a través de la perpetua bifurcación. Lo que en la física es el colapso de la función de onda --y la continuidad en otro universo-- en el texto de Borges es la bifurcación de otro provenir:

En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable T'sui Pên, opta --simultáneamente-- por todas. Crea así diversos porvenires, diversos tiempos que también proliferan y se bifurcan.

Tanto Borges como Charles Jencks continúan ese proceso perenne en el hombre --el jardinero de la creación-- de construir en sus obras metáforas del misterioso orden del universo. Algunas son más afortunadas, y en ellas podemos vislumbrar una belleza y una verdad que parece acercarnos al centro radiante del enigma. 

 

Twitter del autor: @alepholo

Más fotos en Atlas Obscura