*

X

Descubre el nuevo olor blanco

Por: pijamasurf - 11/18/2015

Científicos encontraron la mezcla exacta necesaria (sin relación entre sus componentes) para descubrir el olor blanco

Screen Shot 2015-11-18 at 11.33.58 AM

Así como la sinestesia (definida como la experiencia de percibir algo con un sentido distinto al que debería corresponderle –hay quien dice ver sonidos o escuchar colores–) es cada vez más estudiada, también existe la posibilidad de crear nuevas experiencias para los sentidos: nuevos olores, sabores y colores.

Para la luz y el sonido existe una mezcla de componentes que se caracterizan por el hecho de que sus valores de señal no guardan relación estadística. A esto se le llama "blanco", y existe luz y sonido con estas características.

Habiendo sonido y luz blanca, el neurobiólogo Noam Sobel y sus colegas del Instituto de Ciencia de Weizmann en Israel se propusieron lograr lo mismo pero con un olor. Esto lo consiguieron mediante una mezcla de olores sin relación entre sus componentes. Para ello no se requiere de una mezcla de componentes específicos, sino una combinación cuyos elementos tienen que ser iguales en intensidad y abarcar el rango completo de olores perceptibles por el ser humano. ¿El resultado?: los participantes del experimento no pudieron describirlo; hay que olerlo para entenderlo, pues es una mezcla entre debilidad y placer.

Los científicos descubrieron también que entre más componentes haya en una mezcla de olores, mayor es la pérdida del efecto de olores identificables. En un café o en una manzana, por ejemplo, los componentes de los olores son mínimos, por lo que es fácil identificar el aroma que sabemos que es propio del café. Sin embargo, mientras más componentes estén presentes en la combinación, ésta se vuelve más inodora. Un efecto parecido ocurre con el olor blanco, y no deja de ser misterioso que las personas que participaron en el experimento coincidieron en que hay algo placentero en dicho aroma. 

Mapa de calor del cuerpo humano muestra dónde aceptamos que nos toquen (y dónde no)

Por: pijamasurf - 11/18/2015

Las áreas del cuerpo se dividen según el nivel de familiaridad que nos permitimos con los demás, al igual que conforme al contexto en el que dejamos que otros nos toquen
Clic para tamaño completo (vía www.independent.co.uk)

El contacto físico con otras personas está codificado en distintos niveles de intimidad, dependiendo de la relación entre los que se tocan y del contexto en el que se realice. Pero nunca hasta ahora se había intentado producir un mapa corporal que tomara en cuenta los lugares donde los hombres y las mujeres permiten que otros los toquen, y dónde no. No se trata necesariamente de zonas erógenas --aunque sin duda es uno de los tipos de contacto implicados, pues es aquel en donde el consenso es más necesario-- sino de observar dónde permitimos que nos toquen los demás según el tipo de relación o parentesco que tengamos con ellos, lo cual se divide en varias categorías: colegas, amigos (h/m), padres y madres, hermanos y hermanas, familiares se segundo grado, conocidos y completos extraños. Las zonas claras indican los lugares donde el contacto está autorizado y las oscuras muestran donde está prohibido.

Más de mil 300 personas respondieron a un estudio de la Universidad de Oxford y la Universidad de Aalto en Finlandia; como mencionamos, los participantes debían indicar, según el tipo de relación, dónde aceptaban ser tocados y dónde no. Por ejemplo, los voluntarios permitirían que su madre los tocara en cualquier lugar del cuerpo, pero los hombres se sentirían incómodos si otro hombre los toca en las piernas, y una mujer sólo permitiría que un desconocido le tocara las manos (al menos en un primer momento).

Curiosamente los hombres fueron los que más reparos pusieron al contacto casual, por ejemplo entre amigos del mismo sexo, mientras que las mujeres afirmaron que se sienten cómodas con el contacto casual (no necesariamente sexual) con amigos, sin importar su sexo. Los genitales, la espalda baja, los glúteos y la parte posterior de los muslos son las zonas de tabú (de prohibición al tacto) más comunes.

Los participantes provienen de Finlandia, Francia, Italia y Rusia y todos tuvieron que colorear un esquema del cuerpo humano mediante un código de colores, según se sintieran cómodos o incómodos con el tipo de contacto. Se trata de uno de los mayores estudios en este ámbito, y su finalidad, de acuerdo con la investigadora Julia Suvilehto, era mostrar que el tacto "es un medio importante para mantener relaciones sociales", agregando que "mientras mayor placer es causado al tocar un área específica del cuerpo, más selectiva será nuestra autorización sobre quién puede tocarla".