*

X

"Por qué este año no voy a ir a Burning Man" (reflexiones de Daniel Pinchbeck)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 08/14/2015

¿El festival Burning Man ha sido cooptado por los 'techies' y el jet set fiestero, perdiendo así su espíritu de arte y libertad antiestablishment?

Screen shot 2015-08-14 at 11.37.35 AM

El año pasado Burning Man hizo masa crítica en el mundo de los festivales y se elevó al mainstream, como reportamos aquí, convirtiéndose en el hotspot de la élite de Silicon Valley, celebridades y miembros del jet set en busca de experiencias trascendentales, satori programdo, enteógenos y un poco de polvo y sol. Algunos celebran que personas como Mark Zuckerberg o Jeff Bezos (algunos de los VIPs que han asistido recientemente) puedan darse una probada de la visión contacultural, off the grid, de Burning Man y expandir su mente, con la esperanza de que modifiquen su filosofía empresarial; otros creen que es contradictorio que este tipo de personajes asistan y lleguen a cooptar el festival, cuando la idea de Burning Man es justamente huir del tipo de civilización que las empresas de Silicon Valley están creando. ¿La experiencia cósmica en Black Rock de un CEO se convertirá en una flamante idea para esa nueva killer app que le hará tener un edge sobre sus competidores, o para liberarse de la mentalidad ultracapitalista? Claro que si lo único que uno quiere es irse a drogar con clase, en medio de arte psicodélico de primer nivel y chicas lindas disfrazadas de diosas o vagabundos apocalípticos para estimular el trip, Burning Man sigue siendo un buen lugar. Pero muchos de los viejos burners creen que esto no era el espíritu esencial del festival; había una conciencia distinta. Se trataba más sobre el arte y la libertad; querían construir otro mundo, pero éste se ha convertido en una Disneylandia para adultos. 

Este año, uno de los periodistas más ligados a esta comunidad, Daniel Pinchbeck, ha escrito en Reality Sandwich un interesante ensayo sobre por qué, por primera vez en 15 años, dejará de asistir a este festival en el desierto de Nevada. Esto es lo que pensaba Pinchbeck de Burning Man en la cresta de la tecnoutopía psicodélica en el año 200o, y esto es lo que piensa en 2015. A continuación traducimos algunos párrafos de su reciente artículo:

Este año no voy a ir. Existen varias razones para esto, pero la principal es que siento que Burning Man --una institución en su propio proceso perenne de cambio y evolución-- se ha desviado de su camino. Espero que sea sólo temporal. Conozco y quiero a muchas de las personas que crean el festival, y creo en su visión y en su intención.

Burning Man ha logrado muchas cosas increíbles, abriendo toda una nueva dimensión de libertad individual y expresión. Al mismo tiempo el festival se ha convertido en víctima de su propio éxito. Se ha convertido en un masivo complejo de entretenimiento, un poco como Disneylandia, para un contingente compuesto sobre todo de una élite millonaria. Siempre ha tenido un poco de esta vibra, pero se ha vuelto más pronunciada en los últimos años. El potencial para una verdadera liberación o despertar se ha vuelto cada vez más oscuro y remoto.

[...] En Burning Man, siempre hubo tensión entre dos visiones de mundos, que llamaría libertaria hedonista y mística anárquica. Siento que, como resultado de su rápido crecimiento, el festival se ha convertido en un imán de la élite adinerada (la gente de Silicon Valley, los dueños de los medios de comunicación y sus  grupos, la gente de Ibiza), la balanza se ha volcado a favor del hedonismo libertario. Los carros de arte se han vuelto los nuevos yates, representando expresiones de egos masivamente inflados. Campamentos acaudalados gastan cientos de miles de dólares en un vehículo para pavonearlo por ahí, con una vibra de cordón de terciopelo. Cada vez más, la cultura de Burning Man se siente como otra versión de la visión ensimismada, nihilista e inconsciente de la economía liberal que rápidamente está aniquilando la vida de un mundo compartido.      

Recuerdo, hace un par de años, me quedé a un lado de un camp que había sido construido para el fundador del Cirque du Soleil, Guy Laliberté y sus amigos. El camp estuvo vacío durante la semana. Había muchas tiendas estilo caravana de gitanos, esperando a que llegarán los invitados de Europa el fin de semana. Había también algunos mexicanos que trabajaron durante el fin de semana, construyendo grandes sombrillas y decorando de arte los carros. Nadie le había ofrecido a los trabajadores un lugar para quedarse en las lujosas tiendas cuidadosamente protegidas del sol. Así que habían tendido una pequeña tienda de nailon en el sol. Esta imagen resume en lo que Burning Man ha devenido, inexorablemente.

