*

X

Los extraños empleos complementarios de grandes escritores (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 09/23/2015

Labores de limpieza, cartero en una universidad, burócrata o mecánico son algunos de los empleos a los que grandes escritores tuvieron que recurrir

 Leonid_Pasternak_-_The_Passion_of_creation

La musa se guarda en lugares inesperados. Lejos de las cantinas bohemias, los pretenciosos círculos de artistas y creadores o la decadencia autoimpuesta de filósofos y escritores, al parecer la inspiración, ese ansiado combustible de la creatividad, prefiere los lugares más comunes, esos rincones ordinarios por los que pocos apuestan.

La premisa anterior podría ayudarnos a entender un inusual fenómeno, común entre algunos de los más grandes escritores de la historia: recurrir a empleos complementarios que parecieran demasiado distantes a la imagen que popularmente tenemos de un escritor. Esto obviamente nos remite a la histórica dificultad financiera que implica abocarse a una vida creativa, pero si profundizamos un poco en su reflexión, entonces el fenómeno nos sugiere que la más lúcida inspiración se encuentra en los contextos menos "artísticos".

Al parecer, a partir de observar y experimentar estos entornos que emergen de la sencillez se puede extraer una materia prima preciosa para luego trasladarse al mundo de lo creativo e imprimir ahí, con grandiosa naturalidad, algunas de las manifestaciones más preciadas. Así que si quieres inspirarte bien pudieras tomar la mayor distancia posible de los contextos más obvios alrededor de la creatividad, y mejor entregarte a escenarios o actividades que aparentemente poco tendrían que ver con la vida de, por ejemplo, un buen escritor. 

A continuación presentamos un infográfico creado por Unplag, que ilustra esos extraños oficios en los que incurrieron algunos grandes de las letras. Por ejemplo, la faceta de Faulkner como cartero, de Vonnegut como vendedor de automóviles, de Stephen King haciendo labores de limpieza en una escuela o de J. D. Salinger orquestando dinámicas de entretenimiento a bordo de un crucero. En la mayoría de los casos estos empleos fueron previos a que estos autores alcanzaran la celebridad suficiente como para poder vivir de escribir, y quizá por eso no se incluye el caso de Kafka, quien pasó toda su vida en puestos burocráticos dentro de instituciones de seguros y gubernamentales. 

Por cierto, además de estos antecedentes laborales "antiartísticos", muchos escritores comparten también ciertos rituales para estimular la inspiración y lubricar la creatividad. Aquí puedes consultar algunos de los que ayudaron a gente como Ray Bradbury, William Burroughs, Neil Gaiman o Susan Sontag.

1big

Samsara, del director de Baraka: la fascinante ilusión de este mundo

Por: pijamasurf - 09/23/2015

Esta pieza documental ha estimulado la mirada de millones de personas

 samsara-baraka_zpsd4f32003

El documental Baraka marcó a miles de personas, tanto por la belleza imponente de las imágenes de nuestro planeta como por los efectos, en muchos casos devastadores, de la civilización humana. Posteriormente el director de esta película, Ron Fricke, también director de fotografía del memorable film de time-lapses Koyaanisqatsi, regresó con una nueva película que explora con la misma grandilocuencia visual la vastedad de la Tierra.

Con Samsara (2011), Fricke retoma una óptica que lo mismo seduce al espíritu con la estética de las maravillas naturales, arquitectónicas y humanas que lo hace reflexionar sobre la encrucijada existencial, en este caso, la ilusión que representa este término en sánscrito: la rueda del nacimiento, vida, muerte y reencarnación que sólo cesa en el despertar o moksha. Una escena es particularmente significativa: en ella unos monjes budistas en Ladakh realizan un intrincado mandala de arena. Cada grano de color es cuidadosamente ordenado hasta que emerge un patrón coherente. Una vez que se concluye este arduo proceso, el brillante mandala que ha sido conformado es borrado. Esto es una poderosa metáfora de lo hermosa y efímera que es nuestra existencia. Ese mandala es Samasara, la ilusión del mundo.

Filmada en 70mm en más de 25 países por un período de 5 años, Samsara, que se estrenó en agosto, es una montaña rusa de emociones que nos transporta a camposantos, zonas de desastre, complejos industriales y maravillas naturales con una inigualable cinematografía.

A fin de cuentas, recordemos que "el masaje está en el paisaje".