*

X

La vida de personas sin hogar que habitan en las orillas del río Los Ángeles (FOTOS)

Por: pijamasurf - 11/24/2015

El fotoperiodista David McNew registra de manera cruda la vida de los vagabundos que radican en las márgenes del río Los Ángeles

3000 (1)

Las personas que están fuera del sistema, los que no tienen hogar, son orillados a vivir en las márgenes de las ciudades: los basureros, bajo los puentes, en las alcantarillas, etc. Esto mismo sucede con los vagabundos que habitan en las orillas del río Los Ángeles.    

Los Angeles River es un río que corre a lo largo del condado de Los Ángeles, California, desde el distrito de Canoga Park en la ciudad de Los Ángeles, en el área oeste del valle de San Fernando y desciende 82km hacia el sur donde desemboca en el océano Pacífico, en las playas de Long Beach. Las personas sin hogar viven en los bordes de este afluente.

Fernando López se baña y lava su ropa en el río. El rápido crecimiento de la población sin techo ha impulsado al ayuntamiento de Los Ángeles a declarar una crisis de vivienda para ayudar a los residentes sin hogar.

David McNew narra en esta serie de fotografías cómo Fernando López o María Romero habitan en la orilla de Los Angeles River.

Las tormentas de invierno pueden crear condiciones peligrosas para la gente sin hogar que vive ahí.

López arregla su “casa” del lado de la calle, que está “protegido” de las tormentas menores por un paso elevado.

En las imágenes también podemos ver a Romero sentada cerca de su “hogar”, dentro de un puente que cruza el canal hormigonado del Arroyo Seco.

A lo largo del canal se observan campamentos de personas. Y es que si no puedes pagar una vivienda, entonces estás fuera del sistema y de las posibilidades de un hogar, pues es bien sabido que somos los únicos animales que tenemos que pagar para habitar un espacio libremente.

Aquí los dejamos con este crudo registro realizado por McNew:

3000 (5)

3000

3000 (2)

3000 (3)

3000 (4)

3000 (8)

3000 (7)

3000 (9)

3000 (6)

2964

 

Te podría interesar:

Shakespeare como un espejo abierto (37 representaciones del gran escritor para ver en línea)

Por: pijamasurf - 11/24/2015

The Space, el proyecto de la BBC y otras instituciones culturales inglesas, ofrece en línea la representación de 37 obras de Shakespeare en igual número de idiomas

shakespeare_2699766kEn la historia de la literatura tal vez no haya escritor que se compare con William Shakespeare. Por supuesto que hay nombres más suficientes para desafiar esta importancia —Dante, Cervantes, Dostoievski, Proust, y quizá algunos otros— pero difícilmente uno que, como el inglés, haya generado tal impacto en la cultura occidental, tan decisivo que un crítico como Harold Bloom no duda en proponer que Shakespeare nos inventó como humanos, que el significado de ser humano que ejercemos cotidianamente en la modernidad mana directamente del corpus shakespereano. 

Pero más allá de las interpretaciones y las exégesis, la importancia de este dramaturgo y poeta isabelino radica en que, por su innegable genio y la manera en que supo condensar en un puñado de personajes el complejo crisol de la naturaleza humana, nunca, desde que dio a conocer sus obras, ha dejado de representarse y leerse. Esa es en buena medida la clave de su fortuna, una relación recíproca entre talento y fascinación que lo ha mantenido siempre cercano y, al mismo tiempo, resistente a la lectura última. Paradójica y estimulantemente, Shakespeare es al mismo tiempo un autor sumamente familiar, asequible, y un enigma que alimenta la apariencia de solución sin que nunca sepamos de verdad si ésta existe.

Por si fuera poco, esa ambivalencia, para mayor fortuna suya, se nutre también del enorme placer que supone encontrarse entre sus palabras. En esto Shakespeare es comparable con casi cualquier escritor del canon occidental: leerlo, escuchar sus diálogos y sus diatribas, trae consigo un goce indescriptible en el lector y el espectador, una experiencia estética que, a riesgo de exagerar e incurrir en la llamada “bardolatría” (“la adoración de Shakespeare” que, según Bloom, “debería ser una religión secular más aún de lo que ya es”), justifica por un momento la estancia en este mundo. Si para conocer a Hamlet y a Yago, a Romeo y Julieta, a Lady Macbeth y Shylock, a Falstaff, antes hay que nacer y vivir, entonces, sin duda, no serían pocos quienes tomarían el desafío.

En este sentido, The Space ofrece una buena oportunidad para acercarse o redescubrir las comedias, tragedias y dramas históricos shakespereanos, representados por 37 de las mejores compañías del mundo, también en una treintena de idiomas distintos (aunque todos con subtítulos en inglés) y todos disponibles para verse en línea.

Se trata de un mosaico verdaderamente multicultural que en cierta forma confirma una de las impresiones más recurrentes sobre la obra del bardo y, en general, del arte auténtico: la posibilidad de que, sin importar nuestra lengua y nuestra cultura de origen, nos encontremos en ella, que nos explique y nos exprese, que nos revele algo de nosotros mismos que de otra forma permanecería ignorado.

En este enlace, las 37 obras de Shakespeare: Globe to Globe, en el sitio The Space.

También recomendamos The Preface to Shakespeare, el primer trabajo crítico sobre el bardo, escrito cuando Samuel Johnson editó por vez primera las obras shakespereanas, en su original en inglés y en español.