*

X

La publicidad más sexista, racista, ruda, cruda y deshonesta del siglo XX (FOTOS)

Por: pijamasurf - 11/24/2015

El conocido galerista y coleccionista de arte Charles Saatchi publica su nuevo libro, "Beyond Belief", donde recopila la publicidad más polémica y oscura del siglo XX

5206

Si trabajas en publicidad, suicídate.

Bill Hicks

Beyond Belief: Racist, Sexist, Rude, Crude and Dishonest es el nuevo libro de Charles Saatchi que recopila lo peor de la publicidad del siglo XX.

Charles es el cofundador (junto con su hermano, Maurice Saatchi) de la agencia de publicidad Saatchi&Saatchi, que fue la más grande del mundo en la década de 1980. Después de la expulsión de Charles de la agencia él y su hermano formaron un nuevo organismo, llamado M&C Saatchi. Charles también es conocido internacionalmente por ser un gran coleccionista de arte, así como propietario de la famosa Saatchi Gallery y, en específico, por ser el mecenas (patrocinador) de los Young British Artists, entre los que destacan Tracey Emin y Damien Hirst.

Beyond Belief es una selección, realizada por Charles de la publicidad creada antes de que la industria tuviera conciencia y demostrara un cambio radical en las actitudes hacia las mujeres, la raza, el tabaco y las drogas, entre otros muchos temas. Con su inimitable estilo, Charles guía al lector a través de las siete controversiales secciones del texto.

Como el título señala estas piezas de publicidad tienen un tono racista, sexista, grosero, crudo y deshonesto. Aquí los dejamos con algunas de las imágenes, que hablan por sí mismas:

2852

6660

2941

4929

3514

2395

2071

Te podría interesar:

CataCombo, un sistema de sonido en un ataúd para amenizar la muerte

Por: pijamasurf - 11/24/2015

Un ataúd equipado con un sistema de audio permite que familiares programen música para sus muertos

Screen Shot 2015-11-29 at 4.29.41 PM

Una compañía sueca está ofreciendo un peculiar servicio de entretenimiento para personas fallecidas: un ataúd con un sistema de sonido que permite hacer playlists para que sean escuchadas en su interior. Con todo un concepto detrás y un diseño vanguardista a la vez que elegante, el ataúd CataCombo provee una hipotética experiencia musical para los muertos (si acaso hay alguien para experimentarla). De cualquier forma, para los vivos es una forma divertida de relacionarse con la muerte.

Diseñado por la compañía Pause, con sede en Estocolmo, CataCombo cuenta con un sistema de audio digital y un subwoofer de 8 pulgadas, suficiente poder para estremecer el esqueleto del difunto. Los familiares pueden hacer playlists en línea para que sean reproducidas dentro del ataúd, el cual cuenta con una pantalla en la superficie que muestra la canción que está “oyendo” aquel que ya no está con nosotros.

Según el creador, Fredrik Hjelmquist, la inspiración del proyecto nace de que la música es el lenguaje universal y bajo la tentativa de que de alguna manera se pueda acompañar al muerto en su viaje –o amenizar su permanencia.

Entre proyecto de arte, humor negro y diseño de alto nivel, el sistema de sonido CataCombo y el ataúd cuestan poco más de 30 mil dólares –una banda sonora para la muerte es un lujo que pocos podrían permitirse.