*

X

La publicidad más sexista, racista, ruda, cruda y deshonesta del siglo XX (FOTOS)

Por: pijamasurf - 11/24/2015

El conocido galerista y coleccionista de arte Charles Saatchi publica su nuevo libro, "Beyond Belief", donde recopila la publicidad más polémica y oscura del siglo XX

5206

Si trabajas en publicidad, suicídate.

Bill Hicks

Beyond Belief: Racist, Sexist, Rude, Crude and Dishonest es el nuevo libro de Charles Saatchi que recopila lo peor de la publicidad del siglo XX.

Charles es el cofundador (junto con su hermano, Maurice Saatchi) de la agencia de publicidad Saatchi&Saatchi, que fue la más grande del mundo en la década de 1980. Después de la expulsión de Charles de la agencia él y su hermano formaron un nuevo organismo, llamado M&C Saatchi. Charles también es conocido internacionalmente por ser un gran coleccionista de arte, así como propietario de la famosa Saatchi Gallery y, en específico, por ser el mecenas (patrocinador) de los Young British Artists, entre los que destacan Tracey Emin y Damien Hirst.

Beyond Belief es una selección, realizada por Charles de la publicidad creada antes de que la industria tuviera conciencia y demostrara un cambio radical en las actitudes hacia las mujeres, la raza, el tabaco y las drogas, entre otros muchos temas. Con su inimitable estilo, Charles guía al lector a través de las siete controversiales secciones del texto.

Como el título señala estas piezas de publicidad tienen un tono racista, sexista, grosero, crudo y deshonesto. Aquí los dejamos con algunas de las imágenes, que hablan por sí mismas:

2852

6660

2941

4929

3514

2395

2071

Te podría interesar:

París no se acaba: los franceses vuelven a Hemingway luego de los ataques terroristas

Por: pijamasurf - 11/24/2015

La literatura como forma de resistencia frente a la barbarie y el horror
[caption id="attachment_103488" align="aligncenter" width="640"]parisafp Imagen: AFP[/caption]

El editor francés de las memorias de Ernest Hemingway, París era una fiesta (publicado en 1964 de manera póstuma) afirma que en un buen año pueden venderse 8 mil copias del libro, pero durante la última semana --luego de los ataques perpetrados en diversos puntos de la capital francesa-- se han recibido más órdenes de las que se pueden surtir en librerías.

hemingway

El fenómeno es interesante desde varios puntos de vista. Según AFP, el libro se ha convertido en una especie de tótem en los altares improvisados para las víctimas: "Las versiones de bolsillo son depositadas, junto con flores y velas, frente a las ventanas destrozadas por las balas en uno de los bares parisinos atacados por los pistoleros yihadistas".

Y es que eventos como el del trístemente célebre Bataclan, donde la cifra oficial de muertos asciende a 130 y más de 350 heridos, han forzado a la gente a configurar formas de manifestar su solidaridad con las víctimas, además de recordarse o afianzarse en el espíritu de la Ciudad Luz.

París no se acaba nunca cuenta los días de Hemingway junto a la élite artística parisina de los años 20, cuando la ciudad y Europa se recomponían luego de los estragos de la Primera Guerra Mundial, sugiriendo una idea de resiliencia y fuerza derivada del trato con los otros, del amor al arte y el amor a la belleza con los que suele ir asociado el nombre "París". Se trata de la literatura en su función de consuelo y esperanza, como cuando Hemingway escribe: "By then I knew that everything good and bad left an emptiness when it stopped. But if it was bad, the emptiness filled up by itself. If it was good you could only fill it by finding something better" ("Para entonces ya sabía que todo lo bueno y lo malo dejaba un vacío cuando terminaba. Pero si era malo, el vacío se llenaba por sí mismo. Si era bueno sólo podías llenarlo encontrando algo mejor").

Es posible que el auge de Hemingway (cuyo libro ingresó a la lista de los 100 libros más vendidos en Amazon France la semana pasada) se deba al consejo de una mujer entrevistada durante los días siguientes al ataque, quien declaró lo siguiente:

es muy importante llevarle flores a nuestros muertos. Es muy importante ver, muchas veces, el libro de Hemingway, París era una fiesta, porque somos una civilización muy antigua, y mantendremos en alto la bandera de nuestros valores, y mostraremos hermandad con los 5 millones de musulmanes que ejercen su religión libremente y compasivamente, y lucharemos contra los 10 mil bárbaros que matan, o eso dicen, en el nombre de Alá.