*

X

Una selección de macabros GIFs para este Día de Muertos

Por: pijamasurf - 10/29/2015

El artista canadiense Brandon Muir crea maravillosos GIFs que nos recuerdan nuestras más oscuras pesadillas
Farewell (2014)

Desde hace relativamente poco tiempo, los GIFs han adquirido una popularidad singular. Los GIFs se han utilizado de distintas maneras, incluso como un sustituto de los emoticones, aunque también han encontrado su lugar en galerías de arte contemporáneo. Brandon Muir es un artista canadiense que trabaja con la animación, el collage digital (y análogo) y los GIFs.

El trabajo de Muir se ha centrado desde hace un par de años en hacer estos collages digitales con los que empezó, dotándolos de movimiento perpetuo. Es decir: creando GIFs.

El estilo de Muir se caracteriza por la elaboración de imágenes surrealistas y un tanto macabras. En una entrevista realizada al artista por el sitio Giphy, Muir cuenta cómo fue que comenzó a crear estos pequeños e inquietantes loops visuales:     

Básicamente, comencé haciendo GIFs sólo para ver si podía. Hace años yo solía hacer collages pop como regalos para mis amigos montando las imágenes en Photoshop. Me interesaba hacer cosas como Angela Lansbury pintando un cuadro de Tupac o Ol 'Dirty Bastard actuando con L. Ronald Hubbard en el cielo. He publicado collages en grupos en línea con los años, pero cuando empecé a ser un poco mejor con Photoshop me aburrí de hacer esos collages. He intentado hacer collages análogos también, pero me encontré con que el proceso es un poco restrictivo para mi estilo, y me volví demasiado impaciente cuando no puedo hacer un trabajo de imagen.

Todo ese trabajo evolucionó en lo que se ve ahora. No estoy muy seguro de cuándo o cómo me di cuenta de que se podía animar en Photoshop, pero una vez que me dieron los fundamentos acabé haciéndolo por diversión. Ahora ya uso una combinación de Photoshop y After Effects.

El primer GIF hecho por Muir fue, según cuenta él mismo, La oración de una noche, el cual le tomó un muy largo tiempo de realización pues, como narra arriba, es un autodidacta del Photoshop, así que sus primeros GIFs tenían un montón de prueba y error.

Los GIFs siempre han sido un poco como microfilms para mí. Creo que eso es lo que más me atrae. Últimamente he comenzado a sentir las limitaciones del GIF para algunos de mis proyectos, pero trato de trabajar alrededor de ellos.

Aunque Muir no planea quedarse sólo en los GIFs, sino explorar con distintas herramientas para crear estas imágenes pesadillescas.

Y como la Noche de Brujas se aproxima, qué mejor que una selección de estas terroríficas imágenes:

Our Lady of Light (2015)

 

Creep Inside (2015) MTV Commission #15

 

They Always Leave (2015) MTV Commission #12

 

At Breast (2015) MTV Commission #11

 

Feels (2015) MTV Commission #10

 

We Bros (2015) MTV Commission #3

 

Fruit Season (2105) MTV Commission #1

 

Self Reflection (2015)

 

Tycoon (2015)

 

Tommy (2015)

 

Town Elder (2015)

 

That Jiggle (2015)

 

A Night’s Prayer (2013)

 

 

Investigadores reproducen 100 estudios científicos; más de la mitad arroja resultados diferentes

Por: pijamasurf - 10/29/2015

Un estudio válido debe ser aquel cuyos resultados puedan reproducirse o verificarse sin importar cuántas veces se haga. Sin embargo, esta premisa básica del método científico no parece ser una práctica real en las publicaciones científicas

> on July 5, 2010 in Berlin, Germany.

Un estudio publicado en Science Magazine trató de replicar 100 estudios publicados en revistas psicológicas especializadas. De estos, solamente 36% mostró resultados consistentes con los descubrimientos originales. Según los investigadores, reproducir los descubrimientos supuestamente encontrados no sólo debería ser parte de la práctica científica en todos los campos, sino que permitiría que la ciencia y los editores de publicaciones científicas no se dejen llevar por análisis de moda, los cuales a veces no pueden replicarse con éxito.

Más de 270 investigadores alrededor del mundo participaron en la recreación de los estudios, asesorados a menudo por los autores originales. Se dejaron fuera de la muestra unos 50 estudios más, para los que no se tenían las condiciones apropiadas de reproducibilidad. Discutieron los métodos y los detalles, tratando de comprender la investigación a fondo. Pero en muchas ocasiones encontraron que los factores culturales locales, las condiciones específicas de la primera investigación y una enorme cantidad de variables hacían imposible replicar los resultados originales.

Por ejemplo: al recrear un estudio sobre agresividad en Alemania, los investigadores de la reproducibilidad se dieron cuenta de que la percepción de agresividad en el trato social se mide con parámetros muy distintos que en Estados Unidos, donde la gente percibe como agresivas ciertas conductas que no lo serían para un alemán y viceversa.

A decir de los investigadores, "una gran porción de las reproducciones hechas mostraron evidencias mucho más débiles de los primeros descubrimientos, a pesar del uso de materiales proporcionados por los autores originales, de la revisión por adelantado de la fidelidad metodológica, y del alto poder estadístico de detectar el tamaño de los efectos originales".

En otras palabras, más de la mitad de las investigaciones que se trataron de replicar mostraron resultados diferentes a los publicados originalmente. Según los investigadores, esto se debe al hambre de novedad en la comunidad científica, innovaciones que, sin embargo, "pronto se vuelven noticias viejas". Y es que "la innovación indica rutas posibles; la reproducibilidad indica rutas probables, y el progreso depende de ambas". 

Las recomendaciones van encaminadas a generar nuevos mecanismos de verificación para aquello que supuestamente "ya sabemos que sabemos" y coloca un acento importante en la reproducibilidad de las evidencias científicas en lugar de darlas por sentado, con lo que verdades a medias serían tomadas como puntos de partida de futuros estudios. Es decir, la publicación en revistas científicas no es garantía de verdad absoluta, y un marco científico que comprenda y aplique esta evidencia dentro de sus propias prácticas permitirá que lo que leemos y aprendemos sea una verdad científica, en vez de una verdad simplemente "publicada en una revista científica".