*

X

El dispositivo que extrae sonido de cualquier objeto

Por: pijamasurf - 10/04/2015

Esta máquina genera sonidos al trazar con rayos láser la silueta tridimensional de objetos comunes

 smr-003

Dennis P. Paul, profesor de la Universidad de las Artes de Bremen, diseñó el “instrumento para la sonorización de cosas cotidianas”, que convierte la superficie de las cosas en frecuencias que podemos escuchar. Cualquier objeto puede ser sujetado a la máquina y comenzará a rotar, mientras un láser de alta precisión mide las ondulaciones de su superficie y las traduce a sonidos.

El proceso –como él lo describe en su página-- es “una mezcla de práctica, anticipación y serendipia”. Cualquier objeto que quepa entre los sujetadores de la máquina puede ser transformado en sonido: una planta, un helado derritiéndose (que cambia de canción mientras se deshace), un papel arrugado, una escultura, un libro abierto.

Aunque convertir objetos visuales a sonido no sea cosa nueva (ya antes existía scoreLight, que convertía pinturas en música), es la primera vez que una máquina mide objetos en tercera dimensión. 

Cada vez más, con la tecnología y la predominancia del mundo virtual, los objetos físicos van cobrando una suerte de vida emocional, sintomática, y al parecer también musical. La extrañeza y la distancia entre nosotros y las cosas se disuelven al poderlas oír. La pieza de Paul es una máquina traductora que permite un acercamiento afectivo, una intimidad con la materia inerte; una manera de escuchar, y quizá de hacer bailar, a los objetos mudos que nos rodean. 

Te podría interesar:

Princesas de Disney reimaginadas como hot dogs

Por: pijamasurf - 10/04/2015

Mediante un acto de transmutación lúdica, tus próximos hot dogs podrían ser épicas princesas

Princess1

La lógica te llevará de A a B.

La imaginación te llevara a cualquier lugar posible. 

Albert Einstein

 

La imaginación es un vehículo que avanza con la vivacidad de la efervescencia y la gracia del ballet. Una herramienta que como bien advertían Einstein, Blake y muchos otros, sencillamente no tiene límites. Y aunque parezca una broma, el ejemplo que a continuación les presentamos es una risueña prueba de que la capacidad de proyectar posibilidades distintas, combinada con un poco de creatividad para materializar dichas posibilidades, puede alcanzar, a su favor, los tintes más improbables. 

¿Y si trasladamos a las princesas de Disney, esos iconos de la entonación infantil, a una medialuna de pan y las materializamos en forma de salchicha adornada? Pueden Rapunzel, la Sirenita o Pocahontas ser hot dogs? Claro. Con sencillos ingredientes y procedimientos, más un poco de confianza en nosotros mismos y favoreciendo el espíritu lúdico que en todos nosotros yace, tus hot dogs serán verdaderas princesas.

Aquí se describe paso a paso cómo consumar este acto de transmutación que hará más divertida tu próxima degustación de "perros calientes" y, de paso, rendirá tributo a una de las cualidades humanas más fascinantes.