*

X

¿Puede existir una relación entre el ocultismo y la pornografía "dura"? (NSFW)

Por: pijamasurf - 10/06/2015

La magia y el porno "duro" tienen una relación más cercana de lo que podría pensarse desde el prejuicio de la sociedad con respecto a ambos temas
baph bailey jay

La estrella trans Bailey Jay con fondo de Baphomet en la representación de Eliphas Lévi

El sexo, entre muchas posibles definiciones, puede tomarse como un estado de conciencia alterada --una experiencia física del espíritu o un momento espiritual del cuerpo; en público o en privado, los seres humanos vamos por la vida a través de un cuerpo y una mente cuyas relaciones producen un efecto que llamamos realidad. Sin embargo, a menudo pasamos por alto la asociación entre la sexualidad sagrada y el ocultismo --esa zona de la exploración humana devota al aspecto ritual, simbólico y dinámico de eso que llamamos realidad. Alan Moore define la magia como un cambio en la conciencia propia o de los demás a través de un lenguaje: la palabra utilizada en la publicidad no es más que la inserción de imágenes de consumo en nuestra mente. La magia --especialmente en su vertiente KAOS-- suele utilizar el instante orgásmico para "cargar" de sentido un símbolo (sigil) producido con el fin expreso de ser la representación física de un deseo, para de ese modo hacerlo aparecer en la realidad. La pornografía dura parece estar en una liga por completo diferente de la magia, sin embargo en ella se dan cita aspectos que concilian la aparente inconsecuencia de la sexualidad sagrada y la transformación de la conciencia a través del lenguaje mágico, ambos aspectos problemáticos y parcialmente reprimidos en nuestra sociedad.

Jason Louv los llamó "pornomancers" en un artículo publicado en Vice. Son actores y actrices de la industria del entretenimiento para adultos quienes concilian la brecha entre sexo duro y espiritualidad marginal. Para la leyenda del porno de los 70, Annie Sprinkle, el trabajo sexual "está tan estigmatizado y marginalizado y perseguido que cualquier cosa que te ayude a lidiar con el estigma y las leyes estúpidas es necesario. Necesitamos aferrarnos a esas imágenes y arquetipos para lidiar con los prejuicios y el odio y el miedo de la sociedad".

Sin embargo, esa sociedad es la misma que aporta a la industria pornográfica 13 mil millones de dólares anualmente. Connor Habib es un experimentado actor de películas gay que describe lo que sucede frente a las cámaras como un pequeño ritual mágico, tanto dentro como fuera de la pantalla, para quienes participan en él como performers o como consumidores: "¿Qué ocurre cuando alguien mira una porno? Vemos una representación simbólica de sexo que nos excita, y tratamos a un símbolo como a un compañero sexual. Esto es muy del ocultismo".

Annie Sprinkle, la neo prostituta iluminada

Annie Sprinkle, la neoprostituta iluminada

No sólo eso, sino que lo oculto aporta una dimensión espiritual a una industria que Habib describe como rebelde a todo tipo de religión y saber espiritual, de donde la mayoría ha sido excluida toda su vida. Tal vez nadie entienda esto mejor que la estrella porno transexual Bailey Jay. Según sus propias palabras, en algún momento de su niñez decidió que no iba a pasar por la adolescencia y pubertad: nacido como hombre, comenzó a tomar estrógeno desde joven y se hizo un implante de senos. Hoy en día es una de las grandes estrellas trans, grabando desde su casa con su esposo y haciendo apariciones en diversos sitios web como columnista o comentadora. Esto le da la libertad de mantenerse al margen de las luchas intestinas de la industria porno, además de darle tiempo para dedicarse a la investigación de lo oculto (se define como bruja practicante):

Es genial no tener un trabajo de 9 a 5, pero la realidad es que el resto del mundo lo tiene. Así que te quedas en casa y eso es un lujo, pero después de un tiempo necesitas hablar con alguien. Se vuelve difícil. Se siente bien tener una relación con tu Dios... Tu conciencia, tu ángel guardián, tu espíritu guía, tu ser interior, como quieras llamarlo... Pienso que la gente que está presente y cómoda en sus cuerpos, que cuida de su cuerpo, que se masturba regularmente, sin vergüenza, sin nada enfermizo alrededor, cuando se miran en el espejo no creo que vean otra cosa que 'wow, este es mi cuerpo físico'... no pueden evitar sentirse bien. No puedes evitar agradecerle a Dios y querer hablar con Dios y darte cuenta de que hay algo más grande que tú.

