*

X

¿Quieres un empleo? Créalo, no lo busques

Por: pijamasurf - 10/25/2015

¿Alguna vez te has preguntado por qué en muchas escuelas nos enseñan a buscar empleos en lugar de a crear nuestras propias fuentes de trabajo?

Drawing-Hands-by-MC-Escher

Cada época nos exige distintas habilidades para triunfar. La educación de hace 1 siglo preparaba a las personas para incorporarse a un modelo laboral ligado a la industralización. La escuela era vista como transmisora de información a ser memorizada por los estudiantes para después ser utilizada en su vida productiva.

Con la llegada de la llamada era de la información, propiciada principalmente por la masificación del uso de Internet, esos datos antes enseñados en las aulas se encuentran ahora fácilmente disponibles para cualquier persona mediante búsquedas virtuales. Lo anterior provoca que ese “conocimiento” ya no sea interesante, y aún menos necesario, para los niños.

raft_illustration_nick_counter

De acuerdo con el teórico y especialista en educación Tony Wagner, nuestra realidad exige una continua creatividad e innovación. Para las generaciones de nuestros padres lo más común y sencillo era buscar un trabajo y se les preparaba para eso. Sin embargo, las nuevas generaciones enfrentan una realidad muy distinta y, en la mayoría de los casos, tendrán que crear su propio empleo.

Para este especialista las compañías pueden enseñar a los empleados procesos, pero no son capaces de transmitir cómo pensar, tomar iniciativa y formular las preguntas correctas. En esta época es necesaria la habilidad de resolver problemas creativamente y agregar nuevas posibilidades a nuestro panorama existencial.

En sintonía con lo anterior, los profesores deberán imprimir a sus clases ingredientes tales como motivación, pasión y propósito. Si bien no dejarán de enseñarse los conceptos básicos sobre el conocimiento humano, nuestra realidad demanda la continua imaginación de escenarios nuevos e incluyentes. Comúnmente se dice que estamos, generacionalmente, ante la oportunidad de rediseñar los paradigmas que rigen nuestra realidad social. Pero lo más probable es que ya no se trata de una oportunidad, sino de una evidente obligación. Hoy tenemos que repensar nuestros modelos educativos, configurar nuestros propios empleos y, sobre todo, hacernos responsables de la latente construcción de la realidad, tanto individual como colectivamente.

Altruismo efectivo, o cuando los millonarios quieren salvar al mundo

Por: pijamasurf - 10/25/2015

El dinero parece ser la panacea para terminar con los problemas del mundo, ¿pero dónde invertir una suma obscena de dinero si queremos hacer un cambio real?

5474208473_d5674c2326_b

¿El dinero puede remediar los problemas que el capital ha creado? La pregunta es capciosa, pero necesaria. Si todo lo que hiciera falta para aliviar el hambre, la pobreza y la enfermedad del mundo fuera dinero, y si contáramos ya con ese dinero, ¿por dónde empezaríamos a salvar al mundo?

Dustin Moskovitz, uno de los fundadores de Facebook, y su esposa, Cari Tuna, fundaron Good Ventures, que planea salvar al mundo invirtiendo la fortuna que les ha legado la red social, aproximadamente unos 8.3 mil millones de dólares. A decir de Tuna, "queremos echarlo todo a nuestra fundación antes de morir, e idealmente mucho antes de morir". Fue por eso que la pareja unió fuerzas con otras asociaciones para crear el Open Philantropy Project, un club de millonarios que buscan salvar al mundo.

¿Pero dónde poner los millones? ¿Acabar de un plumazo con el hambre de África? ¿O mejor enseñar a todos los niños del mundo a escribir? ¿Qué tal comenzar con algo pequeño, como campañas de prevención para evitar enfermedades sexualmente transmisibles? ¿Y si mejor se lo damos todo a un buen proyecto para curar el cáncer? 

El problema --o el área de oportunidad, en la jerga de emprendedores de nuestra época-- es que el dinero no soluciona nada por sí mismo, si no se sabe aprovechar. El desafío que enfrenta Open Phil y asociaciones afines como GiveWell es el de determinar con métodos empíricos y/o científicos qué causas caritativas benefician más al mundo, lo cual parece ser la tarea del filantrocapitalismo del presente. Y el filantrocapitalismo crea maravillosos titulares y conmovedoras historias, como la de Mark Zuckerberg anunciando que va a donar 99% de sus acciones, lo que origina una nueva forma de publicidad: la del "buen millonario" que, muy al estilo cristiano, se desprende de sus posesiones para poner el ejemplo.

La corriente de pensamiento que se va fraguando en estas pláticas de millonarios lleva el pegajoso nombre de "altruismo efectivo": implica retomar las bases del positivismo para llegar a aplicaciones viables y concretas del capital disponible para hacer el mayor "bien". La tarea parece conceptualizarse como asunto de sobrevivencia: se trata de hacer un cambio tan radical en el presente que sea capaz de aumentar las posibilidades de sobrevivencia de la especie a gran escala en el futuro. La pregunta es: ¿beneficiamos un poco a muchas organizaciones altruistas o lo invertimos todo en una sola? 

Según los miembros de Open Phil, el problema en otros tiempos ha sido que los filántropos eligen sus "causas" basados en preferencias personales o motivaciones subjetivas. Fundar un museo con el nombre de un familiar fallecido es una bonita forma de honrar la memoria, pero si el objetivo es contribuir a la supervivencia de la especie, tal vez existan gestos de desaprobación. La base del altruismo efectivo consiste en una notoria investigación: en este documento pueden leerse cuántos y cuán variados son los frentes donde la sobrevivencia humana está en juego, desde reformas laborales y penales que ayuden a que la gente viva mejor, hasta atacar directamente el calentamiento global, ese gran enemigo de nuestra época.

Enfrentarnos, al menos teóricamente, a los problemas del mundo asumiendo que tenemos los recursos intelectuales y materiales suficientes para hacer un cambio no es solamente un paliativo para que algunos millonarios se sientan mejor consigo mismos: más allá de sus esfuerzos, éxitos y fracasos, nos lleva también a pensar cuál es el rol de los Estados-nación en la resolución de problemas concretos y en la garantía de supervivencia de la especie humana. Parece que hemos entrado en una fase del capitalismo donde son precisamente los capitalistas los que pueden tomar las funciones del Estado bajo su tutela subjetiva y exclusiva... ¿pero qué haríamos si estuviéramos en su lugar?