*

X

¿Quieres asustarte un poco? Descubre con esta herramienta cuánto sabe Facebook de ti

Por: pijamasurf - 09/09/2015

Likear, comentar y compartir contenido son acciones en apariencia elementales que, sin embargo, revelan más información sobre nosotros de la que suponemos
14697904421_d353582ae4_b

Imagen: Bhupinder Nayyar (Flickr)

Todos los días, en distintos momentos del día, millones de personas utilizan Facebook, sin duda la red social más popular de nuestro tiempo. Sus usuarios activos se calculan (hasta marzo de este año), en 1.18 mil millones de personas, casi 17% de la población mundial actual. Todo el día, en distintos momentos del día, desde hace casi 10 años.

Desde el punto de vista individual, la actividad en Facebook podría parecer banal y quizá hasta inocente. El usuario publica un comentario sobre su estado de ánimo o sobre algún suceso del lugar donde vive, hace saber a sus amigos que está atorado en un embotellamiento vehicular o comparte el video de la canción que no puede dejar de escuchar en ese momento. Da like a publicaciones similares, comenta, actualiza su foto de perfil, felicita a alguien por su cumpleaños y un largo, nutrido y, se creería, trivial etcétera.

Sin embargo, en un ejercicio de perspectiva que nos sacara de dicho individualismo miope podríamos, por un lado, darnos cuenta de que quizá las acciones anodinas de una o dos personas son insignificantes, pero cuando son tantas como las de los usuarios activos de Facebook, al menos son para mirarse con más detenimiento.

Por otro lado, por más que visto así, masivamente, la actividad en Facebook nos parezca una feria de vanidades, cada una de esas interacciones es como una pequeña cifra de la subjetividad de quien la realizó. Siempre, en las decisiones que tomamos está volcado lo que somos, nuestras creencias, nuestras aversiones, las cosas que nos gustan y, por eliminación, las que nos desagradan. Por eso dar un like no es, inocentemente, sólo dar un like.

En Facebook se sabe esto. Se sabe que, hasta cierto punto, la naturaleza humana es reductible a un algoritmo, comprensible por medio de estadísticas y modelos de predicción. Que un diagrama de flujo puede trazar, con un grado aceptable de precisión, el curso que seguirá una vida. Que la información, organizada, se transforma en conocimiento –y este, orientado, en poder.

¿Qué tanto puede saber Facebook de ti tomando en cuenta tu actividad en la red social? Esa es la pregunta que responde la herramienta Apply Magic Sauce, desarrollada por el Psychometrics Centre de la Universidad de Cambridge. Además de datos básicos como edad o género, la predicción arrojada incluye tendencias de personalidad y políticas, satisfacción con la propia vida, nivel de inteligencia, orientación sexual y religiosa, nivel educativo e incluso situación sentimental, todo basado en ese cúmulo de likes, comentarios y contenido compartido.

La herramienta se encuentra disponible en este enlace y sin duda es un buen recurso para darnos cuenta de todo aquello, personal, que estamos tributando voluntaria aunque quizá no conscientemente a Facebook.

Te podría interesar:

Este hilarante comercial de sandwiches se mofa de lo que le ha ocurrido a Burning Man (VIDEO)

Por: pijamasurf - 09/09/2015

Los chicos de "The Maze Runner" llegan a Burning Man

Los que fueron a Burning Man hace algunos años coinciden en que este festival/ciudad/utopía/fantasía psicodélica era algo único y permitía creer en un mundo libre de la influencia nefanda del capitalismo y el materialismo rampante. Ahora parece haber cierta coincidencia, al menos entre los viejos burners, en que el festival empieza a ser cooptado por ejecutivos de Silicon Valley, celebridades, coolhunters y un público en general que busca fáciles epifanías tomando drogas o llegando a los límites de la moda, para luego convertirlas en ideas de negocio y en dinero. Publicamos aquí hace unas semanas la crítica de Daniel Pinchbeck al festival, explicando por qué considera que Burning Man está perdiendo su esencia.

Este giro en el Zeitgeist ha sido también rápidamente aprovechado por los medios y las marcas --ahora lo cool es criticar a Burning Man. Dicho eso, este comercial es ciertamente hilarante. Imagina lo que ocurriría si el elenco de The Maze Runner aterrizara en la playa de Burning Man. A la manera de un spoof de Saturday Night Live, se teje una narrativa en la que descubrimos después que se trata de un comercial de sandwiches (puesto que las corporaciones y la mentalidad consumista han permeado ya todo el espacio, incluyendo Burning Man, que era una "zona temporalmente autónoma"). Vemos aquí lo que ocurre cuando lo épico se vuelve cheesy (literalmente, un emparedado con queso en el desierto cósmico de BlackRock).