*

X

Niño genio de 5 años puede leer la mente

Por: pijamasurf - 11/12/2015

Ramses Sanguino, de 5 años de edad, ha sido descrito como un "hijo sabio", después de haber sido capaz de hablar varios idiomas, resolver ecuaciones matemáticas complejas desde una edad temprana y leer la mente

a6030b2c-183b-44e7-90dd-1bf4675f0983

Hay muchas historias sobre niños con inteligencias superdotadas, mentes brillantes que resuelven problemas complejos que científicos especializados no logran dilucidar. Sin embargo, en pocas ocasiones se ha enfocado el estudio de estas inteligencias en las facultades metahumanas. Es decir: pocas veces hemos escuchado de niños genios con la capacidad de leer la mente. La historia de Ramses Sanguino, de 5 años de edad, es de esas perlas que casi nunca se encuentran en el camino.   

El prodigio ha asombrado a su madre por tener habilidades telepáticas, pues adivina números fuera del alcance de su vista. Además, a Ramsés le encantan los libros que la mayoría de los adultos tendría dificultades para entender.

La historia de este niño podría dar luz sobre muchos de los misterios que esconde la mente humana, en particular la inteligencia y el uso de distintas partes del cerebro. ¿Será que en algunos años se vuelva común que los niños de las nuevas generaciones nazcan con un don telepático? 

Según su madre, Nyx Sanguino, de 32 años, Ramsés es capaz de adivinar números aleatorios escritos por alguien más en secreto (como se puede apreciar en el siguiente video) y ahora es el foco de un estudio científico sobre el tema.

Su madre no deja de sorprenderse con las enormes capacidades de Ramses, pues a su corta edad ya está aprendiendo siete idiomas y encontrando soluciones a complejas ecuaciones matemáticas.

Se cree que Ramses, de Los Ángeles, California, es uno de los cinco principales "sabios" del mundo.

Nyx ha realizado videos de su hijo (quien en varias fotografías parece niña) mostrando su talento y los ha puesto en línea, generando mucha expectativa sobre él.

La investigación de la doctora Diane Powell tiene como objetivo descubrir las habilidades previamente “probadas” por la madre del supuesto prodigio.

6d2209b2-6754-42b5-9401-9e5b975cc1a5

Las hazañas de Ramses han llamado mucho la atención de esta respetada neurocientífica, que está estudiando el caso como parte de un proyecto de vanguardia que investiga la telepatía.

La doctora Powell, quien estudió en la Escuela de Medicina de Harvard, observó un video publicado en YouTube en el que aparentemente Ramses demuestra sus dotes telepáticos con su madre.

Powell teoriza respecto a la telepatía como posible método alternativo de comunicación entre los niños autistas y sus padres.

fb9ca156-a06d-4526-b0bf-f827af533b6d

La investigadora dice:

He encontrado muchos reportes sobre niños autistas que son telépatas y quería verlo por mí misma y ver si se puede comprobar, bajo condiciones rigurosas y controladas.

Sin embargo, Powell afirma haber visto signos de telepatía en al menos siete personas diferentes, y ahora dedica su tiempo a la investigación sobre el tema. Asegura que muchos científicos no suelen creer en la telepatía, aunque otros han confesado en privado que creen en ella pero que no lo dicen en público por miedo a perder credibilidad o incluso su empleo. 

Es muy arriesgado para mi propia credibilidad asumir un tema como este, pero yo lo sabía cuando me metí en ello.

Ramses, quien tiene muchas características autistas, ha sido grabado por su madre demostrando sus poderes telepáticos en los mencionados videos caseros subidos a la red. Este prodigio puede además resolver problemas de álgebra rudimentarios e incluso puede dibujar toda la tabla periódica.

eb9a2d2b-135e-403b-b7d4-b78075e5816e

Al parecer, en tres reuniones con la doctora Powell el niño ha sido capaz de demostrar cierto grado de telepatía. En una prueba, la doctora utilizó un generador de números aleatorios; después la madre de Ramses escribió y pensó dichos números para que su hijo intentara leer su mente y adivinarlos.

Nyx dice que su hijo ha sido capaz de recitar 38 números escritos en un tablero fuera de su vista.

En otra prueba con la investigadora, Ramses fue capaz de adivinar correctamente 16 de los 17 números escondidos, incluyendo un número de dos dígitos.

La madre del niño confiesa: "No sé cómo explicarlo, y espero que la doctora Powell con el tiempo sea capaz de darme algunas respuestas".

edd7f590-c674-4de1-aa5a-fd1e3d08f6d8

Sin embargo, su principal preocupación es ayudar a encontrar una escuela especializada para Ramsas, a quien Powell ha descrito como "uno de los niños de 5 años de edad más inteligentes del planeta”.

