*

X

Las 10 mejores novelas de escritas en lengua inglesa

Por: Samuel Zarazua - 08/24/2015

Una polémica lista compilada por un famoso crítico de literatura de The Guardian

gustave-dore-don-quixote-0011

 

La lista de las 100 mejores novelas escritas en inglés redactada por Robert McCrum ha provocado una crítica entremezclada; entre los comentarios se señala que se han incluido pocas mujeres o no se ha contemplado a una serie de escritores consagrados. Aquí presentamos las primeras 10.

1. The Pilgrim’s Progress, de John Bunyan (1678)

Pilgrim's_Progress_2

The Pilgrim's Progress from this world to that which is to come, delivered under the similitude of a dream (El progreso del peregrino desde este mundo al venidero, mostrado como un sueño) es la historia de un hombre en busca de la verdad, contada con la simple claridad y belleza de la prosa de Bunyan, lo cual lo convierte en un clásico de la literatura inglesa.

2. Robinson Crusoe, de Daniel Defoe (1719)

Robinson_Cruose_1719_1st_edition

Ningún libro de finales del siglo XIX ha tenido tantas ediciones y traducciones como este. La literatura de Defoe es de una confección irresistible.

3. Gulliver’s Travels, de Jonathan Swift (1726)

250px-Gullivers_travels

La satírica Los viajes de Gulliver es una obra que nunca se ha dejado de imprimir. Los viajes… es el tercer volumen de esta lista de novelas en inglés.

4. Clarissa, de Samuel Richardson (1748)

RichardsonClarissa

Clarissa o la historia de una joven habla sobre una heroína presionada por la familia de nuevos ricos a la que pertenecía, que la obligan a casarse con un hombre rico que detesta.

5. Tom Jones, de Henry Fielding (1749)

 220px-TomJonesTitle

The History of Tom Jones, a Foundling es un clásico de la literatura inglesa que captura el espíritu de una época que se caracterizaba por ser locuaz y turbulenta.

6. The Life and Opinions of Tristram Shandy, Gentleman, de Laurence Sterne (1759)

320px-SterneShandy

La vida y las opiniones del caballero Tristram Shandy, de Laurence Sterne, se publicó en 9 volúmenes. Constituyó un éxito editorial desde el primer momento, así Sterne se transformó en una celebridad de la noche a la mañana.

 7. Emma, de Jane Austen (1816)

EmmaTitlePage

Emma de Jane Austen es otra masterpiece que mezcla la luminosidad y el resplandor de otros libros de la autora, tan llenos de sentimientos verdaderos, personajes viscerales y situaciones por lo más dramáticas.

8. Frankenstein, de Mary Shelley (1818)

320px-Frankenstein.1831.inside-cover

Lo que empezó como un juego de ver quién contaba la mayor historia de terror dejó, a través del imaginario de Mary Shelley, una novela moderna macabra y de horror: Frankenstein o el moderno prometeo.

9. Nightmare Abbey, de Thomas Love Peacock (1818)

200px-Nightmare_Abbey

De tópicos satíricos inspirados en el trabajo de su amiga Mary Shelley es como Love Peacock se introdujo en la corriente romántica.

10. The Narrative of Arthur Gordon Pym of Nantucket, de Edgar Allan Poe (1838)

PymBegin

La única novela de Edgar Allan Poe es una clásica aventura con elementos sobrenaturales, que tuvo mucha influencia sobre varias generaciones de escritores.

Quizá muchos queden decepcionados porque no haya (al menos en esta lista) muchos autores que suenan en las librerías. No obstante, es probable que encuentres algunos de estos libros en este Top 100 en The Guardian.

 

También en Pijama Surf: Santuarios de libros: las bibliotecas más hermosas del mundo (FOTOS)

Te podría interesar:

¿Caíste en un agujero negro? Este es el método Stephen Hawking para escapar (a otro universo)

Por: pijamasurf - 08/24/2015

Contrario a la creencia sostenida, Stephen Hawking asegura que existe al menos una forma de escapar a la legendaria fuerza devoradora de los agujeros negros
[caption id="attachment_99344" align="aligncenter" width="538"]Black_Hole_Milkyway Imagen: Ute Kraus, Un agujero negro (simulado) de 10 masas solares visto de una distancia de 600km, con la Vía Láctea en el fondo (ángulo horizontal de la abertura de la cámara fotográfica: 90°)(Wikimedia Commons)[/caption]

De todos los misterios que aún posee el universo para el ser humano, los agujeros negros se encuentran entre los más desafiantes para nuestros horizontes de entendimiento. Sabemos, sí, que se trata de puntos en donde la gravedad es tan intensa que nada escapa a su fuerza de atracción, como si fuera una gigantesca e incesante aspiradora que arrasa con todo a su paso, de planetas a estrellas e incluso galaxias enteras. De acuerdo con la teoría de la relatividad, la gravedad en un agujero tendría tal potencia que incluso podría deformar el espacio-tiempo, con lo cual, al menos teóricamente, se presenta como una suerte de portal hacia otros planos del universo y quizá también del tiempo.

En términos generales, esta es algo de lo que se sabe sobre dichos fenómenos espaciales. Sin embargo, el reconocido astrofísico Stephen Hawking aseguró recientemente, durante una conferencia ofrecida en el Instituto Real de Tecnología KTH de Estocolmo, que existe al menos una posibilidad de salir de un agujero negro si su fuerza apresa a un hipotético cosmonauta; el problema es que el punto de arribo sería en un universo distinto a aquel del que partió.

De acuerdo con la paradoja de la información, la mecánica cuántica asegura que la información no puede ser destruida, ni siquiera si cae en un agujero negro, pero la teoría de la relatividad predice que la destrucción es el único resultado posible de dichas condiciones. Hawking, por su parte, propuso resolver este dilema suponiendo que la información no se encuentra en el interior del agujero negro, sino en sus límites, el “horizonte del evento”, una noción que se refiere a la esfera en torno al agujero en donde la información no se destruye, sino que sufre una especie de conversión de estado, como cuando un objeto tridimensional se describe en términos bidimensionales, un holograma de partículas entrantes en donde la información se conserva.

El problema de esta solución es que, es cierto, la información persiste, pero en la traducción pierde su forma original, esto es, se transforma a un estado “caótico e inútil”, al menos en términos prácticos.

Si caes en un agujero negro, ahora ya sabes gracias a Stephen Hawking dónde quedarte y qué hacer para que, al menos como información, sobrevivas, aunque nadie puede asegurar en qué condiciones últimas.