*

X

Se pone a la venta el castillo del conde Drácula

Por: pijamasurf - 11/20/2015

El castillo de Bran es una estructura medieval y uno de los mayores atractivos turísticos de Rumanía pues es el hogar del emblemático Drácula, de Bram Stoker, en su famosa novela epistolar
640px-Bran_Castle_TB1

Imagen: Wikipedia Images.

 

Repentinamente tuve conciencia de que el conductor estaba deteniendo a los caballos en el patio interior de un inmenso castillo ruinoso en parte, de cuyas altas ventanas negras no salía un solo rayo de luz, y cuyas quebradas murallas mostraban una línea dentada que destacaba contra el cielo iluminado por la luz de la luna.

Bram Stoker, Drácula (fragmento)

 

El castillo de Bran es una estructura medieval y uno de los mayores atractivos turísticos de Rumanía, pues es el lugar al que hace referencia Bram Stoker en su novela epistolar: Drácula.

Esta famosa fortaleza del siglo XII está situada en lo alto de una colina en el centro de Rumanía, cerca de Braşov, en Transilvania; es un monumento nacional y ahora está en venta.

El castillo está lleno de relatos históricos, no sólo de ficción. De hecho, como Rachel Nuwer ha escrito en The Smithsonian: “Bram Stoker, quien estableció su novela Drácula allí, ni siquiera se molestó en visitar el lugar”. Stoker moldeó partes del carácter del conde Drácula basándose en aspectos del personaje real Vlad Draculea, y utilizó el castillo de Bran como escenario del vampiro.

En la primera página del libro, o mejor dicho del diario de Jonathan Harker, se puede leer una breve descripción sobre la localización del castillo, hasta ese momento desconocida:

Como dispuse de algún tiempo libre cuando estuve en Londres, visité el British Museum y estudié los libros y mapas de la biblioteca que se referían a Transilvania; se me había ocurrido que un previo conocimiento del país siempre sería de utilidad e importancia para tratar con un noble de la región. Descubrí que el distrito que él me había mencionado se encontraba en el extremo oriental del país, justamente en la frontera de tres estados: Transilvania, Moldavia y Bucovina, en el centro de los montes Cárpatos; una de las partes más salvajes y menos conocidas de Europa. No pude descubrir ningún mapa ni obra que arrojara luz sobre la exacta localización del castillo de Drácula, pues no hay mapas en este país que se puedan comparar en exactitud con los nuestros; pero descubrí que Bistritz, el pueblo de posta mencionado por el conde Drácula, era un lugar bastante conocido. Voy a incluir aquí algunas de mis notas, pues pueden refrescarme la memoria cuando le relate mis viajes a Mina.

Gracias a la ficción creada por Stoker este es un sitio altamente turístico, pues mucha gente quiere visitar el castillo de Drácula. Sin embargo, como informa The Telegraph, los propietarios actuales son cada vez más viejos y tienen la esperanza de entregar las riendas del lugar a un amante visionario que pueda darle una nueva vida.

De acuerdo con The Telegraph el castillo fue el hogar de sajones, húngaros y caballeros teutónicos a lo largo de la historia y tal vez del infame Vlad el Empalador (personaje que constituyó la inspiración para el conde Drácula), quien supuestamente pudo haber permanecido preso durante un breve lapso en el siglo XV. Con el tiempo, el castillo de Bran cayó en manos de la familia real de Rumanía, y fue requisado por el gobierno en 1958. Cuando cayó el régimen de Ceausescu, el lugar se volvió nuevamente posesión de los herederos reales restantes, quienes se han hecho cargo de esta enorme estructura desde entonces.

Entrados ya en los 70 años, los propietarios están buscando un comprador que continúe su visión de mantener y hacer crecer "el atractivo más grande e importante de Rumanía", según dijeron a The Telegraph.

Herzfeld & Rubin, una firma de abogados con sede en la ciudad de Nueva York, es quien se encarga de la venta. Y aunque no se ha revelado públicamente el precio del castillo un rumor asegura que el gobierno rumano tiene derecho de preferencia, a un monto de 80 millones de dólares.

Te podría interesar:

¿Las personas que deseas en las redes sociales son falsas?

Por: pijamasurf - 11/20/2015

Chicas sexy y elegantes, como sueños, en Instagram (pero las imágenes son fake)

Screen shot 2015-11-22 at 8.29.41 PM

La modelo Essena O'Neill ha desatado una pequeña revolución de polémica en las redes sociales luego de que se revelara como fake, como una producción artificial para satisfacer los ideales y estándares de la belleza y lo deseable en nuestra sociedad. O'Neill había acaparado una pequeña fortuna de "real state" digital con cientos de miles de seguidores en Instagram, YouTube y Snapchat. Todo iba bien --según ella, estaba empezando a recibir contratos de modelo y buenas cantidades de dinero por parte de marcas-- hasta que un día decidió renunciar a lo que considera una vida de falsedad e irrealidad.

Su decisión fue alabada por algunas personas y criticada por otras, incluyendo también a algunas social media stars, quienes la acusan de no ser realmente tan popular y estar haciendo una estratagema para, ahora sí, ganar más popularidad.

De cualquier forma el caso ha levantado una discusión en varios sitios de Internet y foros sobre cómo se construyen las imágenes de las nuevas celebridades de los social media, las cuales parecen no depender de las corporaciones: son estrellas self-made. Essena, por ejemplo, se ha dedicado a hacer una campaña en la que exhibe cómo montó sus fotos para satisfacer los estándares. Por ejemplo: "NO ES LA VIDA REAL –tomé más de 100 fotos en poses similares tratando de que mi estómago se viera bien. Seguramente no comí nada ese día. Debí gritarle a mi hermanita para que siguiera tomándolas hasta que estuve de alguna forma satisfecha".

La pregunta que genera este exposé tiene que ver con cuántas de las modelos aparentemente perfectas que se han vuelto estrellas de redes sociales como Instagram se ven en realidad como las imágenes que publican y, sobre todo, cuánto tiempo pasan creando estas imágenes, cuánto de su vida dedican a "parecer ser". Y, también, por qué gratificamos tanto a las personas que cumplen con estos ideales de belleza, éxito y en general, deseabilidad. Podemos pasarnos la vida contemplando imágenes de modelos que viven la vida que quisiéramos vivir sin nunca vivirla, entre otras cosas por estar contemplándola a través de una pantalla.

Screen shot 2015-11-22 at 8.29.09 PM

Un caso también revelador es el de la modelo Stina Sanders, cuya cuenta de Instagram se desplomó una vez que empezó a compartir imágenes de su vida normal, sin maquillaje, yendo al doctor, cosas comunes y corrientes y poco glamourosas.  Al parecer a sus fans no les interesaba conocer su verdadera intimidad sino solamente verla en sus mejores momentos, cuando lograba transmitir el ideal de belleza con el que fantasean. 

La imagen corporal como una divisa de intercambio es parte de nuestra sociedad, y también como mecanismo de poder (si se tiene) y de patología (si no se tiene). Y, sin embargo, todo esto hace del cuerpo un fantasma al cual perseguimos, devaluando nuestra propia realidad.