Nyx asegura que su nene puede entender y recitar partes de libros en varios idiomas, entre ellos griego, hebreo, árabe y japonés. Conmovida, dijo:

Yo sabía, incluso antes de que naciera, que él iba a ser alguien especial que cambiaría el mundo. Incluso cuando era un bebé no le gustaban los juguetes, sólo le gustaba leer.

Comenzó a leer cuando tenía 12 meses y hasta podía decir palabras en inglés, español, griego y algunas japoneses.

A los 18 meses ya conocía todas las tablas de multiplicar en inglés y en español, y había aprendido la tabla periódica y todos los números atómicos.

f94ad5ee-6784-42ec-80d2-550b0c1a43ff

Ramses y su madre comparten un vínculo muy cercano:

Yo le enseño algunos de los idiomas pero no tengo ni idea de cómo aprendió partes del hindi, árabe o hebreo cuando tenía 3 años. Puede haber sido a través de la computadora de la casa.

Lo llevé a una escuela normal, pero fue una pesadilla. Era el único niño que podía leer en clase. A la maestra le gustaba al principio, y lo llamó "el pequeño profesor". Pero pronto Ramses comenzó corregirla algunas veces en su ortografía y en matemáticas, así que ella empezó a aislar a Ramses de los otros estudiantes.

Él es diferente y la gente no puede entender la forma en que piensa. Está obsesionado con los números y contará todo, casas, libros, cartas, y no va a parar hasta que los haya contado.

Hace preguntas de matemáticas a los niños pequeños con los que juega, a veces es difícil para él hacer amigos. Me preocupa que pueda terminar solo.

La doctora Powell, que está estudiando a otros niños de todo el mundo como parte de su investigación, espera conseguir patrocinio para que Ramses sea llevado a una escuela especial para niños autistas superdotados:

Ramses es uno de los cinco principales genios en el mundo, tiene que estar en una escuela para alumnos especiales para que puedan utilizar su inteligencia y ayudarlo a desarrollar su potencial.

7ace4434-5607-4b4f-a0e7-6bd16a3ed8b3

Nyx también está dispuesta a ampliar los horizontes de su hijo y cree que el niño podría cambiar el mundo algún día.

Realmente espero que un día Ramses logre encontrar una cura para el cáncer o algo grande por el estilo. Él es tan inteligente que a veces me da miedo. Yo realmente quiero que tenga la mejor educación en el mundo y que sea feliz.

1fd31c07-ee2c-41d3-b853-bacb634f7b60 

Fuentes: The Independent, Barcroft

Te podría interesar:

¿Te distraes mucho? Este método de 5 pasos organiza tu mente y potencia tu productividad

Por: pijamasurf - 11/12/2015

Nuestra mente tiene casi 70 mil pensamientos al día: ¿sabes qué hacer para que no afecten tus labores y, más bien, aprovecharlos a tu favor?
[caption id="" align="aligncenter" width="360"] Imagen: Abbey Lossing[/caption]

Un síntoma de nuestro tiempo es la poca capacidad de organización y concentración que tenemos para el trabajo. Salvo por ciertas ocupaciones, en buena parte de éste es común sorprendernos de pronto distraídos, haciendo algo que no deberíamos estar haciendo, y quizá ni siquiera recordamos cómo fue que nos desviamos de lo que realizábamos inicialmente. Vemos el reloj y nos lamentamos porque llevamos ya 15, 20 minutos deambulando en las redes sociales, en Internet, en sitios de entretenimiento, en videos de YouTube, etcétera.

Esto de alguna manera podría considerarse natural, pues la mente humana tiene en la divagación uno de sus movimientos naturales. Nadie nunca piensa una sola cosa, sino que al tiempo que tenemos una idea paralelamente surgen otras, en el momento mismo en que estamos experimentando el mundo (escuchando una canción, mirando a nuestro alrededor, percibiendo un olor o una sensación táctil, haciéndonos una idea de esto, etc.). En este sentido, nuestra mente se ha comparado con una colmena, siempre activa, siempre tejiendo vínculos neuronales, siempre moviéndose. El reto, entonces, más bien es encontrar la manera de dirigir dicha cualidad hacia un propósito específico.

