*

X

Xenotexto: un poema en una secuencia de ADN incrustado en el genoma de una bacteria

Por: pijamasurf - 09/29/2015

El poeta canadiense Christian Bök se ha esforzado por escribir un verso corto acerca del lenguaje y la genética, por lo cual utiliza un “alfabeto químico” para traducir un poema en una secuencia de ADN para su consecuente incrustación en el genoma de una bacteria
xenotext-cover

Imagen: John Goode, “DNA”

 

Pensadores tan diversos como Pak Wong, un experto en cibernética, Eduardo Kac, un artista multimedia y Paul Davies, un experto astrónomo, han empezado a especular que ahora los científicos tienen incluso la posibilidad de almacenar información mediante la codificación de información textual en los nucleoides genéticos, para crear “mensajes” hechos de ADN —mensajes que podrían ser implantados, como genes, dentro de células, donde estos mensajes persistirán, inalterables y completos, a través de una miríada de ciclos de mitosis, para ser preservados y recuperados más tarde para su decodificación.

Wong, por ejemplo, ha cifrado la letra de “Its a Small World After All”, y almacenó el texto en una secuencia de ADN dentro de una bacteria llamada Deinococcus radiodurans —una bacteria muy resistente a los ambientes inhóspitos. El argumento de Wong es que en un mundo de medios de comunicación tan frágiles y limitados para su almacenamiento, el ADN nos brinda una oportunidad para preservar nuestro legado cultural en contra de catástrofes planetarias: “los organismos en la Tierra han estado por cientos de millones de años y representan excelentes candidatos para la protección fundamental de la información para generaciones futuras”.

Kac también ha utilizado un proceso genético de cifrado en su obra de arte llamada Génesis —un proyecto que intenta mostrar que “los procesos biológicos ahora son escriturales”. Kad codifica un verso pequeño de la Biblia en una secuencia de ADN que luego incrusta en un microbio, y expone el germen a una dosis de radiación mutagénica. Kac sugiere que al “editar” dicho texto a través de la mutación podemos albergar un mensaje aleatorio y sin guía en una forma más innovadora, en vez de aceptar el pasaje dominante y bíblico en su última forma heredada.

Davies ha ido más lejos al proponer una especulación extravagante: sugiere que en vez de una antena de radio o en vez de grandes naves atravesando grandes distancias, los alienígenas podrían haber codificado un mensaje en ADN para comunicarse con nosotros y haber enviado una legión de pequeños y baratos convoyes —máquinas autosustentables y autocopiables que perpetúan la información por eones en contra de peligros desconocidos: “afortunadamente, tales máquinas ya existen”, y “se llaman células vivas”.

Todos ellos han sugerido en qué medida el alcance bioquímico de los seres vivos se ha convertido en un sustrato potencial de inscripción. No es simplemente un “código” que gobierna tanto el desarrollo del organismo como el mantenimiento de sus funciones; el genoma podría convertirse en un “vector” para modos hasta ahora inimaginados de innovación artística y expresión cultural. En un futuro, la genética le prestaría un dimensión literaria a la biología, otorgándole a cada genético el poder de convertirse en un poeta en el medio de la vida.  

xenotext

El proyecto Xenotexto fue un intento de 9 años para crear un ejemplo de “poesía viva”. El poeta experimental canadiense Christian Bök se ha esforzado por escribir un verso corto acerca del lenguaje y la genética, por lo cual utiliza un “alfabeto químico” para traducir un poema en una secuencia de ADN para su consecuente incrustación en el genoma de una bacteria (en este caso el mismo microbio antes mencionado, Deinococcus radiodurans —un extremófilo, capaz de supervivencia sin mutación en los ambientes más hostiles, incluso el vacío interestelar).

Cuando el poema sea traducido al gen y luego integrado en una célula, va a componer una serie de reglas para que el organismo manufacture como respuesta una proteína benigna —una proteína que, de acuerdo con el alfabeto químico original, será en sí otro texto. Christian Bök está en efecto inventando una forma de vida para que se convierta no sólo en un medio de almacenamiento, sino también en una máquina funcional para la escritura de un poema —una que sobreviva en el planeta incluso después de la muerte del Sol.

Xenotext2

Muchos en el medio han estado pacientemente observando a Bök durante la mayor parte de la última década, mientras elabora su peculiar odisea hacia un reino al que pocos fuera de la ciencia se atreverían a indagar. Bök es un poeta que tiene una fijación por las estructuras como formas, en vez de las formas como estructuras, y la creación de esta nueva sintaxis que puede ser utilizada no sólo para adentrarnos en la artesanía del lenguaje sino en lo que esto entraña al momento de significar.

Este tipo de experimentación da pie a especulaciones sobre cómo funcionaría la creación después de la humanidad, una hazaña que mezcla la mitología de Virgilio con lo que Bök concibe como una mitología o una religión del presente —esa del Partenón de la ciencia como padrón hegemónico. Sin embargo esta exploración, este “desenredo” de la naturaleza de los  misterios de la vida, la muerte y la creación toma aquí una nueva faceta: el escritor crea, es creado pero, al mismo tiempo, no tiene un potencial infinito para la creación.

