*

X
El encuentro de la pareja ideal puede necesitar de la destrucción del ego y los miedos irracionales
Marriage http://stockarch.com/images/events/wedding/happy-wedding-couple-2491<br />this image by stockarch / stockarch.com is licensed under aCreative Commons Attribution 3.0 Unported License.

Marriage Photo: stockarch.com

Está comprobado: las estadísticas concuerdan en que el matrimonio hace feliz a la gente, por encima del dinero, de cualquier pertenencia y de la religión, por lo que muy probablemente, las personas felizmente casadas se sienten más dichosas que las solteras o las contrapartes divorciadas.

Pero hay un riesgo: aunque algunas parejas permanecen juntas casi por la eternidad (como esta pareja que lleva casada desde hace 87 años), aquellas que corren con la inherente posibilidad de un matrimonio ‘fallido’ resultan ser más infelices que su contraparte soltera, según las estadísticas.

De esta forma, en el panorama amoroso encontramos de todo: matrimonios felices e infelices y solteros empedernidos felices o solteros desesperados por encontrar el amor; cualquier situación sentimental es un arma de doble filo.

Independientemente del estatus, cada cual debe vislumbrar que, más que un romántico evento azaroso, el encuentro de la pareja ‘perfecta’ está bajo nuestro control, es una decisión que, como tal, se ve influenciada por numerosos factores, deseos, miedos e inseguridades; por lo tanto, no siempre es la más objetiva ni la mejor.

Esto podría explicar por qué un sinnúmero de personas se embarcan en matrimonios insatisfactorios.

No hay fórmula para el amor, pero ciertos expertos coinciden en que definitivamente hay errores que nos alejan del encuentro de la formula ‘relación feliz’, como sucumbir a estas actitudes:

  • Realmente no sabemos qué buscamos ni qué esperamos de una relación amorosa.
  • La sociedad ejerce presión y, cual dictador, incita al poco o nulo criterio, al conformismo (así como se pierde la esperanza en los gobiernos, se pierde en el amor) y a las convenciones.
  • La biología nos hipnotiza, mediante gradientes de concentración de neurotransmisores y ciclos biológicos que modulan cuerpo y mente (efectos físicos del enamoramiento). El amor se manifiesta en distintas partes del cuerpo.

Muy probablemente, la principal responsable de terminar en una relación infeliz e insatisfactoria es la presión de tener pareja para encajar en los eslabones sociales.

En medio del vórtice ‘pánico-presión’, diferentes e intrigantes tipos de personalidades humanas afloran:

  1. El romántico ‘amor-lo-puede-todo’: el amor es parte fundamental de una relación exitosa, pero existen muchos otros factores adicionales. La visión siglo XII de amor trágico y sufrido estilo Tristán e Isolda resulta más atractiva en los libros.
  2. ‘Sí, sí acepto’: matrimonio con X, Y o Z, da igual, con tal de pasar por el altar. Encarnación del miedo a la soledad, a lidiar con nosotros mismos, a creer que estar solo es peor que mal acompañado.
Te podría interesar:

Este mapa muestra cómo algunos países lidian con las emociones (y cómo negociar con ellos)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/19/2015

Hay países como Francia y España que expresan sus emociones y confrontan a las personas, mientras que en países asiáticos prefieren reservarse

Diagram_Business_Negotiations

Este diagrama diseñado por la Escuela de Negocios Harvard muestra el modelo de negociación y expresión emocional en diferentes países como una guía para relacionarse, principalmente con hombres de negocios. Viendo los posicionamientos queda claro que podemos extrapolarlo a otros ámbitos y aspectos de la psicología de las naciones.

Obervamos claramente que franceses, italianos y españoles, con la sangre latina, son sociedades que reaccionan fuertemente a las emociones y expresan esto sin tapujos; a ellos se añaden los rusos y los israelíes; mucho más ecuánimes pero en el mismo lado del espectro están los estadounidenses, que cerca del centro de esta tabla reflejan que son ellos el parámetro para medir las emociones del mundo.

Países que también son confrontacionales pero de una manera más mesurada o sin expresar emoción son Alemania, Dinamarca u Holanda, vecinos europeos.

México, Filipinas, India, Brasil y Arabia Saudita comparten ser emocionalmente expresivos pero evitan confrontaciones.

Las naciones que no expresan emociones y tampoco confrontan, que toman una actitud más zen, por así decirlo, son los japoneses, los coreanos, los suecos y cerca del centro el Reino Unido, país que se acerca a Estados Unidos en la tabla.

Del mapa se desprende una guía para negociar: en países como Francia y España se recomienda ser más directo y frontal; en sitios como Japón más discreto, respetuoso y utilizar signos más sutiles; en países como México mostrar afecto, incluso físico, para darle seguridad a las personas, etc. ¿Quizás podríamos aplicar este mismo approach para formar relaciones románticas con personas de estos lugares? 

¿Qué te parece el diagrama, crees que refleja la personalidad real de estas naciones o tiene que ver más con estereotipos y clichés?