*

X

Investigadores reproducen 100 estudios científicos; más de la mitad arroja resultados diferentes

Por: pijamasurf - 10/19/2015

Un estudio válido debe ser aquel cuyos resultados puedan reproducirse o verificarse sin importar cuántas veces se haga. Sin embargo, esta premisa básica del método científico no parece ser una práctica real en las publicaciones científicas

> on July 5, 2010 in Berlin, Germany.

Un estudio publicado en Science Magazine trató de replicar 100 estudios publicados en revistas psicológicas especializadas. De estos, solamente 36% mostró resultados consistentes con los descubrimientos originales. Según los investigadores, reproducir los descubrimientos supuestamente encontrados no sólo debería ser parte de la práctica científica en todos los campos, sino que permitiría que la ciencia y los editores de publicaciones científicas no se dejen llevar por análisis de moda, los cuales a veces no pueden replicarse con éxito.

Más de 270 investigadores alrededor del mundo participaron en la recreación de los estudios, asesorados a menudo por los autores originales. Se dejaron fuera de la muestra unos 50 estudios más, para los que no se tenían las condiciones apropiadas de reproducibilidad. Discutieron los métodos y los detalles, tratando de comprender la investigación a fondo. Pero en muchas ocasiones encontraron que los factores culturales locales, las condiciones específicas de la primera investigación y una enorme cantidad de variables hacían imposible replicar los resultados originales.

Por ejemplo: al recrear un estudio sobre agresividad en Alemania, los investigadores de la reproducibilidad se dieron cuenta de que la percepción de agresividad en el trato social se mide con parámetros muy distintos que en Estados Unidos, donde la gente percibe como agresivas ciertas conductas que no lo serían para un alemán y viceversa.

A decir de los investigadores, "una gran porción de las reproducciones hechas mostraron evidencias mucho más débiles de los primeros descubrimientos, a pesar del uso de materiales proporcionados por los autores originales, de la revisión por adelantado de la fidelidad metodológica, y del alto poder estadístico de detectar el tamaño de los efectos originales".

En otras palabras, más de la mitad de las investigaciones que se trataron de replicar mostraron resultados diferentes a los publicados originalmente. Según los investigadores, esto se debe al hambre de novedad en la comunidad científica, innovaciones que, sin embargo, "pronto se vuelven noticias viejas". Y es que "la innovación indica rutas posibles; la reproducibilidad indica rutas probables, y el progreso depende de ambas". 

Las recomendaciones van encaminadas a generar nuevos mecanismos de verificación para aquello que supuestamente "ya sabemos que sabemos" y coloca un acento importante en la reproducibilidad de las evidencias científicas en lugar de darlas por sentado, con lo que verdades a medias serían tomadas como puntos de partida de futuros estudios. Es decir, la publicación en revistas científicas no es garantía de verdad absoluta, y un marco científico que comprenda y aplique esta evidencia dentro de sus propias prácticas permitirá que lo que leemos y aprendemos sea una verdad científica, en vez de una verdad simplemente "publicada en una revista científica".

Te podría interesar:

¿Evidencia de la existencia de aliens grises en un manual de ginecología de 1895?

Por: pijamasurf - 10/19/2015

Dibujos con escalofriante parecido a las descripciones de los aliens grises en un manual de ginecología de 1895 escrito por el obstetra y ginecólogo sueco Thure Brandt

20881327171_969ee2a08d_o

Los grises son un tipo de aliens también conocidos como “extraterrestres de Roswell”, que se definen por ser una de las formas de vida extraterrestre más conocidas en la actualidad.

Estos extraterrestres son comúnmente descritos por la ufología y las comunidades de la Nueva Era como seres cuasi antropomorfos, delgados, asexuados, de grandes ojos y de “piel” color gris que habitualmente visitan la Tierra desde planetas lejanos. Se sabe que estos aliens grises a veces secuestran a algunos seres humanos para llevar a cabo experimentos médicos y sondear sus cuerpos.

La idea de estas criaturas se enlaza con mayor frecuencia con el incidente UFO de Roswell en 1947 y la supuesta abducción alienígena de Betty y Barney Hill en 1961. Los ufólogos creen que hay al menos dos tipos diferentes de estos aliens grises.

En el libro El hombre del año un millón, de finales del siglo XIX, el escritor británico de ciencia ficción H. G. Wells describe a una humanidad transformada en una raza de seres de piel grisácea, raquíticos y cabezones. También habla de seres similares en su libro publicado en 1901 Los primeros hombres en la Luna; allí los seres nativos de la Luna (selenitas) son descritos como seres grises, con prominentes cabezas y ojos grandes y rasgados.

Si bien este tipo de seres existía en la cultura popular, incluyendo cómics y películas, es en la serie de ciencia ficción The Outer Limits donde se presenta a un grupo de personajes de aspecto grisáceo secuestrando a unas personas, esto el 10 de febrero de 1964, sólo 12 días antes de que se diera el primer reporte oficial de un encuentro con aliens grises. Los supuestos abducidos: Betty y Barney Hill.

Sin embargo, medio siglo antes de que los aliens grises echaran raíces en la conciencia popular, una serie de ilustraciones notables fueron publicadas en Die Heilgymnastik in der Gynaekologie: Und die Mechanische Behandlung von Erkrankungen des Uterus und Seiner Adnexe nach Thure Brandt, en 1895. El título, traducido del alemán como La fisioterapia en la ginecología y el tratamiento mecánico de las enfermedades del útero y sus apéndices por Thure Brandt es un manual de ejercicios ginecológicos escrito por el obstetra y ginecólogo sueco Thure Brandt.

Las ilustraciones de este texto tienen un parecido sorprendente con los aliens grises descritos por un sinnúmero de ufólogos y personas que aseguran haber tenido un encuentro cercano con alguno de estos seres. ¿Es sólo coincidencia? ¿Existen realmente estos extraterrestres? ¿Son en realidad, como algunos teorizan, una forma de la parálisis del sueño? ¿Un ginecólogo sueco de 1800 sabía algo sobre estos visitantes?

 headeraliengyno
20881324291_a08debb46f_o
20881324851_f33e0d5a74_o
20847835956_9e7dce9208_o
20687365999_6d24173447_o
20686049730_39492fd612_o
20686049330_51729b7552_o
20251519614_95768f3b0a_o
20686046060_33528afc04_o
20686047300_5061081c37_o
20686047680_d54369a5d4_o
20686048700_934ca8a42f_o
20881324411_949d778af8_o