*

X

El cerebro es el órgano sexual más poderoso

Por: pijamasurf - 09/04/2015

Las palabras pueden estimular el cerebro más que otras zonas erógenas y otros órganos
Susurro Imagen: http://i.ytimg.com/vi/o_2YvrJ7nx4/maxresdefault.jpg

"Como actriz porno, además, no puedo decir que no disfrutara de esas cosas, pero tienes que abrirte para la cámara y estar pendiente de que se vea todo, entonces estás más tensa, e incluso si en casa hacía lo mismo, al no haber una cámara no tenía que usar tanta energía, incluso si duraba lo mismo. Escribiendo... la fantasía puede ser mejor que la realidad", dice Sasha Gray, la ex actriz porno conversa ahora a la escritura. Y tiene razón, pues las palabras pueden estimular el cerebro más que otras zonas erógenas y otros órganos. 

El cerebro es considerado un órgano sexual incluso más poderoso que los genitales porque es de donde deriva el deseo sexual, es por eso que decir cosas "sucias" (también llamado dirty talk) con tu pareja es tan excitante. Cuando las parejas se hablan "suciamente", se están acariciando los órganos adecuados. 

Una investigación publicada por Medical Daily establece el papel fundamental que el cerebro tiene en la actividad sexual. El deseo sexual, por ejemplo, se origina en el hipotálamo, que es responsable de la producción de testosterona en los testículos. La amígdala, por otro lado, es un centro de temor del cerebro. Ambas regiones son afectadas fuertemente cuando decimos "cosas sucias".

El hipotálamo, de mayor tamaño en los hombres, significa más testosterona circulando para estimular el deseo sexual. Por el contrario, el hipotálamo más pequeño de las mujeres y el nivel bajo de testosterona implican que su deseo sexual es menos fuerte que el del hombre.

Daryl Cioffi, especializada en parejas, sexo y neuropsicología y propietaria de Polaris Counseling & Consulting, dice que decir obscenidades con tu pareja genera una experiencia de la mente y del cuerpo entero.

"Muchas personas disfrutan diciendo 'cosas sucias', ya que ello activa todas las regiones del cerebro, mientras que el cuerpo también se está estimulando", asegura la investigadora en un artículo de Medical Daily. "Áreas similares del cerebro se activan durante una plática obscena, como cuando maldecimos. Así que, muy a menudo, como su cerebro lo ve es: mientras más sucio mejor".

Por ejemplo, muchas mujeres de carácter fuerte en la vida cotidiana y el trabajo disfrutan siendo más sumisas en la cama, dice Cioffi, ya que ello estimula la amígdala. Esta región del cerebro es nuestro centro de miedo y está muy involucrada con la emoción y el placer durante el acto sexual. Los susurros, gemidos y gritos acompañados de palabras obscenas están procesados ​​por el centro auditivo del cerebro, incluyendo el lóbulo temporal, el lóbulo frontal y el lóbulo occipital.

La mente es una zona erógena y las palabras la mano que la estimula. Cómo se organiza nuestras zonas erógenas es una prueba más de la importancia que tiene nuestro cerebro para determinar el deseo y el placer sexual. Como bien dice el dicho, "Verbo mata carita", entre otras cosas.

 

 

sex brain photo pic101.gif

 

 

[Imagen: http://i281.photobucket.com/albums/kk202/jenjam09/pic101.gif]

Te podría interesar:

11 imágenes que capturan la inmensidad del espacio exterior (FOTOS)

Por: pijamasurf - 09/04/2015

11 imágenes que muestran lo pequeños que somos y lo grande que es el espacio que nos rodea
[caption id="attachment_99929" align="aligncenter" width="640"]01 Imagen: https://cdn3.vox-cdn.com/thumbor/HSGt1BKuHdcshIbIeNsPxt05Yf4=/800x0/filters:no_upscale()/cdn0.vox-cdn.com/uploads/chorus_asset/file/3614962/Sun-compared-to-Earth.0.0.jpg[/caption]

Conocemos poco o casi nada sobre lo que pasa por encima de nuestra cabeza. Aún más desconocido es lo que hay en las estrellas. Afortunadamente, la tecnología que nos permite descubrir el espacio exterior ha avanzado y ahora podemos saber un poco mejor, por medio de distintas herramientas, qué sucede allá afuera.

En el primer capítulo de Cosmos Carl Sagan dice estas memorables líneas, que se ajustan a las imágenes que siguen a continuación:

Estamos por iniciar un viaje a través del cosmos. Hallaremos galaxias, soles y planetas; vida y conciencia naciendo, evolucionando y pereciendo. Mundos de hielo, y estrellas de diamante. Átomos macizos como soles y universos más pequeños que un átomo. Es la historia de nuestro planeta, de sus plantas y animales. Es una historia sobre nosotros: cómo llegamos al actual conocimiento, cómo el cosmos moldeó nuestra evolución y un posible destino. Deseamos perseguir la verdad, sea cual sea. Para hallarla, necesitamos imaginación y escepticismo. No tememos conjeturar. Pero distinguiremos conjeturas de hechos. El cosmos está colmado de verdades elegantes, de interrelaciones exquisitas de una máquina asombrosa: la naturaleza.

