*

X

"Por qué este año no voy a ir a Burning Man" (reflexiones de Daniel Pinchbeck)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 08/14/2015

¿El festival Burning Man ha sido cooptado por los 'techies' y el jet set fiestero, perdiendo así su espíritu de arte y libertad antiestablishment?

Screen shot 2015-08-14 at 11.37.35 AM

El año pasado Burning Man hizo masa crítica en el mundo de los festivales y se elevó al mainstream, como reportamos aquí, convirtiéndose en el hotspot de la élite de Silicon Valley, celebridades y miembros del jet set en busca de experiencias trascendentales, satori programdo, enteógenos y un poco de polvo y sol. Algunos celebran que personas como Mark Zuckerberg o Jeff Bezos (algunos de los VIPs que han asistido recientemente) puedan darse una probada de la visión contacultural, off the grid, de Burning Man y expandir su mente, con la esperanza de que modifiquen su filosofía empresarial; otros creen que es contradictorio que este tipo de personajes asistan y lleguen a cooptar el festival, cuando la idea de Burning Man es justamente huir del tipo de civilización que las empresas de Silicon Valley están creando. ¿La experiencia cósmica en Black Rock de un CEO se convertirá en una flamante idea para esa nueva killer app que le hará tener un edge sobre sus competidores, o para liberarse de la mentalidad ultracapitalista? Claro que si lo único que uno quiere es irse a drogar con clase, en medio de arte psicodélico de primer nivel y chicas lindas disfrazadas de diosas o vagabundos apocalípticos para estimular el trip, Burning Man sigue siendo un buen lugar. Pero muchos de los viejos burners creen que esto no era el espíritu esencial del festival; había una conciencia distinta. Se trataba más sobre el arte y la libertad; querían construir otro mundo, pero éste se ha convertido en una Disneylandia para adultos. 

Este año, uno de los periodistas más ligados a esta comunidad, Daniel Pinchbeck, ha escrito en Reality Sandwich un interesante ensayo sobre por qué, por primera vez en 15 años, dejará de asistir a este festival en el desierto de Nevada. Esto es lo que pensaba Pinchbeck de Burning Man en la cresta de la tecnoutopía psicodélica en el año 200o, y esto es lo que piensa en 2015. A continuación traducimos algunos párrafos de su reciente artículo:

Este año no voy a ir. Existen varias razones para esto, pero la principal es que siento que Burning Man --una institución en su propio proceso perenne de cambio y evolución-- se ha desviado de su camino. Espero que sea sólo temporal. Conozco y quiero a muchas de las personas que crean el festival, y creo en su visión y en su intención.

Burning Man ha logrado muchas cosas increíbles, abriendo toda una nueva dimensión de libertad individual y expresión. Al mismo tiempo el festival se ha convertido en víctima de su propio éxito. Se ha convertido en un masivo complejo de entretenimiento, un poco como Disneylandia, para un contingente compuesto sobre todo de una élite millonaria. Siempre ha tenido un poco de esta vibra, pero se ha vuelto más pronunciada en los últimos años. El potencial para una verdadera liberación o despertar se ha vuelto cada vez más oscuro y remoto.

[...] En Burning Man, siempre hubo tensión entre dos visiones de mundos, que llamaría libertaria hedonista y mística anárquica. Siento que, como resultado de su rápido crecimiento, el festival se ha convertido en un imán de la élite adinerada (la gente de Silicon Valley, los dueños de los medios de comunicación y sus  grupos, la gente de Ibiza), la balanza se ha volcado a favor del hedonismo libertario. Los carros de arte se han vuelto los nuevos yates, representando expresiones de egos masivamente inflados. Campamentos acaudalados gastan cientos de miles de dólares en un vehículo para pavonearlo por ahí, con una vibra de cordón de terciopelo. Cada vez más, la cultura de Burning Man se siente como otra versión de la visión ensimismada, nihilista e inconsciente de la economía liberal que rápidamente está aniquilando la vida de un mundo compartido.      

Recuerdo, hace un par de años, me quedé a un lado de un camp que había sido construido para el fundador del Cirque du Soleil, Guy Laliberté y sus amigos. El camp estuvo vacío durante la semana. Había muchas tiendas estilo caravana de gitanos, esperando a que llegarán los invitados de Europa el fin de semana. Había también algunos mexicanos que trabajaron durante el fin de semana, construyendo grandes sombrillas y decorando de arte los carros. Nadie le había ofrecido a los trabajadores un lugar para quedarse en las lujosas tiendas cuidadosamente protegidas del sol. Así que habían tendido una pequeña tienda de nailon en el sol. Esta imagen resume en lo que Burning Man ha devenido, inexorablemente.

Pinchbeck se lamenta de la decadencia de Burning Man, puesto que es (o era) uno de los pocos lugares que ofrece en la actualidad una oportunidad de vivir experiencias iniciáticas y transformadoras. Burning Man "nos reveló nuestras capacidades innatas para construir una nueva sociedad o rediseñarla basándonos en la creatividad, la comunidad, la inspiración y la compasión".

