*

X

Un mundo sólo compuesto de chicas caucásicas, rubias y sexys: el video universitario que indignó a feministas

Por: pijamasurf - 08/17/2015

Un video para reclutar nuevos miembros de la fraternidad Alpha Phi de la Universidad de Alabama ha generado gran polémica

Alpha-Phii-video-YouTube-800x430

 

Para algunos jóvenes estadounidenses, este video subido a la Red por la fraternidad femenina Alpha Phi de la Universidad de Alabama es una especie de teaser del paraíso: hordas de jóvenes porristas sonriendo y moviéndose grácilmente como si estuvieran en el video musical de un cantante de pop, en aparente éxtasis o embelesadas por una perpetua (y extremadamente superficial) felicidad, casi alzándose en el viento, elevadas al cielo por sus dietas de bikini. Sí, por momentos parece que el video se trata de una entrada un poco más recatada a un episodio de Girls Gone Wild: después de la intro, que sirve como un sutil in crescendo de excitación, uno imagina que empezará la acción.

Cuando había alcanzado en poco tiempo más de 500 mil vistas --pero la mayoría de ellas del público equivocado-- las autoridades universitarias decidieron remover el video, duramente criticado por ser políticamente incorrecto o, como un comentador de YouTube señaló: "peor que Donald Trump para los derechos de las mujeres".

Los dos principales cauces críticos son la objetificacion sexual femenina que transpira el video --que fácilmente puede convertirse en el sueño masturbatorio de un adolescente-- y la falta de diversidad racial en un estado que tiene una importante población afroamericana. Por no decir que no sólo no muestra chicas negras, sino que aparentemente en él sólo aparecen chicas rubias y delgadas que satisfacen el canon que mediáticamente la sociedad estadounidense ha asimilado como la belleza ideal (pese a que existe una gran cantidad de personas con sobrepeso y una gran diversidad racial, es decir, el canon es una fantasía). 

Según A. L. Bailey, de la revista AL.com, el video es "Tan racial y estéticamente homogéneo, tan exageradamente hiperfemenino y objetificante, tan Stepford Wives: College Edition que es lamentable y desempodera".

Una vocera de la Universidad de Alabama dijo: "El video no refleja las expectativas que tenemos como universidad para las organizaciones estudiantiles".

Te podría interesar:

Tu información personal vale mucho más de lo que crees (y Facebook tendría que pagarte por ella)

Por: pijamasurf - 08/17/2015

La información personal que cotidianamente regalamos a plataformas y servicios en Internet vale mucho más de lo que recibimos a cambio

facebook-money (1)

Tal vez, el aspecto más costoso de nuestra inmadurez como usuarios sea el poco valor que hasta ahora hemos dado a nuestra información personal. Seducidos por nuevas aplicaciones y plataformas nos volcamos a entregar inicialmente una porción de nuestros datos y luego, durante el uso de estas, nos dedicamos a generar cantidades desmesuradas de data que en el mercado se cotizan cada vez más. Y lo anterior lo hacemos sólo a cambio de lo que esta red social o aquella herramienta nos facilitan. 

En pocos años hemos pasado de la emoción que nos generaba la supuesta gratuidad de muchos servicios digitales a darnos cuenta, poco a poco, de que en realidad están lejos de ser gratuitos y que de hecho estamos haciendo un intercambio tácito en el que, hoy sabemos, estamos siempre perdiendo. Ello se manifiesta, como en ningún otro caso, en Facebook. Si bien muchas compañías están operando bajo este nuevo modelo, comercializando la información personal de los usuarios, sin duda la que mejor lo ha logrado es esta red social –en buena medida porque es la que más y más precisa información guarda sobre los usuarios. 

En este sentido, Douglas Rushkoff nos advertía desde hace años:

Pregúntate quien está pagando por Facebook. Generalmente aquel que paga es el cliente. Y en este caso los anunciantes son los que pagan. [...] Nosotros no somos los clientes de Facebook, nosotros somos el producto. Facebook nos vende a los anunciantes.   

En un artículo recientemente publicado en The New Yorker, Tim Wu refuerza está noción, alegando que "la más valiosa innovación en el núcleo de Facebook no es haber concebido una red social (Friendster ya lo había pensado) sino la creación de una herramienta que convenciera a cientos de millones de personas de entregar tal cantidad de información a cambio de tan poco".

FB_personal_data_value2

El propio Wu cita el caso de Zeynep Tufekci, una socióloga que estudia las redes sociales y que escribió a Facebook solicitando una opción de paga a cambio de que su información no fuese utilizada bajo ningún fin comercial. Tufekci calculó en 20 centavos de dólar lo que Facebook gana por mostrarle a ella anuncios "targeteados". Obviamente su solicitud fue ignorada, y es que evidencia que la data personal que ella cede a cambio de usar Facebook es mucho más valiosa que el servicio o producto que está obteniendo a cambio.

Actualmente Facebook vale 270 mil millones de dólares, lo cual le implicó ganancias de 3 mil millones de dólares el año pasado. Y esto sin considerar que la información que acumula, y que sigue reuniendo mientras lees esto, no está siendo completamente explotada, y en un futuro podrían encontrarse nuevas formas de sacarle jugo. Es decir, Facebook no sólo genera inconmensurables cantidades de dinero, sino que va acumulando un capital que eventualmente podrá monetizar de muchas otras maneras. Todo su modelo de negocio se basa en nuestra data personal, aquella que dócilmente le cedemos cada día, en cada sesión. 

Aquí lo más importante es, primero, darnos cuenta de que servicios como Facebook están lejos, muy lejos de ser gratuitos. En realidad nos cobran contra dos capitales que cada vez parecen más valiosos, mucho más de lo que recibimos a cambio de ellos: la atención y la información personal. Una vez que hacemos esto consciente entonces tendríamos que ejercer presión para dar a entender a estas compañías, en este caso Google, que finalmente sabemos que como producto valemos mucho más de lo que nos dan a cambio. Con un poco de presión colectiva Zuckerberg y otros tendrían que, al menos, empezar a considerar repartir el monumental pastel del cual llevan ya unos años disfrutando. 

Recuerda que, si usas Internet, entonces ya es hora de que defiendas tu privacidad y le des a tu información personal el valor que realmente tiene.