 

1) Un sol inconmensurablemente enorme

01

Pero esta imagen es parte de una gran serie sobre el tamaño de los objetos astronómicos realizada por John Brady; en la imagen se resalta la vasta dimensión del Sol y nuestra pequeñísima humanidad. Pensamos en la Tierra como un lugar muy grande: volar alrededor del ecuador en un 747 a la máxima velocidad tomaría aproximadamente 42 horas. Volar alrededor del Sol a la misma velocidad, por el contrario, tomaría unos 6 meses.

 

2) La lejanía de la Luna

02

En comparación con la inmensidad global del espacio, la Luna está muy cerca de nosotros: está tan sólo a 238 mil 900 (o más) millas de distancia. En la brecha entre nosotros y la Luna podrían deslizarse de forma ordenada siete de los otros planetas (con un poco de espacio de sobra). Eso incluye a Saturno y Júpiter, que son cerca de nueve y 11 veces más grandes que la Tierra, respectivamente.

 

3) Desde Marte, la Tierra se ve como un minúsculo destello

03

Si tuviéramos la posibilidad de viajar a Marte, podríamos observar que nuestro planeta se convierte en un pequeño destello en el cielo. Esta foto, capturada por el Curiosity Rover de la NASA, fue tomada en realidad cuando los dos planetas estuvieron relativamente próximos entre sí, a unos 99 millones de millas de distancia (en otras ocasiones, las órbitas de los planetas pueden estar cinco veces más lejos).

 

4) Cómo se vería América del Norte en Júpiter

04

Júpiter es famoso por ser grande, pero esta imagen, otra de las grandes comparaciones de tamaño astronómico de John Brady, es abrumadora. En Júpiter, un ciclón que fue visto por primera vez en 1655 se está reduciendo ahora, pero es todavía muchas veces más ancho que América del Norte. Júpiter y los otros gigantes gaseosos son tan grandes porque sus temperatura frías les permiten aferrarse a gases más ligeros como el hidrógeno y el helio, que flotan lejos de los planetas más calientes y rocosos.

 

5) Si se sustituye la Luna con Saturno

05

Otra manera de entender lo grande que es Saturno es haciendo el ejercicio de sustituir la Luna con él. El ilustrador Ron Miller hizo esto con una foto de una luna llena sobre el Valle de la Muerte, situando cada vez un planeta distinto en su lugar.

 

6) Un solo cometa es extremadamente grande

06

Este es el cometa 67P/CG en el que aterrizará la sonda Philae en noviembre de 2014, superpuesto a Los Ángeles. En términos de espacio, el cometa es absolutamente pequeño: sólo 3.5 millas de ancho. Pero una vez más, esta imagen muestra cómo la mayoría de las cosas en el espacio son mucho más grandes de lo que se cree.

 

7) Toda la historia de Estados Unidos se ha producido dentro de una sola órbita de Plutón

07

No es sólo el tamaño de los objetos en el espacio lo que perturba la mente, también es la inmensidad de los plazos en los que se producen los acontecimientos. Plutón tarda 248 años de la Tierra en completar su órbita alrededor del Sol. Para decirlo de otra manera, durante una órbita de Plutón se ha producido la totalidad de la historia de Estados Unidos. Cuando Plutón era el último de su ubicación actual no habíamos inventado la aviación, y mucho menos el vuelo espacial. Este mapa fue lanzado por la sonda New Horizons de la NASA.

 

8) Plutón no es ni siquiera el borde del Sistema Solar

08

Muchos de nosotros imaginamos que el frío de Plutón se debe a que se encuentra en el borde exterior del Sistema Solar, pero eso está lejos de la verdad. La órbita de Plutón encaja dentro de la caja azul pequeña en el centro de este mapa.

 

9) Otras estrellas también son gigantescas

09

Una vez que se sale del Sistema Solar, se encuentran otros objetos --otras estrellas-- que empequeñecen a nuestro sol de la misma manera que el Sol eclipsa a la Tierra. Y las estrellas aún más grandes (como Antares y Betelgeuse, en el panel 5) eclipsan a esas estrellas de la misma manera. Una y otra vez, como hemos visto, lo que hemos encontrado en el universo existe en una escala que, básicamente, no tiene sentido para el cerebro humano.

 

10) Cada estrella que se puede ver está en el círculo amarillo

10

Las estrellas son enormes pero la Vía Láctea es, una vez más, alucinantemente más grande. Esta representación, que muestra a la galaxia en su totalidad, es una forma de ver eso. El círculo amarillo  abarca probablemente a todas las estrellas individuales que se hayan visto en el cielo sin la ayuda de un telescopio.

 

11) Nuestra galaxia es una de 100 mil más

11

A pesar de su inmensidad, la Vía Láctea es sólo una de miles de millones de galaxias en el universo. Recientemente, los científicos concluyeron que hay 100 mil o más galaxias cercanas a la Vía Láctea y encontraron que ella es parte de un supercúmulo más amplio llamado Laniakea.