Sigue leyendo

 

La mayoría de las catedrales góticas, los monumentos antiguos y los templos históricos están diseñados con el fin de hacernos sentir más tranquilos y libres y de generar en nosotros una experiencia de asombro

salk-institute-by-louis-i

La Capilla Sixtina, los templos de Angkor Wat o el mármol blanco del Taj Mahal, a pesar de incorporar diferentes épocas de la historia, diseños con enfoques distintos y culturas muy diferentes, tienen en común esa capacidad de asombrarnos con sus enormes y complejas estructuras.

Esta capacidad de evocar la emoción y la contemplación es común para muchas de las maravillas arquitectónicas del mundo, especialmente aquellas que sirven a un propósito religioso. "Para sentirse más cerca de Dios, hay que crear un ambiente donde todo apunte a este sentimiento de elevación", dice Vittorio Gallese, catedrático de Fisiología de la Universidad de Parma, Italia.

“La manera en que el espacio está diseñado está vinculada con la elevación sensual”, dice Gallese, quien explora los vínculos entre el cerebro de una persona y su entorno.

 Angkor_from_Lake

¿Cómo?

La creación de un sentimiento de elevación comienza con una acción clave: mirar hacia arriba.

Las catedrales góticas, los monumentos antiguos y los templos históricos nos han hecho mirar hacia el cielo, ya sea a través de techos altos, torres elevadas o estatuas montadas, ayudándonos a generar esa sensación de inspiración al entrar en dicha arquitectura.

El acto físico de mirar hacia arriba ayuda al cerebro a procesar el significado detrás de la acción (como la idea de que el cielo está arriba y el infierno abajo).

"El espacio levanta tus ojos", dice Michael Arbib, vicepresidente de la Academia de Neurociencias y Arquitectura de San Diego, California.

Esta señal visual abarca muchas regiones del cerebro, para luego absorber el mundo que lo rodea. "[Es como] mirar hacia arriba a las montañas... es una respuesta humana básica", dice Arbib. Levantar el campo de visión trae consigo sentido del espacio, comodidad y contemplación.

"[En] una cueva, o espacio estrecho, se siente la opresión de los límites que rodean el cuerpo", dice Gallese. Vastos espacios, sin embargo, proporcionan una sensación de libertad y movimiento en la que las personas son libres de explorar y contemplar.

Los seres humanos gozamos naturalmente con ciertas ideas particulares, como un paisaje sereno o una cara sonriente; estas respuestas son parte de nuestra biología innata. Empero, el grado en el que la gente disfruta o experimenta algo está fuertemente definido por su pasado y el mundo que ha experimentado hasta la fecha.

"Siempre nos conectamos con algo que ya sabemos", dice Gallese. "El sentimiento y la emoción vienen sólo una vez cuando nos relacionamos con ese entorno".

Las historias personales combinadas con el carácter --seamos "fríos" o emocionales-- determinan la percepción del mundo que nos rodea. "Los recuerdos, la simulación, proyección, emociones... todo sucede cuando contemplas un edificio", dice Gallese.

 3891-31

La luz

Los principios de la utilización de la luz en el diseño arquitectónico se puede ver en el lugar de trabajo de Satchin Panda, el Instituto Salk. Su fundador, Jonas Salk --conocido por el desarrollo de la primera vacuna contra la polio--, se inspiró en la arquitectura italiana. Salk se asoció con el arquitecto Louis Kahn, quien diseñó un edificio moderno, ahora admirado por muchos en todo el mundo por su uso de la luz natural y grandes espacios.

El diseño resultó en un lugar de trabajo junto al mar, alineado con el horizonte, fomento de la creatividad y de la contemplación de su personal.

La creciente idea entre los neurocientíficos es que una experiencia visual es mucho más que la visión. En cambio, es multisensorial, a través de las sensaciones táctiles de los materiales, las distracciones visuales de diferentes objetos y olores particulares ayudando a generar estas experiencias.

"La calidad del espacio se cambia por [cada uno de] estos modos", dice Gallese, quien cree que todas las diferentes respuestas del cerebro que constituyen una experiencia están profundamente integradas en el interior del mismo.

 sri-meenakshi-temple-madurai

La necesidad de lo nuevo

El deseo humano de las novedades es la acción final en la consolidación de la experiencia de alguien en un espacio arquitectónico.

"Tenemos una curiosidad y el instinto de nuevos objetos", dice Panda. Esta curiosidad es el pegamento: mantener el temor y la intriga de un edificio una vez que ha pasado nuestra reacción inmediata.

Arbib habla de sus propias experiencias del museo Guggenheim en Nueva York, donde el diseño inusual de una escalera de caracol mantiene la mente ocupada mientras se pasea a través del lugar, a veces sin tener en cuenta la exposición. "Al caminar alrededor, las perspectivas siguen cambiando", dice el investigador.

Este deseo de lo nuevo, y por lo general de "lo mejor”, es lo que nos  ha llevado desde la cabaña estándar hasta los edificios que hoy vemos.

"Siempre hay algo que nos empuja a ir más allá del uso utilitario de un espacio", dice Gallese. "Nunca estamos satisfechos con los resultados inmediatos".

 

Fuente: Temples of the mind: The mysterious neuroscience of holy buildings