Travis Bradberry es confundador de TalentSmart, una consultora que provee a distintas empresas el servicio de mejorar el rendimiento de sus empleados por vía de la llamada “inteligencia emocional”. Parte de sus ideas y métodos se encuentran en el libro Emotional Intelligence 2.0, que en Estados Unidos se convirtió en best seller. Se trata, pues, de una autoridad en el ámbito de la eficacia y la productividad.

Hace unos días, Bradberry publicó en LinkedIn este método mediante el cual asegura que es posible domar el flujo natural de nuestra mente en beneficio de nuestra productividad laboral. Según el consultor, el ser humano tiene cerca de 70 mil pensamientos en 1 día, muchos de los cuales pueden entorpecer nuestras actividades cotidianas, desorganizar nuestra vida, generarnos angustia y tensión. Prueba de ello son los pensamientos impulsivos y sobre todo negativos que a veces irrumpen en nuestra mente y que casi siempre, cuando les prestamos atención, no sólo nos distraen de lo que hacíamos, sino que además impactan en nuestro estado de ánimo y por consecuencia en nuestra salud.

“Una mente organizada, por otro lado, se sumerge en un estado de flujo”, escribe Bradberry, para quien la organización de estos pensamientos puede llevarnos al límite de nuestras capacidades, a explotar nuestro potencial y, sobre todo, más allá de la productividad, a disfrutar hacer lo que hacemos.

A continuación compartimos los pasos de este método:

 

1. Realiza tareas que te mantengan estimulado

Un trabajo puede ser muy sencillo o muy difícil: si es sencillo, probablemente te aburras pronto; si es difícil, quizá la angustia de tener que hacerlo sobrepasará la acción misma de realizarlo. De ahí que Bradberry aconseje elegir conscientemente tareas que sean un desafío en la justa medida, acorde con nuestras capacidades, para mantenerse a estimulado y a igual distancia del aburrimiento y el estrés.

 

2. No dejes que tus emociones te dominen

Hay ocasiones en las que no es sencillo disociar las emociones de la vida profesional; sin embargo, para poder realizar un trabajo es necesario no ignorarlas, pero sí hacer lo posible para que no impacten de manera negativa en lo que hacemos. Según Bradberry la mejor forma de desarrollar esta habilidad es, de inicio, conocernos y reconocernos como seres emocionales, aceptar que sentimos, que tenemos reacciones sentimentales, que eso no va a cambiar; en este sentido, el método es sencillo: una vez que notamos que estamos siendo asaltados por una emoción, Bradberry aconseja identificarla y respondernos a nosotros mismos qué estamos sintiendo y por qué. Asimismo, el columnista asegura que asociar emociones con palabras las vuelve “más tangibles y menos misteriosas”, con lo cual también es posible manejarlas mejor para no dejar que interfieran en nuestro trabajo.

 

3. La barrera de los 20 minutos

En nuestro tiempo, la atención es una de las cualidades menos comunes. Quizá como en ninguna otra época, en la nuestra miles de personas compiten por atraer y conservar la atención de los demás, generando así una red confusa de estímulos en los que cotidianamente quedamos atrapados y a veces incluso perdidos. Según Bradberry, nuestra mente requiere de entre 15 y 20 minutos para entrar en un estado de concentración casi completa sobre una única tarea, de ahí que su recomendación en este caso sea alejarnos de toda posible distracción (redes sociales, smartphone, televisión, etc.) durante los primeros 20 minutos a partir del momento en que comenzamos un trabajo en el que queremos poner toda nuestra atención.

 

4. Descansa

Por más que el trabajo en el que te encuentras inmerso sea apasionante, tanto el cuerpo como la mente se fatigan. Bradberry cita estudios que recomiendan trabajar ininterrumpidamente 52 minutos y después de esto tomar un pequeño descanso de 17 minutos, en un ciclo que puede repetirse tanto como sea posible y que al parecer es uno de los más productivos que se conocen.

 

5. No dudes en reorganizar

Después de la pequeña pausa es posible que al regresar al trabajo te encuentres con que no puedes continuar donde te habías quedado o que quizá ya no puedes concentrarte como antes. Según Bradberry esto es más o menos normal, por lo que sugiere no temer efectuar un cambio, reorganizar las ideas o los pensamientos, y quizá incluso rehacer el camino desde el inicio.

 

Reúne las piezas

De acuerdo con Bradberry, seguir estas cinco recomendaciones te llevará a experimentar un flujo de trabajo en el que los pensamientos y el trabajo mismo se vivirán con mayor organización.

 

También en Pijama Surf: 

Preferiría no hacerlo: cómo resistirse a la procrastinación en 11 laxos mandamientos

ATENCIÓN: Vivimos en la era de la distracción