*

X

Oscuras ilustraciones de obras de Poe y Wilde cuestionan las costumbres de la época victoriana

Por: pijamasurf - 10/01/2015

Aubrey Beardsley realizó entre 1893 y 1894 una serie de ilustraciones poco convencionales y sumamente decadentes de la obra de teatro Salomé, de Oscar Wilde, y de cuatro cuentos de Edgar Allan Poe
Aubrey_Beardsley_-_Edgar_Poe_2

Ilustración: Aubrey Beardsley, "El gato negro"

Uno de los personajes más eruditos de la novela ¡Absalón, Absalón! de William Faulkner pinta un cuadro de una escena gótica comparándolo con un dibujo de Aubrey Beardsley. Al igual que Faulkner, Beardsley fue irresistiblemente atraído por "lo grotesco y lo erótico", como escribe The Paris Review, y su trabajo fue muy favorecido entre los poetas franceses y británicos de su tiempo. La apreciación del estilo modernista de Beardsley era algo más que la propia novela juvenil de Faulkner, sin embargo, Beardsley creó una estética gótica moderna que llegó a representar tanto el estilo art nouveau como el decadente, la literatura transgresora durante décadas por venir, presentando un desafío visual y seductor a la represión de la “respetabilidad” victoriana.

Beardsley era un esteta joven con una gran imaginación literaria. En su corta carrera (murió a la edad de 25 años) ilustró muchas de las obras de Edgar Allan Poe (antepasado de American Gothic), así como la famosa y escandalosa obra de teatro Salomé de Oscar Wilde, en 1893, ante la sorpresa de su autor, quien más tarde inscribe una copia ilustrada con las palabras: "Porque el único artista que, además de mí, sabe cuál es la Danza de los siete velos". 

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-85

La creación conjunta de Beardsley y Wilde abrazó lo macabro y cuestionó las normas sexuales victorianas. Después de una cancelación abrupta para la inauguración de Salomé, en Inglaterra, la edición ilustrada introdujo lectores británicos a los temas inquietantes de la obra. La Biblioteca Británica cita al crítico Peter Raby, quien argumenta, "Beardsley dio al texto de su primera verdadera representación pública y moderna, colocando con firmeza dentro de la década de 1890 una imagen preocupante para los elementos oscuros de la crueldad y el erotismo, así como de la ambigüedad deliberada y confusión de género, que se liberan de la obra de Wilde como si estuviera abriendo la caja de Pandora”.

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-84

 

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-89

La obra de Wilde fue ostensiblemente suspendida por su retrato de los personajes bíblicos, prohibidos en los escenarios de la época. Además, "tocó una fibra sensible", escribe Yelena Primorac en Victorian Web, con su "representación de la mujer en oposición extrema a la noción tradicional de virtuosa, pura, limpia y asexual feminidad con las que los victorianos se sentían cómodos viviendo".

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-91

Es difícil pensar en el texto de Wilde y las imágenes de Beardsley independientes uno del otro, esta colaboración se volvió tan estrechamente ligada que han sido identificados como uno solo por más de 100 años. Y sin embargo, los dibujos no siempre se corresponden con la narración. En su lugar, presentan un tipo de texto paralelo, densamente tejido, sí, con alusiones visuales y literarias, muchas de ellas extraídas de preocupaciones, como el simbolismo del cabello de las mujeres, por ejemplo, como un emblema de seducción amenazante de la sexualidad femenina sin restricciones. 

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-96

 

beardsley-aubrey-aubrey-B20139-97

Por otro lado, "cuatro ilustraciones de obras de Edgar Allan Poe fueron encargadas a Aubrey Beardsley por Herbert S. Stone and Company, en Chicago, en 1894 como elemento decorativo para una colección de varios volúmenes de las obras del autor", escribe el artista y diseñador John Coulthart. "El gato negro (la imagen del inicio de este artículo) es el más reproducido de ellas". El Literary Archive blog argumenta que "lo que las ilustraciones de Beardsley nos dicen es que las historias de Poe no son estáticas", al contrario:

Aubrey_Beardsley_-_Edgar_Poe_1

Aubrey_Beardsley_-_Edgar_Poe_3-669x1024 (1) Aubrey_Beardsley_-_Edgar_Poe_4-662x1024 (1)

El dispositivo que extrae sonido de cualquier objeto

Por: pijamasurf - 10/01/2015

Esta máquina genera sonidos al trazar con rayos láser la silueta tridimensional de objetos comunes

 smr-003

Dennis P. Paul, profesor de la Universidad de las Artes de Bremen, diseñó el “instrumento para la sonorización de cosas cotidianas”, que convierte la superficie de las cosas en frecuencias que podemos escuchar. Cualquier objeto puede ser sujetado a la máquina y comenzará a rotar, mientras un láser de alta precisión mide las ondulaciones de su superficie y las traduce a sonidos.

El proceso –como él lo describe en su página-- es “una mezcla de práctica, anticipación y serendipia”. Cualquier objeto que quepa entre los sujetadores de la máquina puede ser transformado en sonido: una planta, un helado derritiéndose (que cambia de canción mientras se deshace), un papel arrugado, una escultura, un libro abierto.

Aunque convertir objetos visuales a sonido no sea cosa nueva (ya antes existía scoreLight, que convertía pinturas en música), es la primera vez que una máquina mide objetos en tercera dimensión. 

Cada vez más, con la tecnología y la predominancia del mundo virtual, los objetos físicos van cobrando una suerte de vida emocional, sintomática, y al parecer también musical. La extrañeza y la distancia entre nosotros y las cosas se disuelven al poderlas oír. La pieza de Paul es una máquina traductora que permite un acercamiento afectivo, una intimidad con la materia inerte; una manera de escuchar, y quizá de hacer bailar, a los objetos mudos que nos rodean.