*

X

¿Qué pasa cuando vagabundos reciben cámaras fotográficas? Pueden tomar imágenes increíbles como estas

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/29/2015

Una organización con sede en Londres realizó un interesante ejercicio de creatividad, empoderamiento y visibilidad al dar a 100 personas que viven en las calles de la capital inglesa igual número de cámaras fotográficas para que retrataran su ciudad.

Entre los múltiples, innumerables elementos que componen la matriz urbana, los vagabundos ocupan un lugar especial. Simbólicamente, son la personificación de la marginalidad, de todo aquello que socialmente se excluye paulatina pero certeramente, aquello que la cultura hegemónica prefiere no ver y apenas tolera: la pobreza, la locura, la enfermedad y algunos otros estados de vida que asaltan a ciertas personas e ipso facto las convierte en indeseables.

Paradójicamente, esa misma situación vuelve atractivos a los vagabundos. No desde la romantización –porque su vida dista mucho de ser idónea–, sino más bien por el contexto en el que se encuentran. Si tuvieran voz o, mejor dicho, si pudieran expresarse y su punto de vista fuera atendido, sin duda se revelarían como nodos de la vida en una ciudad, testigos silenciosos y ambulantes de eso que sucede cotidianamente pero que casi siempre se pierde en el trajín y la normalidad.

En parte desde esta perspectiva y también con el propósito de recaudar fondos para proyectos sociales dirigidos a personas que viven en las calles de Londres, la organización Café Art, con el apoyo de la Royal Photographic Society del Reino Unido, repartió 100 cámaras fotográficas desechables a igual número de vagabundos de la capital inglesa, a quienes también se dio una capacitación mínima no solo para usarlas, sino también para que tomaran fotografías con el tema “Mi Londres”.

Además de reunir las imágenes que ilustrarán el calendario Cafe Art 2016 My London, cuya venta será la principal fuente de fondos para los proyectos mencionados, el objetivo de esta iniciativa también fue empoderar a los homeless y conectarlos con otras personas.

Al final, la organización recuperó 80 cámaras con un total de más de 2,500 fotografías, de las cuales se seleccionaron 12 según los resultados de la votación que se realizó en este sitio.

El resultado sin duda es asombroso, acaso por inesperado. Aunque quizá cabría preguntar por qué esto nos sorprende si, con cierta frecuencia, los vagabundos son quienes mejor conocen el verdadero espíritu de una ciudad.

Un estudio asegura que las personas con mayores conocimientos se masturban con mayor frecuencia

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/29/2015

Un estudio realizado por la Escuela Nacional de Salud y Comportamiento Sexual a 6 mil voluntarios revela que las personas con mayor nivel de estudios académicos se masturban más frecuentemente que las demás

 

1456795_10153563405450440_1211353406_n
Imagen: blog.1000lostchildren.com

Usar el argumento de “yo me masturbo más porque soy más listo” podría verse como un pro o como contra, dependiendo de la situación en la que se utilice. O tal vez no sea necesario decirlo y correr el riesgo de parecer el cliché del nerd que tiene una falta de sexo.

Pese al mal chiste sobre el cliché del nerd, un estudio realizado en Estados Unidos revela que las personas que tienen mayores conocimientos académicos suelen masturbarse más frecuentemente. La reciente investigación asegura que existe una correlación entre la frecuencia de la masturbación y el nivel de estudios de una persona.  

Por desgracia, pareciera que aún en estos tiempos hablar sobre sexo abiertamente es un tabú, algo que o no se suele hacer o se hace de manera exagerada, nunca desde un punto medio. Nunca es algo tan natural como para sólo aceptarlo y hacerlo parte de nosotros, como la comida y el hambre.

Este estudio ha sido realizado por la Escuela Nacional de Salud y Comportamiento Sexual dirigida por Debby Herbenick, psicóloga especialista en conducta sexual e investigadora del Kinsey Institute.

La investigación consistió en realizar encuestas a 6 mil ciudadanos estadounidenses de entre 14 y 90 años de edad y fue patrocinada por una marca de preservativos muy conocida, según relata el catalán Pere Estupinyà en su libro S=EX2.

Los participantes de este análisis fueron seleccionados de forma rigurosa, siendo este, según afirma una nota al respecto, “uno de los estudios más completos acerca de cómo vivimos el sexo los seres humanos en las sociedades actuales”.

Si bien las encuestas sólo contemplan ciudadanos norteamericanos pueden ser de utilidad o incluso un parteaguas para futuras investigaciones con personas de otras partes del mundo, ya que no todos somos iguales ni compartimos las misma ideologías.

Aunque se reveló una marcada tendencia a que las personas con mayor grado académico solieran masturbarse más, la investigación arrojó otros daos interesantes gracias a las preguntas elaboradas en las encuestas.

Al revisar las encuestas se encontró que 71.5% de las mujeres de entre 25 y 29 años reconoció haberse masturbado durante el último año; sin embargo, de las mujeres de entre 60 y 69 años encuestadas sólo 46.5% afirmó haberlo hecho.

Una feliz sorpresa para muchos es que 33% de las personas encuestadas mayores de 70 años de edad asegura haberse masturbado a lo largo del último año, una cifra y una edad nada despreciables para seguir satisfaciendo el deseo sexual.  

Las encuestas lanzaron otros datos no menos interesantes, como que sólo 5% de las mujeres (contra un 25% de los hombres) confesó haber visto contenido pornográfico en la red en los últimos meses. Otro dato estuvo evidentemente relacionado con la protección en el momento del acto sexual: 28% de los hombres encuestados aseguró haber perdido la erección justo en el momento de colocarse el condón en por lo menos uno de sus últimos encuentros sexuales. 

Al final, con los resultados de la investigación realizada por Herbenick, estos versos de un soneto del poeta mexicano Salvador Novo toman un semblante nuevo: aquello de querer ser "Un escritor genial, un gran poeta.../ Desde los tiempos del señor Madero, / es tanto como hacerse la puñeta".