*

X

Esta fotógrafa documentó la vida de una prostituta y su familia durante 1 año (NSFW)

Por: pijamasurf - 09/22/2015

Una serie documental que presenta los marcos vitales de una prostituta de 39 años y su ajetreada vida a causa de los impuestos

El tema de la prostitución suele abordarse desde el ángulo legal de la prohibición o desde el espectacular, del morbo. En el caso de la serie fotográfica Bonnie, A Life in Prostitution de la fotógrafa danesa Marie Hald, hay un poco de ambos enfoques: una serie documental que presenta los marcos vitales de Bonnie, una prostituta de 39 años y su ajetreada vida a causa de los impuestos.

En Dinamarca la prostitución es una profesión legal, pero Bonnie ha estado tras las rejas varias veces a causa de la recaudación fiscal, una suerte de proxeneta institucional que, junto con el bullying que sufren los hijos de la mujer, conforma el coro de villanos de la historia.

Hald se dedicó a seguir la rutina de Bonnie durante 1 año: la vida familiar, así como la laboral, para contar su historia de una manera íntima y testimonial. "Mucha gente la juzga", dice Hald, "pero ella ha escogido ser honesta, y en ese sentido creo que es muy fuerte. He tratado de mostrar la vida de Bonnie con tanta honestidad como pude, brutal cuanto pueda ser".

Personajes famosos representados en kiwis

Por: pijamasurf - 09/22/2015

Divertidos kiwis tallados a mano y caracterizados de distintos personajes como Donald Trump, Adolf Hitler, Barack Obama, Chuck Nurris o Britney Spears

El ocio y los objetos cotidianos pueden generar divertidas comparaciones cuando se juntan en una cabeza creativa, como en el caso de la filosofía explicada con donas, aunque en lugar de utilizar donas para explicar algunos de los postulados filosóficos esta vez se usaron ricos kiwis para “caracterizarlos” como distintos personajes famosos.

Kim Kardashian, Ben Stiller, Adolf Hitler, Britney Spears, Elvis Presley y Chuck Norris son algunas de las personalidades talladas en estas sabrosas frutas.

Si nunca tuviste o has tenido un Señor Cara de Papa, ya sabes: puedes usar un kiwi y convertirlo en quien prefieras, antes de comértelo.