*

X

Asombrosos collages de ciencia ficción (FOTOS)

Por: pijamasurf - 10/31/2015

Mediante collages, el artista Trash Riot crea asombrosas escenas imposibles en esta realidad

trashriot0

Afuera, brillaba el inmenso cielo azul de Marte, caluroso y tranquilo como las aguas cálidas y profundas de un océano. El desierto marciano se tostaba como una prehistórica vasija de barro. El calor crecía en temblorosas oleadas. Un cohete pequeño yacía en la cima de una colina próxima y las huellas de unas pisadas unían la puerta del cohete con la casa de piedra.

Ray Bradbury, Crónicas marcianas

 

La ciencia ficción nos permite pensar, inventar y ver sociedades muy distintas a las que hay en el presente o a las que hubo en el pasado. No se trata sólo del futuro, es decir, hay ciencia ficción que describe un presente, pero muy distinto al que conocemos. Tal vez la tecnología avanzada y las nuevas razas o seres con los que convivimos sean uno de los rasgos comunes en la ciencia ficción. Muchos de los grandes autores de este género han sido parteaguas para avances tecnológicos. Incluso, la ciencia ficción ha pensado antes que la robótica en leyes morales sobre las máquinas creadas por el humano, como en el caso de las tres leyes de la robótica creadas por Asimov.  

Es envidiable la visión que pueden tener algunos artistas acerca de mundos posibles (muy diferentes al nuestro) o de futuros o lugares totalmente inesperados. Esto sucede con las imágenes creadas por el artista del collage Trash Riot, un hacedor de imágenes prolífico que imprime un sello particular retrofuturista.

Sobre la ciencia ficción, Philip Dick dice que:

Tenemos un mundo ficticio; este es el primer paso... Es nuestro mundo desfigurado por el esfuerzo mental del autor, nuestro mundo transformado en otro que no existe o que aún no existe. Este mundo debe diferenciarse del real al menos en un aspecto que debe ser suficiente para dar lugar a acontecimientos que no ocurren en nuestra sociedad o en cualquier otra sociedad del presente o del pasado. Una idea coherente debe fluir en esta desfiguración; quiero decir, que la desfiguración ha de ser conceptual, no trivial o extravagante... Esta es la esencia de la ciencia ficción, la desfiguración conceptual que, desde el interior de la sociedad, origina una nueva sociedad imaginada en la mente del autor, plasmada en letra impresa y capaz de actuar como un mazazo en la frente del lector, lo que llamamos el shock del no reconocimiento. Él sabe que la lectura no se refiere a su mundo real.

Aquí podemos disfrutar de estos mundos ficticios y posibles gracias a la gran capacidad técnica e imaginación de Trash Riot:

trashriot72

 

trashriot0

trashriot62

trashriot32

trashriot22

trashriot12

trashriot52

trashriot42
Si deseas tener plasmada alguna de sus imágenes en playeras, pantalones, etc., puedes ir aquí.

Así se siente morir por la picadura de una serpiente venenosa

Por: pijamasurf - 10/31/2015

La extraordinaria historia de un científico que documentó sus síntomas tras ser mordido por una de las serpientes más venenosas del mundo

snakebitediary

¿Cómo reaccionaría una persona "común y corriente" frente a la mordedura de una serpiente? Probablemente con miedo, pánico y una carrera frenética a los servicios de emergencia. Pero en 1957 uno de los herpetólogos más capaces de su tiempo, el doctor Karl P. Schmidt, reaccionó de una manera muy distinta al ser mordido por una serpiente venenosa.

Se trataba de un ejemplar de la serpiente boomslang (Dispholidus typus) que su colega Marlin Perkins, director del Zoológico de Lincoln, le envió a su laboratorio para identificación. Schmidt no tuvo problema en catalogarla como miembro de la familia de las colubridae, serpientes con pequeños colmillos ubicados en la parte posterior del maxilar superior. Las colubridae, como sabía Schmidt, no suelen ser especialmente venenosas --pero toda su experiencia manejando serpientes mortíferas pudo ser precisamente la causa por la que no tuviera suficiente cuidado al manipular a la boomslang, que es la más letal de la familia, por lo que tampoco buscó ayuda médica cuando la pequeña serpiente le hincó los colmillos en la mano.

Después de todo, Schmidt sabía que el antídoto para la boomslang sólo se producía en África, por lo que dedicó las últimas 15 horas de su vida a detallar en su diario los síntomas que identificaba en él: náusea, mareo y ligero sangrado en las encías y la nariz, además de somnolencia. 

Entre 1 y 5 millones de personas sufren mordeduras cada año, aunque sólo 1/5 parte de esa cifra resulta en muertes. Sin duda esa cantidad era mucho mayor en 1957, cuando la hemotoxina de la boomslang ejercía todo su mortífero poder sobre el cuerpo de las víctimas: esta toxina inhabilita la coagulación de la sangre, por lo que la muerte se produce a causa de lentas hemorragias internas y externas. Debido a la lentitud con que aparecen los síntomas, la víctima puede creer que el veneno no es letal, como le ocurrió a Schmidt, quien murió el 26 de septiembre de aquel año, dejando tres detalladas páginas en su diario que dan cuenta de su compromiso con la ciencia.

Aquí una pequeña cápsula en inglés con algunas imágenes del diario de Schmidt, así como de los periódicos que recogieron la noticia.