*

X

Sobre la relación proporcional entre agradecimiento y emociones positivas

Por: pijamasurf - 10/20/2015

Estudios científicos recientes correlacionan el incremento de emociones positivas (felicidad, dicha, alegría) con actos de gratitud

praying-hands-1379173607ePZ

Cuando bebas agua, recuerda la fuente.

Proverbio chino

El sentimiento de gratitud ante la vida cotidiana no sólo puede ser parte de una filosofía de vida loable, funcional y que irradia conciencia; también conlleva beneficios puntuales en la psique y los flujos emocionales de aquel que lo practica.  

Tras numerosos estudios, en la prestigiosa Universidad de Berkeley en California se ha encontrado que la gratitud baja la presión arterial y disminuye los síntomas de depresión. El GGSC (Greater Good Science Center) es el centro de investigación que desde hace un par de años ha buscado conocer las ventajas derivadas de la gratitud desde diferentes enfoques: sociología, psicología y medicina.

Su objetivo ha sido dilucidar hasta qué punto la gratitud puede afectar nuestra salud y las formas en las cuáles nos relacionamos con los otros, en qué manera puede ser insertado en políticas de desarrollo y bienestar.

Thnx4.org forma parte del proyecto lanzado por el GGSC, que cuenta con un presupuesto de 5.6 millones de dólares para los 3 años de duración proyectados para realizar y analizar el diario de gratitud colaborativo con el cual pretenden demostrar que la gratitud conlleva una mayor resiliencia hacia el estrés diario.

Aparentemente algo ocurre en nuestro cerebro, y por lo tanto en nuestra realidad, cuando ejercemos el agradecimiento. Como si se tratase de una actitud o trinchera existencial que nos deja bien parados frente a, por qué no decirlo, el cosmos. Además no podemos dejar de mencionar que a fin de cuentas la gratitud, sobre todo cuando se implementa de forma tangible y habitual, termina dando vida a una herramienta ritual. Y si consideramos que los rituales funcionan –algo científicamente comprobado, entonces el acto palpable de agradecer adquiere aún mayor incidencia en nuestro mundo interior y termina proyectado en la realidad compartida. 

La idea radica en registrar los momentos y acciones por los cuales los participantes sienten gratitud, mediante publicaciones diarias vía redes sociales o correo electrónico. Los participantes reciben una respuesta inmediata en forma de tips acerca de la mejor manera de mantener ese sentimiento.

La interacción online se encuentra diseñada para no demorar más de 5 o 10 minutos diarios. Los participantes deben completar una serie de encuestas sobre tendencias afectivas antes de involucrarse en el proyecto.

El equipo de investigación del GGSC planea formar una base de datos sobre la gratitud con la información de más de mil voluntarios para a la vez socializar el poder tangible de este sentimiento, mientras se analiza el fenómeno desde una perspectiva científica e interdisciplinaria.

Cuarto de espejos te multiplica ad infinitum mientras te columpias

Por: pijamasurf - 10/20/2015

“El fénix está más cerca de lo que parece”. Vertiginoso juego de reflejos convierte a una persona en una multitud: todos somos uno

1671271-slide-stf-phoenix-is-closer-004 

En un espacio rectangular de 30 metros cuadrados en la galería KUNSTEN de Dinamarca se escondió uno de los lugares más alucinantes posibles: un cuarto tapizado con cientos de espejos y un columpio para sentarse a observarlos.

La instalación del artista berlinés Thilo Frank, ominosamente titulada El fénix está mas cerca de lo que parece, provoca que el que entre se vea a sí mismo multiplicado en las paredes, el techo y el piso de la galería en una rigurosa geometría que expande los horizontes mucho más lejos de lo que alcanza la vista, como si estuviera inmerso en un mundo infinito de repeticiones.

Aunque los juegos especulares no sean cosa nueva, lo que hace a la instalación de Frank distinta de las demás es el columpio individual, suspendido del techo, desde donde uno observa todos sus reflejos. Ello añade a la experiencia un elemento de mareo que aumenta considerablemente las ilusiones ópticas posibles.

La instalación, además de eso, va a acompañada de un texto que resulta también bastante abrumador:

Una vez que el visitante comienza a columpiarse, la desorientación está al efecto máximo: paredes, techo y piso desaparecen en un movimiento espacial centrifugado, que parece jalar al cuerpo dentro y fuera del espacio infinito.

En total, la experiencia es un viaje a una dimensión de desdoblamientos y multiplicidades en donde tú mismo eres una multitud de fantasmas, y los límites del espacio se ven alterados por el movimiento pendular del columpio en el que estás sentado (todo está más cerca de lo que parece). Quizá lo único que no hay que perder de vista es la localización exacta de la puerta.