*

X

Estudio determina que "Smells Like Teen Spirit" es la canción más icónica de la historia

Por: pijamasurf - 09/24/2015

Investigador británico determina que este track podría considerarse como el más icónico de la historia

Screen Shot 2015-09-24 at 12.05.58 PM

Más de una generación quedó impresa con los acordes de Nirvana, la banda que tomó por asalto la escena musical a finales de los 80 y que a principios de la década siguiente se consagró como un referente musical. Si bien su Unplugged será recordado por muchos como uno de los mejores álbumes de las últimas décadas, si tuviéramos que elegir un track como el más representativo de Nirvana, la mayoría coincidiríamos en "Smells Like Teen Spirit" (por cierto, convereada de manera brillante por Patti Smith).

Cuando el doctor Mick Grierson, músico y científico computacional de la Universidad de Goldsmiths, recibió por encargo de una marca de automóviles determinar cuál es la canción más icónica (lo que sea que esto signifique) de todos los tiempos, lo primero que hizo fue examinar las 50 canciones más recurrentes en los registros históricos de listados como el de Rolling Stone y VH1. 

Posteriormente, una vez detectadas estas canciones, entonces se abocó a analizar los elementos que comparten para así aislar los aspectos más determinantes de la "iconicidad". Las claves, los beats por minuto, los acordes, la variedad timbral y las variaciones sonoras fueron las variables consideradas por Grierson para luego definir cuál es la canción más icónica de todos los tiempos. Y el resultado obtenido por el investigador británico fue "Smells Like Teen Spirit".

Ahora la pregunta es: ¿cómo habrían "celebrado" Kurt Cobain y compañía el peculiar nombramiento?

Interiores que se derriten: los muebles también son fantasmas

Por: pijamasurf - 09/24/2015

"Le Cercle Fermé" nos invita a descubrir la identidad contingente que reside en los espacios interiores

 Feipel Bechameil20

Algunas veces, la mejor manera de entender el estado de ánimo o las circunstancias de una persona es entrando a su casa. Los interiores dicen más de lo que a veces pensaríamos: los muebles guardan secretos y susurran como fantasmas, la disposición de las sillas cuenta historias y en los pasillos resuenan ecos.

Le Cercle Fermé es la instalación de un espacio que hace énfasis en lo anterior. Fue creada por Martine Feipel y Jean Bechameil como entrada al pabellón de Luxemburgo de la Bienal de Venecia de 2012. Los artistas tomaron un lugar bastante familiar (con pisos de madera, paredes blancas, sillas, cajoneras, etc.) y lo convirtieron en un surreal pasaje derretido, que gracias a esta distorsión adquirió agencia para generar emociones.

Lo interesante de esta pieza, además de su inquietante estética, es que el público que entra en las habitaciones puede interpretar las distorsiones de los muebles como mejor le parezca. No hay una explicación, sino muchos espejos y puertas deformadas para que se les interprete. Y aunque la versión oficial de los creadores habla mucho de los espacios, de su crisis —tanto climática como económica y social, los artistas están de acuerdo en que es mejor dejar que las personas entren y decidan qué significa para ellos el lugar. “Es importante para nosotros que cada quien se cuente su propia historia y que intelectual e intuitivamente lo disfruten”, apuntan. 

Los muebles se comportan de maneras extrañas, atrayendo así la atención (y la curiosidad) de quien los mira. Le Cercle Fermé puede significar cualquier cosa (he ahí su talento), desde leche, helado o plastilina hasta el mundo de los objetos visto a través del espejo. Basta interpretar. 

Feipel Bechameil6

Feipel Bechameil20

Feipel-Bechameil_001