*

X

¿Tomas laxantes? Cuidado: pueden causar daño neuronal

Salud

Por: pijamasurf - 08/13/2015

El uso de laxantes estimulantes como el senna (Senokot) puede dañar las neuronas de tu segundo cerebro

laxatives_for_weight_loss

Muchos doctores hoy en día siguen recurriendo a los laxantes como primer recurso para tratar problemas de estreñimiento, sin antes experimentar con dietas. Utilizan laxantes "over-the-counter" y supuestamente "naturales" como el senna (Senokot), que sin embargo son agentes estimulantes que, si son utilizados crónicamente, suelen producir pérdida de los movimientos de las haustras del colón, modificar su anatomía y conducir a una de las enfermedades más molestes que existen: el colón catártico, un verdadero infierno en el que los enfermos viven en una monomanía tiránica y paradójica: luchan con su estreñimiento a la vez que no pueden dejar de tener ganas de ir al baño (en un caos virtual y demencial del colón). Una vida reducida, en algunos casos, a la evacuación, al reino fecal; deseo y obstrucción oscilante, impotencia y dolor abrasante. 

Un estudió observó que 28% de los pacientes  que habían ingerido laxantes estimulantes como senna, bisacodil, casantranol, y fenolftaleína habían perdido los abultamientos de las haustras en su intestino. Esto es preocupante porque existen millones de neuronas en este órgano. Los investigadores concluyeron que "el hallazgo sugiere daño neuronal o daño a la musculatura longitudinal colónica causado por estos agentes".

Los laxantes estimulantes son sustancias que actúan en la mucosa y en el plexo nervioso, alterando la secreción de agua y electrolitos y estimulando el movimiento peristáltico.

El doctor Michael Gershon, autor del popular libro The Second Brain, en el que cuenta cómo la ciencia descubrió que el intestino es en realidad "un segundo cerebro" (el sistema nervioso entérico), cita ahí el caso de pacientes cuyo uso a largo plazo de senna (Senokot) produjo profundos daños neuronales en su sistema nervioso entérico.

images (2)Existe también un posible vínculo entre el uso de este tipo de laxantes y la condición llamada melanosis coli, o colón negro, debido a la apoptosis o muerte celular. 

Tomar crónicamente estas "medicinas", por tiempos mayores a 1 año, es literalmente envenenarse. Tomarlo por varios meses ya es arriesgarse. Recordemos que la forma en la que algunos doctores administran medicamentos sin reparar en los efectos secundarios es la tercera causa más frecuente de muerte en Estados Unidos. Y, sin embargo, muchos doctores siguen recomendado no sólo tomar estos fármacos como primera línea de defensa sino, con el paso del tiempo, subir la dosis, sin mayor preocupación. Muchas personas, por otro lado, se recetan libremente sin consultar a su médico, incluyendo quienes toman laxantes para perder peso. Es importante que el paciente se informe e investigue y pueda encontrar un doctor de confianza que se guíe por el principio hipocrático de "primum non nocere" (primero no hacer daño). Antes de recurrir a la pastilla para desbloquear tu intestino, recuerda que los movimientos que violenta dañan el cerebro que tienes ahí. ¿Por qué no buscar, antes que la solución de los síntomas, conocer la causa? 

La posición en la que duermes podría estar drenando tu energía, revela estudio

Salud

Por: pijamasurf - 08/13/2015

Científicos descubren que la posición en la que dormimos afecta nuestro sistema de eliminación de desechos

20140710-sleepstyle-grid

Como cualquier planta productora de energía, el cuerpo humano también necesita un sistema de irrigación y eliminación de los desechos que genera. Estudios recientes han encontrado que el cerebro humano juega un papel importante en este sistema de eliminación de desechos en su interacción con el sistema linfático, que es el principal encargado de brindar sosiego al organismo. Sabemos ahora que dormir es esencial para echar a andar este proceso y que la posición en la que dormimos afecta la efectividad de esta desintoxicación y renovación naturales. Esto también explica por qué la calidad de nuestro sueño es tan determinante en el sistema inmune (el sistema linfático es parte de este sistema de defensa).

Maiken Nedergaard, del Medical Center de la Universidad de Rochester, identificó una serie de vasos que transportan fluido cerebroespinal a lo largo del cerebro, en cuyo proceso circulan y se desasolvan, por así decirlo, desechos acumulados en los espacios intracelulares. El funcionamiento de estos vasos depende de los movimientos de agua en el cerebro realizados por células gliales llamadas astrocitos, que forman parte de un sistema ahora llamado glinfático (por las células gliales y el sistema linfático). Cuando una persona duerme, la circulación cerebroespinal hace que los espacios intracelulares se expandan hasta en un 60%.

Según informa The Guardian, pruebas recientes con ratones de laboratorio descubrieron que la posición en la que se duerme afecta la eficacia del funcionamiento del sistema glinfático. Cuando los ratones dormían de lado hubo un mejor drenaje de líquido cerebroespinal en comparación con cuando dormían bocarriba o parados. Los investigadores sugieren que el mismo mecanismo debe de estar involucrado en la consolidación de la memoria, la cual es una de las probables funciones principales del sueño. Dormir de lado, teorizan, debe también mejorar nuestra memoria. Los estudios tendrán que continuarse para poder asegurar que estas afirmaciones son también validas en el ser humano, pero, debido a que los vasos linfático existen de la misma forma en nosotros, es muy probable que así sea. Incluso es posible que la preferencia que ha sido observada en ratones y humanos por dormir de costado (semejando el feto) sea una herencia evolutiva. 

Esta es una buena razón para ajustar la forma en la que nos entregamos al sueño. Para aquellos más inclinados al misticismo, otro interesante motivo es la posibilidad de que los momentos antes de dormir --lo que se conoce como el estado hipnagógico-- puedan ser un umbral de creatividad para minar ideas del inconsciente o, como sugiere este artículo, un ensayo para nuestro proceso de muerte consciente.