Pinchbeck se lamenta de la decadencia de Burning Man, puesto que es (o era) uno de los pocos lugares que ofrece en la actualidad una oportunidad de vivir experiencias iniciáticas y transformadoras. Burning Man "nos reveló nuestras capacidades innatas para construir una nueva sociedad o rediseñarla basándonos en la creatividad, la comunidad, la inspiración y la compasión".

Sigue leyendo

 

Te podría interesar:
Del sentido común a la sabiduría terrena y celeste en este top 10 cortesía del popular Papa Francisco

Stencil del papa

 

Compartimos aquí los pensamientos del Papa Francisco, quien en una entrevista con la publicación argentina Viva dispuso 10 tips para ser feliz, basados en su propia experiencia.

1. Vive y deja vivir

Tolerancia o "la ley de oro". Deja vivir a los demás como quisieras que te dejaran vivir. El derecho a la vida es la esencia de la existencia.

2. Sé generoso con los demás

Das lo que recibes. Como una ley kármica, en recibir está el dar. "Si uno se ‘retira’ hacia adentro de uno mismo y se estanca, se pudre, como el agua”, dijo el Papa. William Blake había dicho: "Aquel que desea pero no actúa engendra pestilencia".

3. Procede con calma

El Papa Francisco, quien solía dar clases de literatura en educación secundaria, utilizaba didácticamente la novela Don Segundo Sombra, de Ricardo Güiraldes, en donde el gaucho protagonista se sienta en el calor de la fogata, en el río, o en la pampa, a reflexionar en calma sobre su vida. No hay nada tan relajante y pacífico como contemplar un río --en una síntesis religiosa, podemos pensar en el Siddartha de Hesse, que encontró la iluminación observando un río.

4. El sentido de ocio saludable

El Papa dice que el “consumismo nos ha traído ansiedad”, e invita a los padres a darse tiempo de jugar con sus hijos y a apartarlos de la televisión cuando se sientan a comer.

5. Los domingos son días de asueto

Como todo católico, el Papa reserva el día de domingo para "descansar y estar con la familia”, dijo.

6. Encontrar formas innovadoras de crear trabajos dignos para los jóvenes

“Necesitamos ser creativos con los jóvenes. Si ellos no tienen oportunidades, caerán en las drogas”, lo cual los hará más susceptibles al suicidio, comentó.

7. Respeto y cuidado con la naturaleza

La degradación ambiental “es uno de los grandes retos que tenemos”, dijo. “Y pienso en una pregunta que nos hacemos a nosotros mismos: ¿No se está suicidando la humanidad con este indiscriminado y tiránico uso de la naturaleza?”.

8. Deja de ser negativo

“La necesidad de hablar mal de los demás es un indicador de baja autoestima", eso significa "que al sentirse negativo, en lugar de salir adelante necesito ningunear a los demás, y tirar de ellos", dijo el Papa; "es saludable desprenderse rápidamente de lo negativo”.

9. No hagas proselitismo, respeta las creencias de los demás

“Podemos inspirar a todos a través de la confesión de modo que uno crece junto con la comunicación”. "Lo peor de todo es el proselitismo religioso, que paraliza: ¿Hablo con usted con la finalidad de convencerlo, de persuadirlo?” No. Cada persona parte de su propia identidad. "La iglesia crece por atracción, no por proselitismo”, dijo el Papa.

10. Trabaja por la paz

“Estamos viviendo muchas guerras al mismo tiempo”, dijo, “el llamado por la paz debe ser gritado. La paz muchas veces da la impresión de estar callada, pero la paz es siempre proactiva y dinámica”.

Después de todo estas reglas (sin importar la religión), son un buen instrumento para cultivar el arte de vivir bien (eudemonología). Chi va piano arriva lontano, “quien va lento llega lejos”, sería una frase que serviría para tomar un respiro y encontrar una alternativa a ese movimiento constante hacia adelante que promueve el capitalismo, el sistema político que recientemente ha sido tan criticado por el Papa. 

 

También en Pijama Surf: Estos son los 100 pensadores más influyentes de 2014 (FOTOGALERÍA)