*

X

Los hombres comen el doble cuando cenan con mujeres (ESTUDIO)

Por: pijamasurf - 11/26/2015

¿Están tratando de impresionar a las comensales femeninas o sufren súbitos ataques de hambre?

 pizza

Investigadores de la Universidad de Cornell descubrieron una tendencia de los hombres adultos a comer el doble cuando cenan con mujeres, a diferencia de cuando cenan entre hombres. Este es uno de esos estudios donde un preparado equipo de psicólogos del comportamiento pasaron 2 semanas observando a 105 hombres durante la hora de la comida en un buffet italiano, lo que de pronto dota de sentido a la existencia de ventanas en los restaurantes.

Se supone que esta hipervoracidad es un comportamiento instintivo de los machos para impresionar a las hembras con su consumo de calorías; sin embargo, los hombres que cenaron con mujeres comieron también 86% más ensalada, así que el asunto de impresionar al prospecto tiene que ver con hábitos de consumo, no tanto alimentarios.

Por su parte, las mujeres que cenaron con hombres manifestaron sentir que comían de más (sentirse excesivamente llenas). Los resultados son congruentes con los de otro estudio donde se descubrió que los hombres utilizan más energía al masticar cuando cenan con mujeres (en promedio, una mujer mastica siempre más que un hombre).

Lo único que deja en claro este estudio es que los hombres se esforzarán por competir en cualquier ámbito donde sea posible, sin importar si se trata de la bolsa de valores o un buffet de pizza. 

Te podría interesar:

Somos seres en perpetua transformación, pero ¿cómo lograr un cambio en nuestras vidas?

Por: pijamasurf - 11/26/2015

¿Cuáles son los pasos para lograr el cambio deseado en nuestras vidas? Toma las riendas de tu propio destino

 Man-in-Tunnel

Existen muchas maneras de generar cambios importantes en nuestra vida en algún momento de crisis. Las crisis personales son un importante propulsor para la toma de decisiones, parteaguas fértiles para la transformación individual; algunas de ellas quizás se conviertan en pilares por el resto de nuestros días.

Las siguientes recomendaciones se resumen en tres pasos que podrían ayudarte a transformar tu escenario interior –y por ende el que te rodea: 

Primero hay que volver a orientar los pensamientos hacia el enfoque racional. La mayoría de las veces lo que pareciera ser resistencia es simplemente falta de claridad, por lo tanto, es buena idea realizar una especie de guión o lista para poder contextualizar la situación en tareas específicas a desarrollarse, en vez de intentar hacer el “gran cambio”. Recordemos que micro es macro, y que una secuencia de pequeñas pero acertadas decisiones puede bastar para fertilizar la transformación.

El segundo paso se basa en dejar aflorar nuestro lado emocional. Las emociones, al ser un constructo social impregnado de valores y normas de conducta, son capaces de influir de manera positiva en la acción. Enfocarse en las emociones solía estar asociado con tomas de decisiones impulsivas y poco reflexivas. Sin embargo, centrarse en el aspecto emocional puede ayudar a cultivar un sentido de identidad fuerte que genere mayor determinación para llevar a cabo el cambio deseado.

El tercer paso a seguir, pero no por eso menos importante, consiste en trazar el camino, moldearlo de acuerdo a rutinas o hábitos con la finalidad de ordenar los pensamientos en torno a una dirección. Los cambios son más sencillos cuando se tiene una meta o un objetivo en mente para lograrlos.

Para terminar sólo resta enfatizar en que, si bien no existen fórmulas estáticas para lograr algo importante en nuestras vidas, lo cierto es que este tipo de protocolos pueden orientarte o al menos inspirarte a diseñar tu propio mapa de acción y así asumir el papel que te corresponde en la vida: a fin de cuentas, tú eres el narrador único de tu propia historia.