*

X

Megáfonos gigantes amplifican el sonido del bosque (FOTOS)

Por: pijamasurf - 09/24/2015

Un grupo de estudiantes de arquitectura de interiores en Estonia diseñó megáfonos gigantes para amplificar el sonido del bosque
Estonian-students-build-amazing-unplugged-walk-in-megaphones-in-the-middle-of-nowhere5__880

Imagen: Tõnu Tunnel

Seguramente muchos hemos escuchado el bosque, aunque así, en abstracto, probablemente sería difícil encontrar una manera de describir o decir a qué suena particularmente, dado que suena a muchas (y múltiples) cosas. Dentro de todos los sonidos que podemos percibir dentro del bosque, algunos se intensifican o se pierden dependiendo de la distancia y el volumen (o fuerza) del sonido.

¿Cómo escuchar el bosque? Un grupo de estudiantes de arquitectura de interiores en Estonia ha respondido a esta pregunta.

Los estudiantes construyeron y colocaron enormes y profundos megáfonos de madera en un bosque del país, buscando amplificar los sonidos por medio de una instalación acústica a gran escala.

La instalación combina un espacio arquitectónico contemporáneo con la naturaleza; el sitio en el que fueron colocadas estas esculturas-amplificadores es accesible para ciclistas y para todo público amante de la naturaleza y sus sonidos.  

Los megáfonos fueron dispuestos a una distancia y ángulo particulares para que la alimentación de sonido de todas las direcciones genere un sonido único; sin embargo, la obra también es una estructura arquitectónica funcional puesto que se pueden utilizar dichos megáfonos como estancias, pequeñas salas de estar, de descanso o estudio.

El autor de la idea es el estudiante de arquitectura de interiores Birgit Õigus. El grupo fue instruido por los diseñadores Tõnis Kalve, Ahti Grünberg y el despacho de arquitectura b210.

El Estonian Forest Management Centre (EFMC), socio del proyecto desde el principio, se alegra de que, además de proporcionar un espacio visualmente impresionante para la contemplación, los amplificadores pueden también ser usados por los aventureros menos exigentes para pasar la noche en el bosque.

"El espacio puede ser utilizado para llevar a cabo una clase de naturaleza al aire libre o un pequeño evento cultural, es realmente multifuncional", afirma Marge Rammo, integrante del EFMC.

Tonu-Tunnel_P_1308-Pano__880

Imagen: Tõnu Tunnel

 

Estonian-students-build-amazing-unplugged-walk-in-megaphones-in-the-middle-of-nowhere4__880

Imagen: Tõnu Tunnel

 

Henno-Luts_2048-93__880

Imagen: Henno Luts

 

Tonu-Tunnel_P_1344__880

Imagen: Tõnu Tunnel

 

Estonian-students-build-amazing-unplugged-walk-in-megaphones-in-the-middle-of-nowhere2__880

Imagen: Tõnu Tunnel

 

Te podría interesar:

Utilizan robot para demostrar que los bebés sonríen para manipular a sus padres

Por: Alejandro Albarrán - 09/24/2015

Investigadores de la Universidad de California en San Diego desarrollaron un bebé robot llamado Diego San, que sonríe con la misma frecuencia con que lo hacen los bebés de verdad
[caption id="attachment_100813" align="aligncenter" width="737"]maxresdefault (1) Imagen: youtube.com[/caption]

 

Androide. 19. m. (Mecán.) autómata con figura humana & que, por medio de ciertos resortes & cuerdas bien dispuestas, actúa & realiza otras funciones en apariencia similares a las del hombre.

Denis Diderot, Enciclopedia

 

El término androide fue creado por el sacerdote, obispo, filósofo, científico, “alquimista”, místico (y demás) Alberto Magno (1193-1280), a quien se le adjudica la creación del primer robot antropoide.  

Según la historia, Alberto Magno construyó el primer androide, en el siglo XIII, de hierro, cristal y cuero. Su invento, según el mito, era capaz de andar y hacer las veces de un mayordomo, e incluso realizar diversas tareas domésticas.

El viejo alquimista construyó el segundo de sus androides, “la cabeza parlante”, según su propio relato, utilizando a los ángeles del inframundo y los misterios de la piedra filosofal para crear los metales y el desconocido material que le insuflaba vida, eligiéndolos según los planetas y las estrellas. Se dice que esta cabeza además de hablar podía tener razonamientos lógicos. Hay quienes dicen que incluso poseía un alma.

La imagen de los robots antropomorfos (desde Alberto Magno hasta Terminator) es una imagen que ya no causa tanto escalofrío, sobre todo cuando se trata de un androide --el término se utiliza para designar que es una figura masculina. Sin embargo, pensar un robot antropoide con la figura de un niño o un recién nacido da un profundo miedo. Tal vez sea porque hay en la infancia cierta humanidad que se pierde con los años, sin necesidad de ser un "robot". 

Un antecedente escalofriante de la figura desalmada de un niño robótico es "el escribiente", un autómata que escribía frases al azar; sin embargo, el bebé robótico Diego San, creado por científicos californianos, es aún más escabroso.

Los científicos crearon este robot antropoide para probar su teoría de que los niños astutos sonríen a sus madres para manipularlas.

Investigadores de la Universidad de California, en San Diego, desarrollaron a este robot llamado Diego San para poner a prueba la hipótesis de que los bebés pueden engañar a sus madres con ciertos "comandos" de sonrisas.

El equipo de investigadores estudió la interacción entre 13 parejas (madre e hijo) y analizó sus reacciones en cuatro categorías diferentes: con qué frecuencia sonrió el niño, cuánto sonrió sólo la madre, la frecuencia con la que ésta sonrió y no sonrió.

El estudio inicial demostró que la mayoría de las veces las madres trataban de maximizar el tiempo en el que ellas y sus hijos sonreían. Sin embargo, según el informe, los bebés sonreían con frecuencia sólo para obtener que sus madres hicieran lo mismo.

Posteriormente, el equipo tomó estos datos y programó al bebé robot para sonreír igual que los bebés reales lo hacían, y estudió a 32 sujetos de prueba para medir sus reacciones.

El estudio reveló que "los niños exhiben conductas de sincronización sofisticadas para lograr sus objetivos", lo que significa que los niños utilizan su astucia para engañar a sus padres para que hagan lo que quieren.

Este video nos demuestra no sólo los avances tecnológicos sino también lo inigualable que es la (manipuladora y llena de vida) sonrisa de un bebé de verdad. 

 

 

Twitter del autor: @tplimitrofe