*

X

11 imágenes que capturan la inmensidad del espacio exterior (FOTOS)

Por: pijamasurf - 09/08/2015

11 imágenes que muestran lo pequeños que somos y lo grande que es el espacio que nos rodea
01

Imagen: https://cdn3.vox-cdn.com/thumbor/HSGt1BKuHdcshIbIeNsPxt05Yf4=/800x0/filters:no_upscale()/cdn0.vox-cdn.com/uploads/chorus_asset/file/3614962/Sun-compared-to-Earth.0.0.jpg

Conocemos poco o casi nada sobre lo que pasa por encima de nuestra cabeza. Aún más desconocido es lo que hay en las estrellas. Afortunadamente, la tecnología que nos permite descubrir el espacio exterior ha avanzado y ahora podemos saber un poco mejor, por medio de distintas herramientas, qué sucede allá afuera.

En el primer capítulo de Cosmos Carl Sagan dice estas memorables líneas, que se ajustan a las imágenes que siguen a continuación:

Estamos por iniciar un viaje a través del cosmos. Hallaremos galaxias, soles y planetas; vida y conciencia naciendo, evolucionando y pereciendo. Mundos de hielo, y estrellas de diamante. Átomos macizos como soles y universos más pequeños que un átomo. Es la historia de nuestro planeta, de sus plantas y animales. Es una historia sobre nosotros: cómo llegamos al actual conocimiento, cómo el cosmos moldeó nuestra evolución y un posible destino. Deseamos perseguir la verdad, sea cual sea. Para hallarla, necesitamos imaginación y escepticismo. No tememos conjeturar. Pero distinguiremos conjeturas de hechos. El cosmos está colmado de verdades elegantes, de interrelaciones exquisitas de una máquina asombrosa: la naturaleza.

 

1) Un sol inconmensurablemente enorme

01

Pero esta imagen es parte de una gran serie sobre el tamaño de los objetos astronómicos realizada por John Brady; en la imagen se resalta la vasta dimensión del Sol y nuestra pequeñísima humanidad. Pensamos en la Tierra como un lugar muy grande: volar alrededor del ecuador en un 747 a la máxima velocidad tomaría aproximadamente 42 horas. Volar alrededor del Sol a la misma velocidad, por el contrario, tomaría unos 6 meses.

 

2) La lejanía de la Luna

02

En comparación con la inmensidad global del espacio, la Luna está muy cerca de nosotros: está tan sólo a 238 mil 900 (o más) millas de distancia. En la brecha entre nosotros y la Luna podrían deslizarse de forma ordenada siete de los otros planetas (con un poco de espacio de sobra). Eso incluye a Saturno y Júpiter, que son cerca de nueve y 11 veces más grandes que la Tierra, respectivamente.

 

3) Desde Marte, la Tierra se ve como un minúsculo destello

03

Si tuviéramos la posibilidad de viajar a Marte, podríamos observar que nuestro planeta se convierte en un pequeño destello en el cielo. Esta foto, capturada por el Curiosity Rover de la NASA, fue tomada en realidad cuando los dos planetas estuvieron relativamente próximos entre sí, a unos 99 millones de millas de distancia (en otras ocasiones, las órbitas de los planetas pueden estar cinco veces más lejos).

 

4) Cómo se vería América del Norte en Júpiter

04

Júpiter es famoso por ser grande, pero esta imagen, otra de las grandes comparaciones de tamaño astronómico de John Brady, es abrumadora. En Júpiter, un ciclón que fue visto por primera vez en 1655 se está reduciendo ahora, pero es todavía muchas veces más ancho que América del Norte. Júpiter y los otros gigantes gaseosos son tan grandes porque sus temperatura frías les permiten aferrarse a gases más ligeros como el hidrógeno y el helio, que flotan lejos de los planetas más calientes y rocosos.

 

5) Si se sustituye la Luna con Saturno

05

Otra manera de entender lo grande que es Saturno es haciendo el ejercicio de sustituir la Luna con él. El ilustrador Ron Miller hizo esto con una foto de una luna llena sobre el Valle de la Muerte, situando cada vez un planeta distinto en su lugar.

 

6) Un solo cometa es extremadamente grande

06

Este es el cometa 67P/CG en el que aterrizará la sonda Philae en noviembre de 2014, superpuesto a Los Ángeles. En términos de espacio, el cometa es absolutamente pequeño: sólo 3.5 millas de ancho. Pero una vez más, esta imagen muestra cómo la mayoría de las cosas en el espacio son mucho más grandes de lo que se cree.

 

7) Toda la historia de Estados Unidos se ha producido dentro de una sola órbita de Plutón

07

No es sólo el tamaño de los objetos en el espacio lo que perturba la mente, también es la inmensidad de los plazos en los que se producen los acontecimientos. Plutón tarda 248 años de la Tierra en completar su órbita alrededor del Sol. Para decirlo de otra manera, durante una órbita de Plutón se ha producido la totalidad de la historia de Estados Unidos. Cuando Plutón era el último de su ubicación actual no habíamos inventado la aviación, y mucho menos el vuelo espacial. Este mapa fue lanzado por la sonda New Horizons de la NASA.