Sprinkle, después de su paso por el porno en la época antes del SIDA, se volvió conferencista y terapeuta sexual. Probablemente existan pocas personas con una experiencia tan vasta de la sexualidad como ella, así como tan precisas para describir el controvertido "orgasmo kundalini", una manifestación tan poderosa y tan cercana a la vez que parece algo así como la panacea de muchos problemas sociales (que se podrían arreglar desnudos y en la cama). Sprinkle afirma:

El kundalini es un orgasmo de cuerpo completo. Incorpora todo el cuerpo: cada célula y poro y miembro de tu cuerpo está vibrando de electricidad. Yo lo tengo en la garganta y sólo grito, o lo siento en las manos como si estuvieran conectadas a la corriente eléctrica. Es una especie de transmisión de energía vital a través de todo el cuerpo. Los corredores pueden tenerlo, o la gente que hace danza en trance o algún deporte, incluso trotar. La gente que se encuentra en el momento. Los yoguis pueden tenerlo. Cuando estás en tu cuerpo, y realmente en el momento, y tu respiración y tu cuerpo, y te rindes a la fuerza vital, y viene a través de ti... Puede ser bajo, medio o alto --o salir por el techo.

Consejos de F. Scott Fitzgerald para jóvenes escritores

Por: pijamasurf - 10/06/2015

En una serie de cartas a su hija, F. Scott Fitzgerald comparte su visión de la escritura temprana como una expresión fundamentalmente emocional

Screen Shot 2015-10-06 at 10.15.58 PM

 

Muchos escritores reflexionan sobre su propio oficio. Para David Foster Wallace, la clave está en seguir divirtiéndose cuando se escribe. Para Henry Miller escribir es descubrir, y al igual que Murakami, apunta a la disciplina como vehículo fundamental para desarrollar las aptitudes necesarias. Susan Sontag entendió que la escritura era un ejercicio de autoexploración. Y, en este caso, para F. Scott Fitzgerald, el gran escritor de la “era del jazz”, la escritura parte principalmente de una necesidad emocional de expresión.

En una serie de cartas enviadas a su hija Frances, quien batallaba por hacerse escritora, Fitzgerald aconseja iniciarse extrayendo las experiencias más fuertes que se han tenido y extravasarlas a la página, más que encontrar giros estilísticos.

Debes vender tu corazón, tus reacciones más fuertes, no las pequeñas cosas que te tocan ligeramente, las pequeñas experiencias que dirías en la cena. Esto es especialmente cierto cuando empiezas a escribir, cuando aún no has desarrollado los trucos de las personas interesantes en las páginas, cuando no tienes las técnicas que tardan tiempo en aprenderse. Cuando, en pocas palabras, sólo tienes tus emociones que vender.

Esta es la experiencia de todos los escritores. Fue necesario para Dickens poner en Oliver Twist el resentimiento de su infancia siendo abusado y habiendo pasado hambre que tanto lo asedió. Las primeras historias de Ernest Hemingway en In Our Time fueron al fondo de todo lo que había conocido y sentido. En This Side of Paradise yo escribí sobre una relación amorosa que todavía sangraba, tan fresca como la herida en la piel de un hemofílico.

El amateur, viendo cómo el profesional, habiendo aprendido todo lo que tiene que aprender de la escritura, puede tomar cosas tan triviales como las reacciones superficiales de tres niñas sin carácter y convertirlas en astutas y encantadoras, piensa que puede hacer lo mismo. Pero el amateur sólo puede materializar su habilidad de transferir sus emociones a otra persona a través de un expediente radical y desesperado como arrancar tu primera historia trágica de amor y ponerla en las páginas para que las personas la vean.

MTE1ODA0OTcxNjI3Njc3MTk3

Fitzgerald era especialmente duro y sincero con su hija, sin regalar ningún falso elogio, acaso queriendo evitarle decepciones futuras, pero también intentando ayudarla con la verdad. La fuerza fundamental que creía necesaria para escribir provenía de las emociones, en una especie de gimnasia del corazón. Algo quizás un poco inesperado para un escritor que retrató el lujo y el manierismo de los “magníficos años 20”. Pero, en su obra, ciertamente corre esta veta subterráneamente a las fiestas y al glamour. Más allá del placer y las cosas bellas, está el trabajo duro.

Nadie nunca se convirtió en escritor sólo queriendo serlo. Si tienes algo que decir, lo que sea que sientas que nadie ha dicho antes, tienes que sentirlo tan desesperadamente en ti que encontrarás una forma de decirlo que nadie más ha encontrado antes, para que la cosa que tienes que decir y la forma en la que lo dices se fusionen en una sola materia –indisoluble, como si hubieran sido concebidas conjuntamente.

El matrimonio de forma y fondo, operado a través de la necesidad expresiva. El escritor se convierte en una especie de guerrero o soldado al servicio de sus propias emociones. Ya después podrá disfrutar de las mieles del lenguaje.