*

X

Los extraños empleos complementarios de grandes escritores (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 09/23/2015

Labores de limpieza, cartero en una universidad, burócrata o mecánico son algunos de los empleos a los que grandes escritores tuvieron que recurrir

 Leonid_Pasternak_-_The_Passion_of_creation

La musa se guarda en lugares inesperados. Lejos de las cantinas bohemias, los pretenciosos círculos de artistas y creadores o la decadencia autoimpuesta de filósofos y escritores, al parecer la inspiración, ese ansiado combustible de la creatividad, prefiere los lugares más comunes, esos rincones ordinarios por los que pocos apuestan.

La premisa anterior podría ayudarnos a entender un inusual fenómeno, común entre algunos de los más grandes escritores de la historia: recurrir a empleos complementarios que parecieran demasiado distantes a la imagen que popularmente tenemos de un escritor. Esto obviamente nos remite a la histórica dificultad financiera que implica abocarse a una vida creativa, pero si profundizamos un poco en su reflexión, entonces el fenómeno nos sugiere que la más lúcida inspiración se encuentra en los contextos menos "artísticos".

Al parecer, a partir de observar y experimentar estos entornos que emergen de la sencillez se puede extraer una materia prima preciosa para luego trasladarse al mundo de lo creativo e imprimir ahí, con grandiosa naturalidad, algunas de las manifestaciones más preciadas. Así que si quieres inspirarte bien pudieras tomar la mayor distancia posible de los contextos más obvios alrededor de la creatividad, y mejor entregarte a escenarios o actividades que aparentemente poco tendrían que ver con la vida de, por ejemplo, un buen escritor. 

A continuación presentamos un infográfico creado por Unplag, que ilustra esos extraños oficios en los que incurrieron algunos grandes de las letras. Por ejemplo, la faceta de Faulkner como cartero, de Vonnegut como vendedor de automóviles, de Stephen King haciendo labores de limpieza en una escuela o de J. D. Salinger orquestando dinámicas de entretenimiento a bordo de un crucero. En la mayoría de los casos estos empleos fueron previos a que estos autores alcanzaran la celebridad suficiente como para poder vivir de escribir, y quizá por eso no se incluye el caso de Kafka, quien pasó toda su vida en puestos burocráticos dentro de instituciones de seguros y gubernamentales. 

Por cierto, además de estos antecedentes laborales "antiartísticos", muchos escritores comparten también ciertos rituales para estimular la inspiración y lubricar la creatividad. Aquí puedes consultar algunos de los que ayudaron a gente como Ray Bradbury, William Burroughs, Neil Gaiman o Susan Sontag.

1big

Te podría interesar:

Mapparium: el único lugar que permite ver la superficie de la Tierra sin distorsiones

Por: pijamasurf - 09/23/2015

El globo terráqueo, del que no nos faltan representaciones, tiene en el Mapparium una de las más originales y sorprendentes

8_northstar

Durante la década de los 30 un arquitecto de Boston llamado Chester Lindsay Churchill fue el encargado de diseñar el nuevo recinto de la Christian Science Publishing Society para competir con espacios similares y superarlos, por ejemplo el New York Daily News.

A la entrada del Mapparium se puede ver que se encuentra dividido en tres. De adentro hacia afuera hay una bisectriz atravesada por un andador de vidrio. Anteriormente éste estaba iluminado con la ayuda de cientos de lámparas, pero actualmente han sido sustituidas por LEDs. 

El Mapparium destaca por ser el único lugar en el mundo que permite ver la superficie de la Tierra sin distorsiones. Normalmente, incluso cuando se observa a través de un globo terráqueo exacto, resulta que la relatividad de los continentes se distorsiona por la perspectiva. La forma esférica ocasiona que diferentes regiones se presenten a distintas distancias para el ojo del observador. Sin embargo, el centro del globo siempre va a captar la misma distancia desde cualquier punto del mapa. 

mapparium3

Resulta fascinante ver nuestro planeta desde el Mapparium: las dimensiones cambian; localizar un punto en esta nueva perspectiva no es sencillo. Asimismo, mientras que la relativización del tamaño de los continentes es correcta, las fronteras políticas se encuentran desactualizadas; por ejemplo, todavía es posible encontrar la Indochina Francesa y Siam. El telar de África aparece como un bloque colonial, por lo que el mapa también se convierte en una interesante lección de historia y geopolítica.

Finalmente, la posibilidad de hacer del Mapparium una galería sonora es la mejor sorpresa: escuchar los murmullos de los visitantes en un sonido surround que permite hacer de la visita una experiencia distinta a cualquier otra.