*

X

Sencillo infográfico explica la división de las diferentes ramas del Islam

Por: pijamasurf - 11/22/2015

Conoce las particularidades de la religión islámica y evita la ignorancia y la discriminación. ¿En qué difieren los sunitas de los chiítas y qué subramas y organizaciones derivan de esta religión?

 

 

 

 

En algunos países occidentales existe cierta confusión sobre la religión islámica, sus dos grandes divisiones y sus subsecuentes subdivisiones. Para evitar la confusión y bajo el precepto de que conocer al otro y aprender sobre sus costumbres y afiliaciones es la mejor forma de evitar la discriminación compartimos esta gráfica del sitio Information Is Beautiful, en la que se presenta el árbol de la religión islámica. 

Hay que aclarar que la cifra de 80% sunita y 20% chiíta parece ser un poco imprecisa, pues algunos estudios sitúan el total en 87%-13%. La gran división se puede trazar al momento posterior a la muerte del profeta Mahoma, en el año 633 d. C. El conflicto surgió en torno a quién era el legítimo sucesor del profeta. Los chiítas pensaban que el indicado para tomar control del califato era Alí, el primo y yerno del profeta (por eso el nombre chiíta: "Shi'atu Ali", en árabe, o "partidarios de Alí").

Los sunitas pensaban que el sucesor debía ser elegido por los miembros de la comunidad, según se explicaba en la Sunna, un libro sagrado que contiene las palabras de Mahoma y sus seguidores. Los sunitas consideraron que el sucesor debía ser Abu Bakr, padre de una de las esposas del profeta. 

1276_islamicsects_jul18-onroll

El Islam es la segunda religión más popular del mundo, pues casi 1/3 parte de la población profesa esta fe. Hay que aclarar también que tener la fe islámica no es lo mismo que ser musulmán; ambas palabras provienen de la misma raíz (que significa la sumisión a la divinidad), pero son usadas de manera general y no sin cierta confusión para distinguir entre el grupo y la persona o personas como individuos: islámico es lo que participa en las cualidades del Islam; musulmán es el individuo que profesa esta religión.

Como resulta evidente de la gráfica, los sunitas son la rama más abundante del Islam; sin embargo, importantes países como Irak e Irán tienen una mayoría chiíta. Curiosamente, Sadam Husein fue un mandatario sunita en un país predominantemente chiíta. 

55f1a41cc461884c388b45ef

Te podría interesar:

Si quieres escribir, no dejes de escribir (sugerencia de la neurociencia)

Por: pijamasurf - 11/22/2015

La práctica constante de la escritura activa partes del cerebro que, a la larga, facilitan la capacidad de relacionar el acto de escribir con las emociones

 writing

Para la realización de un reciente estudio publicado por la revista NeuroImage sobre la relación entre el cerebro y la creatividad, se hicieron resonancias magnéticas que comparan el cerebro de escritores experimentados con el de escritores novatos. Los resultados son sorprendentes.

En primer lugar se seleccionaron 20 escritores con al menos 1 década de experiencia (personas que escriben en promedio 21 horas a la semana) y 28 escritores principiantes (que escriben alrededor de 1 hora a la semana). A los 48 sujetos de la investigación se les dio el principio de una historia para que primero hicieran una lluvia de ideas para un posible final, y posteriormente se les pidió que escribieran la historia en un lapso de 2 minutos. Mientras tanto, todos ellos se encontraban conectados a un escáner cerebral.

A grandes rasgos, los resultados señalaron que la corteza frontal del cerebro de los escritores más experimentados mostraba mayor actividad, particularmente en el área relacionada con el lenguaje y la selección de metas. Esta área del cerebro humano está asociada con el procesamiento del lenguaje emocional, por ejemplo, la interpretación de los gestos. Esto podría significar que los expertos tienen una mayor capacidad de entrar en contacto con la parte emocional de la escritura y del lenguaje.

Además, el cerebro de los veteranos mostró mayor actividad en el núcleo caudado izquierdo (sección de los ganglios basales), una parte del cerebro utilizada en los procesos de aprendizaje y desempeño especializado de actividades. Esta región cerebral también participa en los procesos cognitivos que se vuelven automáticos y posteriormente se almacenan en el cerebro más profundo. En cambio, el cerebro de los escritores menos experimentados recurrió más a las áreas visuales.

Durante la lluvia de ideas, el cerebro de los expertos mostró mayor actividad en las zonas asociadas con el procesamiento del discurso. Esto parecería indicar que en el cerebro de quienes escriben más horas a la semana las ideas nacen durante el proceso que va de la concepción a la expresión, es decir, antes de ser expresadas ya han sido completamente concebidas.

En el estudio, muchos de los escritores expertos solucionaron la historia inconclusa con descripciones y sucesos que incluían el relato de emociones y metáforas. Así, el estudio parecería señalar que un escritor más experimentado es capaz de escribir más y mejor, pero no solamente eso, podría indicar que el cerebro de un escritor experto tiene una mayor capacidad de asociar el lenguaje —su concepción y expresión— con las emociones. Esto no es una sorpresa: las grandes obras literarias siempre han sido aquellas que generan emociones profundas, complejas e inolvidables en sus lectores.