La última sección (“Alpha Helix”) de su primer reporte, “El Xenotexto, Libro 1”, es un “catálogo del delirio”. Nos ofrece una vía fuera de ciclo sin poder, que la idea previa crea. De muchas maneras, no es un catálogo, sino una bendición que exhorta al lector a examinarse: “cualquier cosa que vive debe escribir. Debe luchar para dejar una huella en las égoglas y las geórgicas que ya han sido escritas para nosotros por un lexicógrafo ancestral. Debe realinear cada estructura de átomos en una cadena de palabras”. En vez de darnos una sentencia de muerte, el fin último de nuestra especie y nuestra creación, Bök nos provee con una nueva forma de creación: al entrar al centro de la vida a través de su lenguaje y su vocabulario, asegura al lector que hay seguridad y promesa en su envergadura escribiendo hebras de vida, metáforas que son “una cuerda floja que atraviesa todos los abismos… no tengas miedo al deshilarla”.

Te podría interesar:
En su libro “Why I am not Enligthened”, Eliezer Sobel explora la ilusión fundamental de querer iluminarse

 Screen Shot 2015-09-29 at 11.33.48 AM

La proliferación de las enseñanzas espirituales y de todo tipo de disciplinas, literatura y demás parafernalia que abunda hoy en día, hace que sea muy fácil que las personas crean que se encuentran en el “camino a la iluminación”. El abuso de la terminología propia de lo “espiritual”, ha llevado a Eliezer Sobel a escribir un libro cuya máxima virtud es la honestidad, Why I am not Enligthened, en el que examina, desde su propia experiencia de 30 años buscando “la iluminación”, los requerimientos de una práctica espiritual sincera. La conclusión a la que llega es desgarradora: en realidad no quería iluminarse. No lo quería él ni la mayoría de todas las personas que sueñan o ansían este mítico despertar. Iluminarse requiere de un compromiso y una decisión total, sin medias tintas, que simplemente muy pocas personas tienen. Pero saber esto, que en realidad cuando nos iniciamos en el camino espiritual no queremos iluminarnos, es en sí mismo un conocimiento que enriquece la existencia. Además de algo que nos puede ahorrar decenas de años y problemas.

Sobel relata una serie de historias y parábolas que ilustran poderosamente por qué la iluminación está más lejos de lo que parece.

Un hombre se acerca a un maestro zen y le pide que le muestre el sendero a la iluminación. El maestro responde, “Bien, sígueme”, se levanta y  lleva al hombre a un río cercano y hacia adentro del agua. Sin previo aviso, el maestro obliga la cabeza del hombre debajo del agua y la sostiene ahí mientras lucha violentamente por su vida, hasta que hasta a punto de morir. Finalmente el maestro saca la cabeza del hombre, buscando el aliento, y dice, “Cuando quieras iluminarte tanto como querías respirar justo ahora, entonces regresa a verme".

La pregunta aquí es evidente, ¿realmente quieres iluminarte tanto como querrías respirar en una situación de vida o muerte? Y es que un logro extraordinario requiere constantemente un deseo extraordinario. Dentro del budismo zen se encuentran muchas historias similares: 

En  la Antigua China se dice que Hui-ka una vez fue a la cueva de Bodhidharma y esperó a que el monje lo aceptara como estudiante. Después de  aguardar ahí por muchos días sin señal del maestro, empezó a nevar. Cuando la nieve llegaba a la cintura de Hui, Bodhidharma finalmente salió y le preguntó, "¿qué es lo que quieres?".

"Mi mente no está tranquila", replicó Hui.

"El Camino es largo y difícil", dijo el monje, despachándolo.

Hui tomó su espada y se cortó el brazo izquierdo y se lo dio al maestro, así fue aceptado. 

O la de un monje que fue amenazado por un samurai con la punta de su espada:

"¿No sabes quién soy? Soy alguien que te puede cortar la cabeza sin pensarlo dos veces o parpadear”.

A lo que el temerario maestro respondió, sin perder la compostura “Yo soy alguien que podría ofrecerte mi cabeza para que la cortes sin pensarlo dos veces o parpadear".

El mensaje de Sobel es muy claro, la iluminación, escapar de la rueda de la vida y la muerte, no es algo casual que puede ocurrirle a cualquier turista espiritual, sólo porque toma sustancias psicodélicas, hace yoga, canta mantras o tiene pensamientos positivos. Es algo que quizás podría ocurrir, pero sólo para aquellos que están dispuestos a sacrificarlo todo, incluyendo la vida misma.

Si bien esto explica por qué no te has iluminado, también abre la posibilidad de relajarse y disfrutar la vida, el aire, la familia. Sin esa falsa presión de pretender ser o querer ser un iluminado.

 

Twitter del autor: @alepholo