 

8) Plutón no es ni siquiera el borde del Sistema Solar

08

Muchos de nosotros imaginamos que el frío de Plutón se debe a que se encuentra en el borde exterior del Sistema Solar, pero eso está lejos de la verdad. La órbita de Plutón encaja dentro de la caja azul pequeña en el centro de este mapa.

 

9) Otras estrellas también son gigantescas

09

Una vez que se sale del Sistema Solar, se encuentran otros objetos --otras estrellas-- que empequeñecen a nuestro sol de la misma manera que el Sol eclipsa a la Tierra. Y las estrellas aún más grandes (como Antares y Betelgeuse, en el panel 5) eclipsan a esas estrellas de la misma manera. Una y otra vez, como hemos visto, lo que hemos encontrado en el universo existe en una escala que, básicamente, no tiene sentido para el cerebro humano.

 

10) Cada estrella que se puede ver está en el círculo amarillo

10

Las estrellas son enormes pero la Vía Láctea es, una vez más, alucinantemente más grande. Esta representación, que muestra a la galaxia en su totalidad, es una forma de ver eso. El círculo amarillo  abarca probablemente a todas las estrellas individuales que se hayan visto en el cielo sin la ayuda de un telescopio.

 

11) Nuestra galaxia es una de 100 mil más

11

A pesar de su inmensidad, la Vía Láctea es sólo una de miles de millones de galaxias en el universo. Recientemente, los científicos concluyeron que hay 100 mil o más galaxias cercanas a la Vía Láctea y encontraron que ella es parte de un supercúmulo más amplio llamado Laniakea.

Te podría interesar:

Graham Hancock afirma tener pruebas de civilización de hace 22 mil años destruida por cometa

Por: pijamasurf - 09/08/2015

La teoría de Hancock está construida a partir de la correlación entre eventos culturales y geológicos entre sitios tan distantes como Indonesia, Turquía, Egipto y la India
[caption id="attachment_100005" align="aligncenter" width="574"] Ruinas de Göbekli Tepe, Turquía[/caption]

El alterinvestigador Graham Hancock está en la víspera de sacar al mercado su nuevo y esperado libro, Magicians of the Gods, donde presentará evidencia muy sólida acerca de su teoría de cómo un un objeto celeste habría destruido a una civilización humana tan antigua que precede por mucho a los asentamientos más antiguos conocidos.

La teoría de Hancock está construida a partir de la correlación entre eventos culturales y geológicos entre sitios tan distantes como Indonesia, Turquía, Egipto y la India. Para ello ha colaborado con investigadores y ha visto de cerca sitios tan misteriosos como el sitio sagrado de Gunung Padang en Indonesia, donde se han hallado los restos de basalto columnar que, según Hancock, habrían pertenecido a una pirámide que data del año 22,000 antes de nuestra era, o incluso antes. 

Las pirámides actuales de la zona serían solamente la punta del iceberg de una pirámide de inmensas proporciones, así como de una civilización que logró sobrevivir la era de los Dryas Recientes (de 1300 ± 70 años de duración), alrededor del año 10,900 de nuestra era. Una época donde la tierra salía de la Era del Hielo y la temperatura favorecía a los mamíferos, durante la cual un evento aún no determinado hizo que nuestro planeta regresara dramáticamente a condiciones heladas. Para Hancock, esta reemergencia súbita del frío fue resultado de un cometa que habría impactado las capas polares, desencadenando mareas colosales y cubriendo la atmósfera de polvo durante más de 1 milenio.

[caption id="" align="aligncenter" width="770"] Younger Dryas Boundary Field, o el campo donde se han encontrado fragmentos del cometa[/caption]

Otro asentamiento colosal en Göbelki Tepe, Turquía, que data de hace unos 9 mil 600 años, da cuenta de los devastadores efectos de dicho cataclismo; según Hancock, la zona habría servido porque los sobrevivientes al impacto del cometa preservaron:

al menos algo del conocimiento de la civilización que fue destruida, con la intención de transmitirlo a futuras generaciones, por lo que no es un accidente que los primeros rastros de la re-emergencia de la civilización, en la forma de la más antigua arquitectura megalítica conocida y la repromulgación de las habilidades agrícolas, ocurrieran en Göbekli Tepe, en Turquía, hace 11 mil 500 años --una fecha que coincide perfectamente con los Dryas Recientes y el regreso de un ambiente global más agradable.

Por último, el autor aportaría evidencia de que fragmentos del cometa llegaron también al antiguo Egipto, donde un antiguo culto en la Heliópolis habría desarrollado una manera de preservar el conocimiento histórico para beneficio del futuro en forma de esquemas astronómicos y arquitectura monumental. De probarse, esta sería una fascinante conexión para reelaborar por completo la historia de los orígenes de nuestra civilización, o al menos para unir los puntos en un acertijo de proporciones prehistóricas.