*

X

Shakespeare como un espejo abierto (37 representaciones del gran escritor para ver en línea)

Por: pijamasurf - 11/30/2015

The Space, el proyecto de la BBC y otras instituciones culturales inglesas, ofrece en línea la representación de 37 obras de Shakespeare en igual número de idiomas

shakespeare_2699766kEn la historia de la literatura tal vez no haya escritor que se compare con William Shakespeare. Por supuesto que hay nombres más suficientes para desafiar esta importancia —Dante, Cervantes, Dostoievski, Proust, y quizá algunos otros— pero difícilmente uno que, como el inglés, haya generado tal impacto en la cultura occidental, tan decisivo que un crítico como Harold Bloom no duda en proponer que Shakespeare nos inventó como humanos, que el significado de ser humano que ejercemos cotidianamente en la modernidad mana directamente del corpus shakespereano. 

Pero más allá de las interpretaciones y las exégesis, la importancia de este dramaturgo y poeta isabelino radica en que, por su innegable genio y la manera en que supo condensar en un puñado de personajes el complejo crisol de la naturaleza humana, nunca, desde que dio a conocer sus obras, ha dejado de representarse y leerse. Esa es en buena medida la clave de su fortuna, una relación recíproca entre talento y fascinación que lo ha mantenido siempre cercano y, al mismo tiempo, resistente a la lectura última. Paradójica y estimulantemente, Shakespeare es al mismo tiempo un autor sumamente familiar, asequible, y un enigma que alimenta la apariencia de solución sin que nunca sepamos de verdad si ésta existe.

Por si fuera poco, esa ambivalencia, para mayor fortuna suya, se nutre también del enorme placer que supone encontrarse entre sus palabras. En esto Shakespeare es comparable con casi cualquier escritor del canon occidental: leerlo, escuchar sus diálogos y sus diatribas, trae consigo un goce indescriptible en el lector y el espectador, una experiencia estética que, a riesgo de exagerar e incurrir en la llamada “bardolatría” (“la adoración de Shakespeare” que, según Bloom, “debería ser una religión secular más aún de lo que ya es”), justifica por un momento la estancia en este mundo. Si para conocer a Hamlet y a Yago, a Romeo y Julieta, a Lady Macbeth y Shylock, a Falstaff, antes hay que nacer y vivir, entonces, sin duda, no serían pocos quienes tomarían el desafío.

En este sentido, The Space ofrece una buena oportunidad para acercarse o redescubrir las comedias, tragedias y dramas históricos shakespereanos, representados por 37 de las mejores compañías del mundo, también en una treintena de idiomas distintos (aunque todos con subtítulos en inglés) y todos disponibles para verse en línea.

Se trata de un mosaico verdaderamente multicultural que en cierta forma confirma una de las impresiones más recurrentes sobre la obra del bardo y, en general, del arte auténtico: la posibilidad de que, sin importar nuestra lengua y nuestra cultura de origen, nos encontremos en ella, que nos explique y nos exprese, que nos revele algo de nosotros mismos que de otra forma permanecería ignorado.

En este enlace, las 37 obras de Shakespeare: Globe to Globe, en el sitio The Space.

También recomendamos The Preface to Shakespeare, el primer trabajo crítico sobre el bardo, escrito cuando Samuel Johnson editó por vez primera las obras shakespereanas, en su original en inglés y en español.

La veneración a la vida a través de la adoración al Sol

Por: pijamasurf - 11/30/2015

Desde los comienzos del hombre, el astro solar ha fungido como eje y destinatario de incontables rituales

 0006c9_a1b5dc3e5208946fc3a01d851f85d769

El recordatorio más claro de que el ser humano y su entorno circulan en ciclos es el avistamiento de la salida del Sol, su permanencia y cambios durante el día hasta su acaecimiento.

El comienzo en un punto de luz, la expansión del punto en sus rayos, el desprendimiento de las áreas, la disolución hasta la extinción, el punto de luz añeja que se resguarda. La culminación del ciclo. La serpiente que se alcanzó la cola. El fin.

A lo largo de la historia diversos grupos y civilizaciones han rendido culto al gran astro. En el Litha o solsticio de verano, el Sol está en su punto más alto en el cielo. Muchas de las culturas antiguas creen que es un día significativo. El concepto de veneración al Sol es tan antiguo como la humanidad. Para los pueblos que vivían de la agricultura, o viven, mucho se determina y explica debido a la influencia del Sol.

Egypt sun

 Egipto

Los egipcios veneran a Ra, el dios del Sol. El rey de los cielos que hacía crecer la siembra; el patrón de los faraones. De acuerdo con la leyenda, cada día Ra nace para realizar un viaje a través del cielo, montado en la Manjet o “barca de millones de años”, navega a través de las 12 provincias que representaban las 12 horas de luz. Se pensaba que al final de cada día Ra moría embarcándose en otro viaje, el de la noche o Auf, cuya traducción es “difunto", y el barco se llamaba Mesektet o “barco de la noche”.

Grecia

Los griegos honraban a Helios, que era el hijo de dos titanes: Hiperión y Tea. Le describen como un joven bello, coronado con la aureola del Sol. Diario recorría los cielos en su carruaje tirado por los toros del Sol o por cuatro corceles que arrojan fuego de las fauces, en un recorrido que dictaba el inicio y final del día. Helios se casa con Clímene y nace Faetón, quien intenta conducir el carruaje de su padre y se precipita sobre la tierra incendiándola.

Nativos americanos

En las culturas nativas americanas, como los iroqueses, al Sol se le reconoce como una fuerza de vida. Diversas tribus realizan una danza al Sol cada año para renovar la relación que el hombre tiene con la tierra, la vida y la temporada de siembra. En las culturas mesoamericanas, el astro era asociado con el reinado: muchos de los reyes aclamaban ser acreedores de derechos divinos por ser descendientes del Sol.

Persia 

Como parte del culto a Mitra, divinidad masculina que simbolizaba la luz y la verdad y era protector de los hombres, los persas celebraban el alza del Sol cada día. Se estipula que la historia de la resurrección de Cristo fue ideada a partir de la leyenda de Mitra. Uno de los rangos más altos que se podían adquirir en un templo de veneración a Mitra era volverse un heliodromus o cargador del Sol.

Ecuador 

Actualmente en Ecuador se llevan a cabo rituales, danzas, cánticos y música con vestimentas y productos que identifican al mundo andino en agradecimiento al Sol y a las cosechas, durante el inicio de la Inti Raymio Fiesta del Sol, que ocurre el 21 de junio.

calendario-azteca CENTRO

 México

Según los antiguos mexicanos vivimos en la era del Quinto Sol, bajo el signo de Xiuhtecutli. El Quinto Sol es un mito mesoamericano sobre la creación del mundo, el universo y la humanidad. LaTtierra ha pasado por cinco etapas diferentes desde su creación, regidas cada una por un sol. Según los aztecas existieron cuatro soles o edades antes que la nuestra, cada una de las cuales finalizó con grandes catástrofes naturales que diezmaron a la humanidad.

El ciclo

Uno de los únicos ciclos con los que actualmente continuamos alineados es el del Sol. Renacemos con un “nuevo sol” cada día, morimos a la caída del astro y volvemos a la mañana siguiente. El ser humano cree lograr vencer la inmortalidad cuando se mantiene despierto y logra ver el siguiente sol sin haber conciliado el sueño, una presunción que se rompe una vez que se siente invadido por el cansancio y se convence de que es necesario ir a la cama para abstraerse y regresar, para sincronizarse con la energía que ese mismo sol arroja.