*

X

¿Rompiste con tu pareja y no sabes cómo manejarlo? Ahora Facebook también nos "ayudará" con eso

Por: pijamasurf - 11/20/2015

Una nueva funcionalidad de Facebook permitirá a sus usuarios sobrellevar el duelo por un rompimiento amoroso en esa red social

Young_couple_sitting_apart_on_park_bench

En nuestra época una parte importante de la experiencia emocional pasa por las redes sociales y, en general, los medios digitales. Las relaciones personales ya no sólo se viven en eso que antaño se conocía como el “mundo real”: los lugares físicos, los restaurantes, los parques, el mundo de la corporalidad, de los abrazos, de la voz. Todo eso existe, no ha desaparecido, pero convive también con esa otra forma del contacto y la cercanía que alguna vez se calificó de “virtual” porque ha prescindido del cuerpo y se sostiene únicamente en la comunicación a distancia. Mensajes de texto, fotografías enviadas en tiempo real, a veces también grabaciones de audio, pero todo por mediación de un soporte tecnológico impersonal.

Esto, que en algún momento pudo ser espontáneo, producto de la propia forma de relacionarse con los otros, ahora se ha convertido en un campo de acción de las grandes empresas digitales, que buscan insertarse en dichos momentos para promover el uso de sus productos. Y aunque podría pensarse que los sentimientos no son territorios comercializables, las estrategias de estos consorcios prueban lo opuesto.

El pasado 19 de noviembre en su blog, Facebook anunció una “mejora en la experiencia de cuando las relaciones terminan”, lo cual es una especie de ajuste especial en su algoritmo para el momento en que una persona cambia su estatus de “En una relación con” a causa del rompimiento amoroso.

De acuerdo con el comunicado firmado por la gerente de productos, Kelly Winters, la red social comenzará a “probar herramientas que ayuden a la gente a manejar cómo interactúan con sus ex parejas en Facebook después de que una relación termina”.

En la práctica, esto se llevará a cabo con una serie de preguntas que se le harán al usuario después de que este haya cambiado su información relativa a la persona con quien sostenía la relación. A partir de sus respuestas el algoritmo le mostrará el nombre y perfil de su ex un número específico de ocasiones (o ninguna), sus publicaciones se bloquearán automáticamente y su nombre ya no se mostrará como sugerencia al etiquetar a personas en una fotografía.

¿Qué pensar de este procedimiento, que en algo recuerda la práctica estalinista de borrar a personajes incómodos de fotografías históricas? ¿No es quizá cederle todavía más margen de nuestra subjetividad a Facebook (y, en general, a alguien que no somos nosotros mismos, con propósitos que no son los nuestros) al entregarnos a la comodidad de duelo que nos ofrece?

¿Las personas que deseas en las redes sociales son falsas?

Por: pijamasurf - 11/20/2015

Chicas sexy y elegantes, como sueños, en Instagram (pero las imágenes son fake)

Screen shot 2015-11-22 at 8.29.41 PM

La modelo Essena O'Neill ha desatado una pequeña revolución de polémica en las redes sociales luego de que se revelara como fake, como una producción artificial para satisfacer los ideales y estándares de la belleza y lo deseable en nuestra sociedad. O'Neill había acaparado una pequeña fortuna de "real state" digital con cientos de miles de seguidores en Instagram, YouTube y Snapchat. Todo iba bien --según ella, estaba empezando a recibir contratos de modelo y buenas cantidades de dinero por parte de marcas-- hasta que un día decidió renunciar a lo que considera una vida de falsedad e irrealidad.

Su decisión fue alabada por algunas personas y criticada por otras, incluyendo también a algunas social media stars, quienes la acusan de no ser realmente tan popular y estar haciendo una estratagema para, ahora sí, ganar más popularidad.

De cualquier forma el caso ha levantado una discusión en varios sitios de Internet y foros sobre cómo se construyen las imágenes de las nuevas celebridades de los social media, las cuales parecen no depender de las corporaciones: son estrellas self-made. Essena, por ejemplo, se ha dedicado a hacer una campaña en la que exhibe cómo montó sus fotos para satisfacer los estándares. Por ejemplo: "NO ES LA VIDA REAL –tomé más de 100 fotos en poses similares tratando de que mi estómago se viera bien. Seguramente no comí nada ese día. Debí gritarle a mi hermanita para que siguiera tomándolas hasta que estuve de alguna forma satisfecha".

La pregunta que genera este exposé tiene que ver con cuántas de las modelos aparentemente perfectas que se han vuelto estrellas de redes sociales como Instagram se ven en realidad como las imágenes que publican y, sobre todo, cuánto tiempo pasan creando estas imágenes, cuánto de su vida dedican a "parecer ser". Y, también, por qué gratificamos tanto a las personas que cumplen con estos ideales de belleza, éxito y en general, deseabilidad. Podemos pasarnos la vida contemplando imágenes de modelos que viven la vida que quisiéramos vivir sin nunca vivirla, entre otras cosas por estar contemplándola a través de una pantalla.

Screen shot 2015-11-22 at 8.29.09 PM

Un caso también revelador es el de la modelo Stina Sanders, cuya cuenta de Instagram se desplomó una vez que empezó a compartir imágenes de su vida normal, sin maquillaje, yendo al doctor, cosas comunes y corrientes y poco glamourosas.  Al parecer a sus fans no les interesaba conocer su verdadera intimidad sino solamente verla en sus mejores momentos, cuando lograba transmitir el ideal de belleza con el que fantasean. 

La imagen corporal como una divisa de intercambio es parte de nuestra sociedad, y también como mecanismo de poder (si se tiene) y de patología (si no se tiene). Y, sin embargo, todo esto hace del cuerpo un fantasma al cual perseguimos, devaluando nuestra propia realidad.