*

X

Mapamundi trágico muestra cómo nuestra empatía varía según el país de la tragedia

Política

Por: pijamasurf - 11/18/2015

Una tragedia en Estados Unidos no genera la misma empatía que una tragedia Senegal

mapamundi-tragico

El sitio Cinismo Ilustrado diseñó esta imagen que ahora se está viralizando. Se trata de un mapamundi que muestra la preocupación o empatía que se genera cuando ocurre una tragedia en una país desde la perspectiva de Occidente. No queda muy claro cómo sacaron estas cifras, a cuántas personas sondearon o si se trata sólo de un acercamiento humorístico. Sin embargo, sitios como Big Think han recogido esta imagen y la interpretan de la siguiente forma:

Este mapa codifica con colores el horror que experimentamos, y la empatía concomitante que sentimos, por las tragedias que ocurren en el mundo desde la perspectiva Occidental. Esos sentimientos de empatía disminuyen cuando se incrementa la distancia económica, cultural y geográfica de las víctimas del desastre.

El mapa detalla 5 zonas concéntricas de compasión. La zona roja coincide con lo que se llamaba antes "el primer mundo", este es el lugar central de nuestras simpatías. Para desastres en Canadá, Estados Unidos (pero no Alaska), Europa Occidental y Central, Israel, Japón y Australia decimos: ¡Qué gran tragedia! 

Estas delimitaciones no pueden tomarse demasiado en serio sin los datos de la muestra. De cualquier manera es indudable que el principio que se ilustra sí opera en la realidad. Para algunos es lógico: uno se siente más conmovido con aquello que es más cercano: ¿cómo sentir la misma empatía por un país cuyo nombre ni siquiera sabemos? Para otros es hipócrita, puesto que se predican valores universales y se habla de humanismo sin fronteras (y esas fronteras son invadidas justificando ideas como la libertad, la igualdad, la democracia). No hay duda de que el tema es polémico.

Todos los suecos de 16 años recibirán una copia del libro "Todos deberíamos ser feministas"

Política

Por: pijamasurf - 11/18/2015

Inusitada campaña profeminista se prepara en Suecia: ¿Se desarrollará un ejército de feministas suecos?

Chimamanda-Ngozi-Adichie

Suecia incorpora un plan de conciencia de género masivo que ha sido aplaudido por algunos y criticado por otros. En una inusitada campaña de activismo, el lobby Mujeres Suecas y la editorial Albert Bonniers distribuirán a todos los estudiantes suecos de 16 años una copia del libro Todos deberíamos ser feministas, de la popular autora Chimamanda Ngozi Adichie.

El ensayo es una adaptación de la TED talk de Adichie que ha sido vista más de 2 millones de veces y ha sido celebrada por diversas celebridades, incluyendo a Beyonce.

Adichie, quien dice ser una "feminista feliz", define a un feminista como "el hombre o mujer que dice 'Sí, existe un problema con el género como lo vivimos actualmente y debemos solucionarlo, debemos mejorarlo'". Ante las críticas que ha recibido por etiquetarse como una feminista y no como alguien que lucha simplemente por los derechos humanos, la escritora nigeriana explica: "El feminismo es, por supuesto, parte de los derechos humanos en general --pero elegir una expresión vaga como los derechos humanos es negar el problema específico del género. Es disimular que han sido las mujeres quienes han sido, durante siglos, excluidas".

La crítica también incluye a la masculinidad, a la que llama "un jaula dura y pequeña", que "enseña a los niños a tener miedo del miedo, de la debilidad y la vulnerabilidad. Les enseñamos a enmascarar su verdadero ser, porque tienen que ser hombres duros". Esto es el tema de la negación de la dimensión emocional para guardar la imagen socialmente esperada.

Sobra decir que esta medida, que cuenta con el apoyo de la ONU en Suecia y otras organizaciones importantes, ha generado mucha polémica. En parte por el provocativo término de pedir que todas las personas sean feministas, algo que si bien parece ser relevante para llamar la atención a una cuestión importante, también tiende a polarizar y quizás a confundir un poco. Asimismo tal vez porque, independientemente del libro que se esté dando, una distribución de literatura a escala tan masiva califica para algunos como una programación social equivalente a la propaganda ideológica.