*

X

Subastan en más de mil dólares el emblemático suéter de Kurt Cobain

Por: pijamasurf - 11/10/2015

La casa de subastas Julien's vendió el suéter del compositor estadounidense en 137 mil 500 dólares

 MTV Unplugged: Nirvana

El famoso suéter de la abuela utilizado por Kurt Cobain durante el MTV Unplugged de Nirvana en 1993 fue vendido en una subasta en 137 mil 500 dólares.

Este suéter se ha vuelto emblemático, no sólo por ser un recuerdo vívido del compositor (gracias a los videos de MTV) sino también porque sólo 4 meses después de la grabación de aquella presentación en vivo, Cobain se suicidó de un balazo en la cabeza, a los 27 años, en un espacio modificado para habita dentro del garage de su casa en el lago Washington Boulevard de Seattle, el 5 de abril de 1994.

kurtcobainunplugged1993qp0394eu8fpoiaj

Según la casa de subastas Julien's, se esperaba que el suéter (que llegó a la subasta por medio de un "amigo" de la familia Cobain) se vendiera al menos en 100 mil dólares.

kurtcobainunpluggedsweaterpwoeiufpoiasdflulksd

Aquí la descripción para el suéter, que aparece en "Iconos e ídolos: Rock N Roll" de dicha casa de subastas:

Una mezcla de acrílico, mohair y licra con cierre de cinco botones (un botón faltante), con dos bolsillos exteriores, un agujero de quemadura y decoloración cerca del bolsillo izquierdo y en el bolsillo derecho.

Ni una palabra sobre quién es el afortunado propietario de esta pieza, probablemente una de las más caras de la historia del grunge.

 

 

[Vía Dangerous Minds]

Introducción al yoga de los sueños

Por: pijamasurf - 11/10/2015

¿Puedes navegar por el puente invisible entre los sueños y el despertar, entre los secretos de Oriente y Occidente?

tibetan-dream-yoga-feature

En los últimos años, de la mano de películas como Waking Life o Inception, los sueños lúcidos se han popularizado, sobre todo bajo la premisa de ser un vehículo para “hackear la realidad”. Sin embargo, controlar y explorar conscientemente los sueños es una disciplina milenaria. En el Tíbet, por ejemplo, el yoga de los sueños se ha practicado durante siglos y se concibe como una herramienta que favorece el despertar de la ilusión mundana.

Entre los pioneros de esta disciplina que han construido puentes entre tradiciones orientales o tradiciones esotéricas (como ocurre con Carlos Castaneda) podemos citar a Charlie Morley, quien fue formado en la tradición del budismo tibetano y recibió la autorización de su maestro Lama Yeshe Losal Rinpoche para enseñar este yoga onírco en Occidente.

En años recientes se han desarrollado numerosas técnicas para cobrar conciencia durante el sueño (de que se está soñado) y así poder maniobrar el flujo onírico, desde la famosa máxima de Castaneda de observarse las manos dentro de un sueño como detonador, hasta aparatos que emiten una señal al cerebro en los momentos de  movimientos oculares rápidos (REM en inglés). El acercamiento de Morley es más integral: busca desarrollar un estado meditativo de alerta en el presente (mindfulness) para salvar la brecha entre distintos estados de conciencia (se dice que los monjes tibetanos más avezados no pierden la conciencia al momento de dormirse). 

Morley señala que los sueños lúcidos no se tratan solamente de vivir supremas fantasías –como la multicitada de tener sexo con supermodelos volando en el cosmos— sino de una consolidación de un estado sutil de conciencia. “Dentro del budismo tibetano el sueño es visto como un ‘sueño dentro de un sueño’ porque el mundo de la vigilia es la ilusión compartida principal". La razón por la que entrenamos los sueños lúcidos es para algún día poder hacer lúcido este sueño compartido del mundo de la vigilia.

A fin de cuentas la meta es fusionar el mundo de la vigilia con el mundo de los sueños en un continuum indiviso, unidad perceptual desde un centro, como un ojo que lo ve todo y que nunca parpadea.