*

X

¿Tomas laxantes? Cuidado: pueden causar daño neuronal

Salud

Por: pijamasurf - 08/13/2015

El uso de laxantes estimulantes como el senna (Senokot) puede dañar las neuronas de tu segundo cerebro

laxatives_for_weight_loss

Muchos doctores hoy en día siguen recurriendo a los laxantes como primer recurso para tratar problemas de estreñimiento, sin antes experimentar con dietas. Utilizan laxantes "over-the-counter" y supuestamente "naturales" como el senna (Senokot), que sin embargo son agentes estimulantes que, si son utilizados crónicamente, suelen producir pérdida de los movimientos de las haustras del colón, modificar su anatomía y conducir a una de las enfermedades más molestes que existen: el colón catártico, un verdadero infierno en el que los enfermos viven en una monomanía tiránica y paradójica: luchan con su estreñimiento a la vez que no pueden dejar de tener ganas de ir al baño (en un caos virtual y demencial del colón). Una vida reducida, en algunos casos, a la evacuación, al reino fecal; deseo y obstrucción oscilante, impotencia y dolor abrasante. 

Un estudió observó que 28% de los pacientes  que habían ingerido laxantes estimulantes como senna, bisacodil, casantranol, y fenolftaleína habían perdido los abultamientos de las haustras en su intestino. Esto es preocupante porque existen millones de neuronas en este órgano. Los investigadores concluyeron que "el hallazgo sugiere daño neuronal o daño a la musculatura longitudinal colónica causado por estos agentes".

Los laxantes estimulantes son sustancias que actúan en la mucosa y en el plexo nervioso, alterando la secreción de agua y electrolitos y estimulando el movimiento peristáltico.

El doctor Michael Gershon, autor del popular libro The Second Brain, en el que cuenta cómo la ciencia descubrió que el intestino es en realidad "un segundo cerebro" (el sistema nervioso entérico), cita ahí el caso de pacientes cuyo uso a largo plazo de senna (Senokot) produjo profundos daños neuronales en su sistema nervioso entérico.

images (2)Existe también un posible vínculo entre el uso de este tipo de laxantes y la condición llamada melanosis coli, o colón negro, debido a la apoptosis o muerte celular. 

Tomar crónicamente estas "medicinas", por tiempos mayores a 1 año, es literalmente envenenarse. Tomarlo por varios meses ya es arriesgarse. Recordemos que la forma en la que algunos doctores administran medicamentos sin reparar en los efectos secundarios es la tercera causa más frecuente de muerte en Estados Unidos. Y, sin embargo, muchos doctores siguen recomendado no sólo tomar estos fármacos como primera línea de defensa sino, con el paso del tiempo, subir la dosis, sin mayor preocupación. Muchas personas, por otro lado, se recetan libremente sin consultar a su médico, incluyendo quienes toman laxantes para perder peso. Es importante que el paciente se informe e investigue y pueda encontrar un doctor de confianza que se guíe por el principio hipocrático de "primum non nocere" (primero no hacer daño). Antes de recurrir a la pastilla para desbloquear tu intestino, recuerda que los movimientos que violenta dañan el cerebro que tienes ahí. ¿Por qué no buscar, antes que la solución de los síntomas, conocer la causa? 

Te podría interesar:

¿Por qué siempre terminas borracho en las fiestas de la oficina? La ciencia lo explica

Salud

Por: pijamasurf - 08/13/2015

A veces la mente puede ser más poderosa que tu cuerpo, incluso al beber alcohol, como lo muestra este estudio
[caption id="attachment_99229" align="aligncenter" width="648"]B1981.25.351 Imagen: "A Midnight Modern Conversation", William Hogarth (ca. 1732)[/caption]

Por distintas razones, el alcohol tiene siempre distintos efectos sobre nuestro cuerpo o, dicho de otra manera, una borrachera no es siempre la misma. En términos generales y por experiencia, sabemos que en casi todas las ocasiones se trata de una suma de factores que vuelven distinta cada una de nuestras experiencias con el alcohol. A veces es el estado de ánimo con el que comenzamos a beber, otras las personas que nos acompañan, también la bebida elegida o el momento de nuestra vida en que nos encontramos.

Hay, sin embargo, una situación que más o menos invariablemente hace que todos los involucrados se embriaguen pronto y de manera casi inesperada: las fiestas de la oficina. Al parecer existe un extraño imán en estas reuniones por el cual uno puede beber apenas un par de cervezas y sin embargo sentir el efecto del doble o el triple de esa dosis. ¿Por qué sucede esto?

De acuerdo con un estudio realizado por científicos de la Universidad de Birmingham, en Inglaterra, este podría ser un efecto netamente psicológico, relacionado con la familiaridad que percibimos del lugar en donde bebemos.

El estudio consistió en hacer que 24 voluntarios consumieran alcohol en el mismo sitio con el objetivo de crear una “tolerancia al ambiente” respecto a dicho punto. Después, en una segunda fase de la prueba, esas mismas personas fueron llevadas a beber a otro sitio. En ambos casos los científicos midieron la tolerancia al alcohol experimentada por los voluntarios.

Entre los resultados observados, los investigadores notaron que la tolerancia al alcohol era al menos dos veces mayor en un entorno conocido en comparación con uno desconocido, lo cual se traduce en un efecto más fuerte de las bebidas embriagantes cuando nos encontramos en lugares o situaciones que nos son poco familiares. En el caso de las fiestas de la oficina, por ejemplo, se trata de personas que si bien conocemos y tratamos cotidianamente, no por ello las percibimos como cercanas, lo mismo que el propio lugar de trabajo.

Así que ahora ya lo sabes. Aunque te parezca extraño, quizá baste con que bebas una o dos cervezas cuando de una reunión de trabajo se trate, al menos si no quieres terminar gritoneando que mereces el puesto de tu jefe.

 

También en Pijama Surf: Científicos descubren que esta fruta es el mejor remedio para la resaca