*

X

El Dalái Lama sobre cómo resolver la problemática de los ataques de París

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/19/2015

A diferencia de lo que uno esperaría, el Dalái Lama declaró que la solución no es orar por París sino trabajar por la paz
20150629-EI2B3354-292-2

Imagen: Vera Bardo

En estos días todos lanzan sus opiniones acerca del ataque terrorista del viernes pasado sucedido en París, así que la voz del Dalái Lama no se hizo esperar.

El líder espiritual del budismo tibetano dijo a Deutsche Welle (empresa alemana de radiodifusión) que la solución no es orar por París sino trabajar por la paz.

El dirigente del gobierno tibetano en el exilio aseguró que:

No podemos resolver este problema sólo a través de la oración. Yo soy budista y creo en la oración. Pero los seres humanos han creado este problema, y ​​ahora estamos pidiéndole a Dios que lo resuelva. Es ilógico. Dios diría que lo resolvieran por sí mismos, porque fueron ellos quienes lo crearon primero.

Necesitamos un acercamiento sistemático para fomentar los valores humanísticos de totalidad y armonía. Si empezamos a hacerlo ahora, hay esperanza de que este siglo sea diferente al anterior. Es de interés de todos. Así que hay que trabajar para la paz en nuestras familias y sociedades, y no esperar ayuda de Dios, Buda o los gobiernos.

El Dalái Lama aseguró también que gran parte de la violencia es por asuntos superficiales: "Por otra parte, los problemas que enfrentamos hoy son el resultado de diferencias superficiales sobre creencias religiosas y nacionalidades. Somos un solo pueblo".

También aseguró que "si las personas piensan que esta institución ya no es relevante, debe ser abolida”, refiriéndose al cargo de dirigente del gobierno tibetano.

The-Dalai-Lama-speaks-to-Larry-King-on-Larry-King-Now-on-July-13-2015.-Ora.TV_-800x430

Te podría interesar:

¿Por qué nos enamoramos más de las personas cuyo nombre empieza con la misma letra que el nuestro?

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/19/2015

El extraño fenómeno del egoísmo implícito hace que las personas doten de todo tipo de bondades a otros que se llaman parecido a ellos

 couples-by-reclarkgable

El ser humano es en muchos aspectos víctima de fuerzas desconocidas que hacen que, aunque pensemos que somos libres de elegir y tomamos nuestras decisiones ejerciendo razón y libertad, sigamos patrones emocionales inconscientes o simplemente caprichosos que refutan la alta idea que tenemos de nosotros mismos. Un caso a considerar es la tendencia estadística que existe entre las personas a casarse con otras personas cuyo nombre empieza con la misma letra.

El neurocientífico David Eagleman incluye esta situación en su libro Incógnito como una de las asombrosas peculiaridades que muestran la naturaleza de nuestra mente. El caso viene de un estudio de 2004 hecho por John Jones, quien examinó más de 15 mil registros públicos en Estados Unidos y encontró cifras estadísticamente relevantes que muestran que las personas se casan mucho más con aquellos cuyo nombre empieza con la misma letra que el suyo.

Eagleman explica que no se trata de las letras, de una fijación casi cabalista, sino de que los nombres nos recuerdan más a nosotros mismos. Esto se conoce como egoísmo implícito. Otra investigación muestra lo mismo: en ese caso se le dio a probar una serie de productos a un grupo de  individuos y luego se les pidió que evaluaran el sabor. Por ejemplo, Tomás prefirió el té Tomeva; en cambio, Laura escogió el producto que se llamaba Lauler. No hay duda de que hay muchas cosas de este estilo que influyen en nuestro juicio y ponen en duda nuestra racionalidad.

El egoísmo implícito influye en una larga serie de factores y decisiones. Por ejemplo, las personas cuyo nombre empieza con "D" tienen mayor probabilidad de ser "dentistas", y así con otras profesiones. De igual manera, somos más generosos con personas que tienen similitudes de fecha de nacimiento. El número y el nombre, de una manera extraña, son destino.

Un buen ejercicio es hacer una retrospectiva en tu historia amorosa y ver cuántas de tus parejas tienen un nombre que empieza con la misma letra o que de alguna manera tienen un parecido muy cercano a ti.