*

X

Monstruos medievales: los seres que viven bajo nuestros pies y bajo la tierra (VIDEO)

Por: pijamasurf - 09/29/2015

Impresionante video realizado con una cámara de cine digital Super35 y una Canon 7D para retratar el pequeño mundo de los escarabajos, libélulas y demás insectos
Medieval Monsters

Imagen: youtube.com

Muchos conocen ya el famoso inicio de “La metamorfosis” de Franz Kafka, que dice así:

Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura, y en forma de caparazón y, al levantar un poco la cabeza veía un vientre abombado, parduzco, dividido por partes duras en forma de arco, sobre cuya protuberancia apenas podía mantenerse el cobertor, a punto ya de resbalar al suelo. Sus muchas patas, ridículamente pequeñas en comparación con el resto de su tamaño, le vibraban desamparadas ante los ojos.

En este video, plagado de posibles Gregorios Samsa, narrado por Phil Reynolds, aparece una parte de los miles de millones de pequeñas bestias que yacen bajo nuestros pies y bajo la tierra en el New Forest y que son sumamente desconocidos para nosotros.

En este espectacular video titulado Medieval monsters podemos ver escarabajos, insectos, libélulas, y la ley de un paisaje sin ser explorado y visto detenidamente, todo gracias a una cámara de cine digital Super35 y una Canon 7D.

 

Te podría interesar:

Suecia adoptará jornadas laborales de 6 horas

Por: pijamasurf - 09/29/2015

Las jornadas más largas no son necesariamente más productivas. ¿Hasta cuándo nuestra cultura laboral seguirá defendiendo las "horas nalga", que a la larga producen más enfermedades que beneficios para las empresas?

Frustrated_man_at_a_desk_(cropped)

La jornada laboral de 8 horas fue en su momento un avance en cuanto a calidad de vida, tomando en cuenta que los obreros y campesinos solían trabajar de sol a sol, de 12 a 14 horas, sin ninguna prestación laboral. Sin embargo, la tecnología ha servido para facilitar la producción y hacer que el trabajo se sienta menos como una esclavitud. A pesar de eso, el oficinista promedio trabaja alrededor de 50 horas a la semana, no solamente en su oficina sino también en la casa. Un estudio publicado el mes pasado observó a 600 mil personas que trabajan más de 50 horas a la semana y determinó que tienen 33% más de riesgo de sufrir enfermedades cardíacas que aquellos que trabajan menos de 40 horas a la semana.

Es por eso que muchos países de primer mundo, como Suiza o Suecia, están cambiando los paradigmas laborales en favor de estilos de vida más relajados para sus trabajadores. Compañías como la desarrolladora de apps Filimundus, con sede en Estocolmo, se han embarcado en experimentos radicales para mantener la productividad con jornadas laborales de 6 horas al día. No son los únicos, pero sí son parte de una tendencia que comienza a ganar tracción.

Linus Feldt, CEO de Filimundus, piensa que "una jornada laboral de 8 horas no es tan efectiva como podría pensarse. Estar concentrado en una tarea específica por 8 horas es un gran reto. Para lidiar con eso, mezclamos cosas y pausas para hacer la jornada más llevadera. Al mismo tiempo, la tenemos difícil para llevar nuestra vida privada fuera del trabajo".

Desde el año pasado, Filimundus cambió su esquema laboral a una jornada de 6 horas; a decir de Feldt, "queremos pasar más tiempo con nuestras familias, queremos aprender nuevas cosas o hacer más ejercicio. Quise ver si había una forma de mezclar estas cosas".

Tal vez en nuestro contexto tercermundista no sea tan fácil pasar tanto tiempo fuera de la oficina, pero podemos empezar con mantener los distractores al mínimo, lo cual incluye las redes sociales y el cotilleo --estar en Facebook también es trabajo, aunque no necesariamente remunerado.