*

X

Gonzo: la vida a partir de la obra de Hunter S. Thompson

Por: pijamasurf - 11/13/2015

De entre los muchos documentales que exploran la vida y obra de Thompson, "Gonzo" de Alex Gibney tiene la ventaja de concentrarse en la escritura y ver la obra como resultado de ella
Hunter Stockton Thomspn (imagen: cortesía de Magnolia Pictures)

Hunter Stockton Thomspn (imagen: cortesía de Magnolia Pictures)

when the going gets weird, the weird turns pro.

Hunter S. Thompson

La figura del doctor (en periodismo) Hunter S. Thompson ha rebasado desde hace tiempo los márgenes del ser humano y alcanzado las proporciones de leyenda, y a quien desee seguirle la pista más le vale tener un buen kit de resucitación de emergencia. Alex Gibney se propuso seguir ese rastro que todo gran escritor deja tras de sí y estrenó el resultado en el año 2008 con el filme Gonzo: The Life & Work of Dr. Hunter S. Thompson.

A diferencia de los documentales que se dedican a endiosar a Thompson, el filme de Gibney tiene la ventaja de concentrarse en el período entre 1965 y 1975, uno de los más productivos en la vida de Thompson, en el que su arriesgado estilo literario y de cobertura periodística encontraron una forma discernible y diferenciada. Su libro sobre los Hell's Angels le enseñó que si quería llegar al fondo de una historia, más le valía quitarse el cinturón de seguridad y sumergirse de lleno en ella. Su particular tipo de crónica tiene la ventaja de "ser completamente cierta y tener todos los datos falsos", como dijera George McGovern (que contendió contra Nixon por la presidencia de Estados Unidos en el año '72).

La vida de Thompson es indistinguible de su obra: si se quiere escudriñar en su carácter basta con seguir su cobertura de las elecciones presidenciales, de las convenciones del partido demócrata, de las reuniones de los aficionados a las armas, de su propia postulación para sheriff de Aspen y de eventos como el Derby de Kentucky o la pelea de Muhammad Ali contra George Foreman en Zaire en el '74, para lo cual no escribió nada, pues se perdió el combate más épico de todos los tiempos al estar tomando el sol en el hotel. El personaje devora al hombre; gonzo, adjetivo que describe el sonido impredecible de un riff de órgano Hammond de James Booker, sigue empujando a Thompson más allá de sí mismo incluso después de su muerte, cuando la realidad requiere de una visión alucinada y alucinante frente a las oleadas de miedo y asco. 

Para Gibney, Thompson "era este tipo loco y salvaje que era un héroe de acción de tomar drogas, pero creo que en realidad no le prestaríamos atención si no hubiera sido un escritor realmente bueno". Las camarillas de escritores cocainómanos, erotómanos, adictos a las armas y al peligro pululan en cada lugar del mundo donde exista una prensa, pero entre todos los locos, adictos, desquiciados y borderline del mundo, ¿de cuántos podemos decir que crearon una obra que va más allá de la "voluntad participativa" de las primeras coberturas gonzo: que va tan lejos como para no claudicar en la estúpida, ingenua, incluso cursi, descabellada y necia esperanza de que la escritura puede cambiar al mundo?

El filme tiene varios momentos donde "el límite", ese lugar que a decir de Thompson "sólo conocen quienes lo han cruzado", muestra su faceta más peligrosa, como en el relato del divorcio de su primera esposa, cuando su casa estaba invadida de gente desconocida y drogada, y la manera en que su hijo Juan relata como recuerdos de infancia las imágenes de su padre en estados alterados de conciencia disparándole a cosas; las escenas del funeral faraónico de Thompson (con espectáculo de fuegos artificiales incluido para dispersar las cenizas del difunto en las montañas) dejan un sabor extraño en la boca: ¿es la muerte celebrando la vida, es la muerte parodiando a la vida, o es la vida contada desde una vocación exhibicionista por el propio vacío?

El director afirma que "toda la vida de Hunter S. Thompson, y su arte, se trata de 'no tener miedo a meter la pata'. El periodismo gonzo es gonzo. [...] Si te quedas atorado basta dar un giro en cualquier otra dirección". Además de un documental, Gonzo funciona como las notas para una revisión de los manuscritos del autor. El actor Johnny Depp --en función de narrador-- lee diversos extractos de diarios, cartas, manuscritos inéditos (como un libro sobre la National Rifle Association) y más de 200 horas de cintas, películas caseras y dibujos del hombre que dio lugar al mito. El filme acaba de aparecer en Netflix, así que si no lo han visto es una buena recomendación ya sea para introducirse en el mundo de Thompson o para ahondar en datos e imágenes nunca antes presentados.

Te podría interesar:

Ondalinda x Careyes: el exclusivo festival en un punto paradisíaco del Pacífico mexicano

Arte

Por: pijamasurf - 11/13/2015

Este evento es una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo

El festival Ondalinda x Careyes, apenas en su tercera edición, es sin duda uno de los más exclusivos y atractivos de México. La revista Vogue lo ha llamado el nuevo (y deluxe) Burning Man, pero mientras que la ciudad itinerante de Black Rock ha crecido hasta el punto de albergar unas 70 mil personas en los últimos años, en esta playa del Pacífico mexicano el aforo es limitado y aunque el festival se está expandiendo, se esperan menos de mil personas.

El festival pretende algo mucho más que poner unos DJs en la playa y pasarla bien un rato. Los 4 días del evento, del 8 al 12 de noviembre, son una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo, según las palabras de sus fundadores, Lulu Luchaire y Filippo Brignone. De acuerdo con Luchaire, que trabajó en Apple y luego se retiró a Todos Santos (Baja California), la idea detrás del festival es reconectarse con la cultura ancestral. El festival pone un especial énfasis en el arte indígena y en los conocimientos chamánicos y medicinales de estas culturas. Cada año, se celebra a cierta etnia (el año pasado fueron los purépechas). El festival cuenta con una galería de arte en la que venden pinturas de artistas indígenas. Y las ganancias son donadas a diferentes comunidades indígenas.

Este año el tema del festival son los alebrijes, en el sentido de ser "animales espirituales personales" y de la conexión que tienen diferentes tradiciones con los animales, en los que encuentran sabiduría, guía y una posibilidad simbólica de transformación.

El line up cuenta con artistas como Oceanvs Orientalis, Nick Barbachano, Viken Arman, Goldcap y KMLN, entre otros.

El boleto al festival llega a costar casi mil 400 dólares, los cuales no incluyen el alojamiento. Así que no es barato, pero no hay duda de que los asistentes serán agasajados con música, paisajes, gastronomía, arte, espectáculos de luz y sonido y demás banquetes multisensoriales. El festival está asociado con Mayan Warrior, el famoso carro alegórico fiestero que todos los años acampa en Burning Man. Cuenta además con temazcales, sesiones de yoga y otras bondades.

Para volar alto a este festival de máximo deleite sensorial, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades, además de su servicio 24/7, diseñado para resolver imprevistos en viajes. No vivas esta experiencia sin ellas.