*

X

Fotógrafo elimina móviles de fotografías para mostrar lo adictos que nos hemos vuelto

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/14/2015

El fotógrafo Eric Pickersgill realizó la serie fotográfica "Eliminado", que consiste en suprimir todos los dispositivos móviles de las fotos para mostrarnos una imagen escalofriante del presente
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-33

Imagen: Eric Pickersgill

 

Multitud, soledad: términos iguales y convertibles para el poeta activo y fecundo. El que no sabe poblar su soledad, tampoco sabe estar solo en una muchedumbre atareada.

Charles Baudelaire

 

La idea de familias, amigos o simplemente personas desconocidas sentadas en las mismas mesas sin convivir entre ellos, absortos en las pantallas de sus dispositivos móviles, es una desoladora imagen cada vez más recurrente.

El fotógrafo Eric Pickersgill se inspiró en una imagen similar para realizar la serie de fotografías titulada Eliminado. Pickersgill cuenta que la serie surgió cuando estaba en un restaurante donde había una familia sentada al lado suyo, y describe cómo el padre y sus dos hijas tenían sus teléfonos pero no hablaban entre sí. La madre también tenía su teléfono, sin embargo, decidió guardarlo y quedarse mirando fijamente por la ventana, “triste y sola en compañía de su familia”, describe Pickersgill. El padre miraba hacia arriba de vez en cuando para anunciar alguno de los “hallazgos” de la información que encontraba en línea, aunque nadie le respondía.

Me entristece el uso de la tecnología para la interacción a cambio de no interactuar. Esto nunca había sucedido antes y dudo que hayamos arañado la superficie del impacto social de esta nueva experiencia. La unión de las personas a sus dispositivos ha sido rápida e inalterable. La aplicación del dispositivo personal en la vida diaria ha hecho que algunas tareas tomen menos tiempo. A lo lejos, los lugares y las personas se sienten más cerca que nunca.

Sin embargo, de cerca, las personas se sienten lejos. He ahí la paradoja de la hipercomunicación.

A pesar de los evidentes beneficios con que estos avances en la tecnología han contribuido a la sociedad, las implicaciones sociales y físicas se están revelando lentamente. De forma similar a como la fotografía transforma la experiencia vivida en experiencia fotografiable, realizable y reproducible, los dispositivos personales están cambiando el comportamiento al mismo tiempo que se integran en el paisaje mediante la adopción de la forma de ser uno con el cuerpo. 

Estos dispositivos se han convertido velozmente en prótesis, nuevas extensiones de nuestro cuerpo. ¿Qué pasaría se las amputaran de nosotros? ¿Qué pasaría con ese nuevo miembro fantasma? 

portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-2
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-30
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-22
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-13
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-15
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-12
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-10
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-24
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-28
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-5
portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-9

portraits-holding-devices-removed-eric-pickersgill-1

 

Te podría interesar:

Robot humanoide consigue empleo como recepcionista

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/14/2015

La nueva era de la robótica social empieza a introducirse a la fuerza laboral

robot--620x349

Nadine es una robot que trabaja como recepcionista en la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur. Pese a su inquietante rostro humanoide, Nadine está programada para ser amable y hace un buen trabajo. Cuando alguien llega a la universidad, le da la bienvenida e incluso recuerda a las personas que han venido antes (y sus conversaciones pasadas); al saludar, sonríe, mira cálidamente a los ojos y puede estrechar la mano.

Nadine es la doppelgänger de la profesora Nadia Thalmann (de quien no sabemos si tenga pesadillas con su socia). Se considera que, en un futuro, robots sociales como Nadine podrán desempeñar el papel de asistentes personales en oficinas y hogares. También podrán acompañar a ancianos y a niños, simulando el contacto y el cuidado personal tan necesarios. Además, Nadine tiene la función de hacerse virtual y puede convertirse en una compañera o asistente virtual, ofreciendo oportunos recordatorios en una pantalla.

Este tipo de robots funcionan con un software similar al de Siri y tienen su propia personalidad, estado de ánimo y emociones, aunque suponemos que con una gama reducida y predecible. 

El rostro de Nadine quiere insinuar una sonrisa pero, al parecer, en 2015 se sigue adivinando cierta tristeza en los replicantes.