*

X

Basura como joyas: tribus de Etiopía transforman la basura en adornos corporales (FOTOS)

Arte

Por: Alejandro Albarrán - 10/01/2015

Algunas tribus del valle de Omo, en Etiopía, utilizan las corcholatas y distinta basura para crear adornos corporales como collares, tocados para el cabello e incluso pelucas
recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-12

Imagen: Eric Lafforgue

 

Todo el discurso sobre las necesidades se basa en una antropología ingenua: la de la propensión natural del ser humano a la felicidad. La felicidad, inscrita en letras de fuego detrás de la más trivial publicidad de unas vacaciones en las Canarias o de unas sales de baño, es la referencia absoluta de la sociedad de consumo: es propiamente el equivalente de la salvación. Pero, ¿cuál es esa felicidad cuya búsqueda atormenta a la civilización moderna con semejante fuerza ideológica?

Jean Baudrillard

 

La idea de que la basura de un hombre puede ser el tesoro de otro hombre es un dicho que aplica a las tribus del valle del Omo, en Etiopía, quienes utilizan basura como relojes rotos y corcholatas oxidadas para crear bellos tocados y pelucas de moda.

El hiperconsumo y la hiperproducción humanos son agresivos y violentan nuestro entorno, lo violentan hasta el punto de modificarlo, de modificar nuestro paisaje y su concepción de naturaleza. En lugar de flores, corcholatas inundando los contornos de un paisaje desolado; en lugar de listones, pedazos de metal oxidados colgando del cabello, el mundo como un espejo: el basurero de nosotros mismos, o mejor dicho, de lo que queremos ser: el basurero de nuestras múltiples e insaciables necesidades. El basurero de nuestra necesidad de ser dentro del mundo.

En su ensayo “Elogio de la profanación”, Giorgio Agamben habla sobre la idea de profanación como medio para restituir a un objeto su uso común entre los hombres, en ese sentido, un objeto resignificado perderá (junto con su semántica) su valor y le será restituido otro por medio del juego (algo parecido también pasa con el arte conceptual). En su ensayo, Agamben dice:

Esto significa que el juego libera y aparta a la humanidad de la esfera de lo sagrado, pero sin abolirla simplemente. El uso al cual es restituido lo sagrado es un uso especial, que no coincide con el consumo utilitario. La “profanación” del juego no atañe, en efecto, sólo a la esfera religiosa. Los niños, que juegan con cualquier trasto viejo que encuentran, transforman en juguete aun aquello que pertenece a la esfera de la economía, de la guerra, del derecho y de las otras actividades que estamos acostumbrados a considerar como serias. Un automóvil, un arma de fuego, un contrato jurídico se transforman de golpe en juguetes.    

Así, los montes de basura de la hiperproducción capitalista son transformados de golpe en adornos para el cuerpo en el valle del Omo. Lo que antes era perecedero y había sido "despojado" totalmente de su uso (del fin para el que fue creado) de pronto es recontextualizado, cuestionando y resignificando su permanencia, su uso y su valor. Si la basura violenta un entorno, entonces habrá que resignificar a la basura y por medio de ella la percepción de dicho entorno, como lo hacen estas tribus africanas. 

El valle bajo del Omo o simplemente valle del Omo es uno de los conjuntos de yacimientos paleontológicos más importantes de África, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1980. El valle del Omo es el hogar de numerosas tribus, sin embargo, el fotógrafo francés Eric Lafforgue, el autor de este impresionante registro fotográfico, pasó más tiempo con los Bana, Dassanech y Mursi.

Lamentablemente la civilización moderna acecha, lenta y peligrosamente, el valle del Omo y el avance de la tecnología occidental no se queda atrás. Con la finalización de una presa hidroeléctrica río abajo, muchas tribus perderán sus tierras ancestrales y se verán obligadas a reasentarse en los entornos modernos, el paisaje será totalmente modificado y se volverá muy difícil resignificarlo todo. 

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-30

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-32

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-33

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-4

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-6

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-7 (1)

 

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-8

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-11

 

 

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-15

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-19

recycled-headwear-trash-jewelry-omo-valley-tribes-ethiopia-eric-lafforgue-20

 

Twitter del autor: @tplimitrofe
Te podría interesar:

Artista coloca más de mil gemas en pisos, paredes y personas para crear mandalas gigantes (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 10/01/2015

La artista Suzan Drummen crea instalaciones de arte expandido utilizando miles de diminutos cristales, entre otros objetos brillantes, para crear grandes diseños semejantes a mandalas

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-17

Suzan Drummen es una artista con sede en los Países Bajos que crea instalaciones de arte expandido utilizando miles de diminutos cristales deslumbrantes, entre otros objetos brillantes, para crear grandes mandalas y diseños textiles.

Mandala es un término hindú que se emplea para designar a un círculo. Como dice Juan Eduardo Cirlot en su Diccionario de símbolos:

Son una forma de Yantra (instrumento, medio, emblema), diagramas geométricos rituales, algunos de los cuales se hallan en concreta correspondencia con un atributo divino determinado o una forma de encantamiento (mantra) de la que vienen a ser la cristalización visual. Según Sch. Cammann, fueron introducidos en el Tíbet desde la India por el gran gurú Padma Sambhava (siglo VIII a. C.). 

Sorprendentemente, Drummen no utiliza un plan previo para crear sus obras: "Nunca tengo un plan. El sitio específico me guía", dice la artista. "Compruebo la luz, la ruta de los visitantes, los colores, la altura, etc., sobre el terreno. Todo el ambiente realmente me guía. Cada espacio requiere algo más y la instalación crece lentamente".

El objetivo de Drummen es confrontar al espectador: "desde la distancia [las figuras] parecen claras y ordenadas, sin embargo, en una inspección más cercana los ojos se desorientan por los demasiados detalles y los estímulos visuales. Es el momento de explorar estos mandalas cristalinos una y otra vez". La percepción visual es desafiante.

Drummen utiliza alfileres para fijar el cristal, metal cromado, piedras preciosas, espejos y vidrio óptico para crear estas hermosas estructuras, disponiendo todos estos objetos libremente sobre el suelo.

 kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-19

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-15

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-14

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-12

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-10

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-5

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-3

 

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-2

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-9

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-8

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-7

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-6

kaleidoscope-crystal-jewel-floor-art-suzan-drummen-1