*

X

El efecto de viajar al espacio (experiencias místicas a gravedad cero)

Por: pijamasurf - 11/17/2015

En repetidas ocasiones, varios astronautas han reportado que contemplar la Tierra desde el espacio produce una sensación mística; un investigador busca determinar qué es lo que le sucede al organismo humano cuando viaja al espacio

Screen Shot 2015-11-16 at 9.56.18 PM

¿Es el espacio un droga cósmica? ¿El viaje del espacio, un viaje del espíritu? ¿Un desdoblamiento literalmente astral, de la matriz de la Tierra a las estrellas? Más allá de la belleza de contemplar las luces del universo o admirar nuestro planeta desde fuera de su atmósfera, existen reportes que señalan que viajar al espacio coloca a la conciencia humana en un estado alterado, descrito por algunos astronautas como un sentimiento oceánico de conexión cósmica. 

Algunos neurotransmisores del cerebro humano, como la melatonina, están estrechamente ligados a los campos magnéticos; esto permite especular que estar expuesto a un campo magnético distinto podría afectar la forma en la que se procesa la realidad. Algo que el mismo Stanley Kubrick parece sugerir en su película 2001: Odisea en el espacio, donde diferentes atmósferas –o la falta de ellas— alteran la conciencia de un astronauta.

051209_spaceballs_hmed.grid-6x2

Diversos astronautas han descrito experiencias de  euforia e interconexión con el universo en el espacio. Rusty Schweikart tuvo una experiencia de conciencia cósmica al dar una caminata espacial en la misión del Apolo 9, como parte de una prueba de lo que sería el primer alunizaje. “Cuando das una vuelta por toda la Tierra en 1 hora y media, empiezas a reconocer que tu identidad es con el todo. Esto hace un cambio –llega a ti de forma tan poderosa que sientes que eres el elemento sensible del Hombre”, dijo Schweikart.

El astronauta Edgar Mitchell, el hombre que más tiempo ha estado en la Luna, reportó experimentar lo que llamó el “overview effect”, el efecto que ocurre al observar la Tierra desde arriba. Al igual que Schweikart, Mitchell sintió una profunda conexión entre todas las cosas y una sensación de euforia intemporal. Otros astronautas han narrado experiencias similares –las cuales han tenido secuelas ya de regreso en la Tierra.

El neurocientífico Andy Newberg se encuentra justamente investigado si este efecto de viajar al espacio en la conciencia es solamente el resultado de la magnitud de la impresión que causa en los astronautas dejar la atmósfera de la Tierra, o si en realidad es un fenómeno fisiológico. Newberg planea medir los cambios en el cerebro de los primeros turistas espaciales con algún lector encefalográfico, para poder determinar si el espacio altera la función cerebral del ser humano o si las experiencias reportadas son subjetivas.

¿La gravedad cero crea nuevas conexiones neurales? ¿O la simple vastedad y belleza del espacio generan naturalmente una respuesta psicológica que llega a traducirse en una experiencia mística? Estas son algunas de las preguntas que Newberg planea responder.

Te podría interesar:

¿Quién es el Artista Imaginario? ¿Existe?

Por: pijamasurf - 11/17/2015

Se trata de un proyecto artístico que cuestiona, de manera tanto intrépida como lúdica, la naturaleza del arte contemporáneo

POSTER

Los artistas contemporáneos se han permitido demasiado para el gusto de algunos, para otros es en estas permisiones osadas que el arte encuentra su verdadero significado y justificación; lo cierto es que si algo demuestran estas incursiones del arte en múltiples campos de estudio, acciones y excentricidades, es que nunca será demasiado.

Examinemos el caso del Artista Imaginario, que como ustedes habrán adivinado realiza obras imaginarias. Este artista se describe en su página de la siguiente manera: “Mi nombre es Narzad Gebus (También conocido como Nothing Thing) y yo soy un artista imaginario. ¿Qué significa eso? significa que incluso si realmente no fuera un artista, alguien podría seguir imaginando que yo soy uno”.* De algún modo la treta del artista imaginario es un juego de suposiciones, ya que asumiendo que es un verdadero artista que se plantea como imaginario, entonces lo es, pero si no es artista, el espectador puede suponer que es uno mientras observa una de sus obras, y entonces se convierte en un artista imaginario, o en alguien que se imaginó a un artista.

Sobre el arte, Gebus dice: "Como un artista imaginario yo creo arte imaginario. El propósito de mi arte imaginario es tener un propósito imaginario". Pero el artista imaginario vende impresiones de calidad, que promete bastante duraderas y bien realizadas, entonces, si nos imaginamos que esas impresiones son arte, ¿lo son? "Mi intención es la de explorar la integridad de una obra de arte. Hago esto a través del siguiente procedimiento que involucra estos tres pasos", y entonces cuenta cómo es que realiza imágenes  a partir de reproducciones de obras de arte fraccionadas, integrando las fracciones en un nuevo formato para conformar una nueva imagen.

El artista imaginario termina lanzando una pregunta que cuestiona el porqué de sus impresiones, pero afirma que la respuesta a esta pregunta queda abierta a interpretación, lo mismo que la noción de arte. Así que a fin de cuentas nos quedamos imaginando qué es lo que propone y qué sentido tienen su propuesta e impresiones.

Tal vez esto sólo sea una broma de algún artista de la comedia, o tal vez sea otra manera de cuestionar qué es el arte y quiénes son los artistas –una interrogante, por cierto, que en la actualidad parece más pertinente que nunca.