*

X

Así se siente morir por la picadura de una serpiente venenosa

Por: pijamasurf - 11/03/2015

La extraordinaria historia de un científico que documentó sus síntomas tras ser mordido por una de las serpientes más venenosas del mundo

snakebitediary

¿Cómo reaccionaría una persona "común y corriente" frente a la mordedura de una serpiente? Probablemente con miedo, pánico y una carrera frenética a los servicios de emergencia. Pero en 1957 uno de los herpetólogos más capaces de su tiempo, el doctor Karl P. Schmidt, reaccionó de una manera muy distinta al ser mordido por una serpiente venenosa.

Se trataba de un ejemplar de la serpiente boomslang (Dispholidus typus) que su colega Marlin Perkins, director del Zoológico de Lincoln, le envió a su laboratorio para identificación. Schmidt no tuvo problema en catalogarla como miembro de la familia de las colubridae, serpientes con pequeños colmillos ubicados en la parte posterior del maxilar superior. Las colubridae, como sabía Schmidt, no suelen ser especialmente venenosas --pero toda su experiencia manejando serpientes mortíferas pudo ser precisamente la causa por la que no tuviera suficiente cuidado al manipular a la boomslang, que es la más letal de la familia, por lo que tampoco buscó ayuda médica cuando la pequeña serpiente le hincó los colmillos en la mano.

Después de todo, Schmidt sabía que el antídoto para la boomslang sólo se producía en África, por lo que dedicó las últimas 15 horas de su vida a detallar en su diario los síntomas que identificaba en él: náusea, mareo y ligero sangrado en las encías y la nariz, además de somnolencia. 

Entre 1 y 5 millones de personas sufren mordeduras cada año, aunque sólo 1/5 parte de esa cifra resulta en muertes. Sin duda esa cantidad era mucho mayor en 1957, cuando la hemotoxina de la boomslang ejercía todo su mortífero poder sobre el cuerpo de las víctimas: esta toxina inhabilita la coagulación de la sangre, por lo que la muerte se produce a causa de lentas hemorragias internas y externas. Debido a la lentitud con que aparecen los síntomas, la víctima puede creer que el veneno no es letal, como le ocurrió a Schmidt, quien murió el 26 de septiembre de aquel año, dejando tres detalladas páginas en su diario que dan cuenta de su compromiso con la ciencia.

Aquí una pequeña cápsula en inglés con algunas imágenes del diario de Schmidt, así como de los periódicos que recogieron la noticia.

Te podría interesar:

Pueblo gallego celebra "Festival del Clítoris" por culpa de Google Translate

Por: pijamasurf - 11/03/2015

Google Translate le juega una mala pasada a Galicia, un lugar donde aparentemente la gastronomía gira en torno al clítoris

1446457080_Rapini

Se trataba del festival culinario dedicado a una variedad vegetal, pero fue promovido como un festival dedicado al clítoris --alguien podrá decir que la gastronomía no fue faltada al respeto, pero los organizadores gallegos están seriamente ofendidos.

El pueblo de As Pontes había preparado un festival celebrando el grelo, una verdura emblemática de la zona, el brote del nabo, el cual es conocido como broccoli rabe en otras partes. Al traducir su sitio al español para dar a conocer el festival, la herramienta de traducción de Google consideró que se trataba de portugués y tradujo "clítoris", armando la ciertamente llamativa frase "Festival del Clítoris". Aparentemente, en portugués la palabra grelo es usada para aludir a la zona genital femenina.

La poesía o la pornografía, según se quiera ver, de Google Translate construyó la siguiente frase: "El clítoris es uno de los productos típicos de la cocina gallega. Desde 1981, el festival ha hecho del clítoris uno de sus productos gastronómicos estrella". Al parecer, la gastronomía en Galicia gira en torno al clítoris.

Las autoridades de As Pontes han manifestado su indignación y planean tomar medidas en contra de Google, a quien acusan de discriminar a su lengua.

Según comentó la vocera del pueblo, Montserrat García, a The Guardian, cuando vieron la versión del sitio en español no lo podían creer, y es posible que estuviera así por un par de meses.

No es necesario complementar esta nota con un "aderezo" de los populares (pero fastidiosos y políticamente incorrectos) "chistes de gallegos".