*

X

La utópica aldea donde los hombres están vetados

Por: pijamasurf - 08/20/2015

Sólo las mujeres son permitidas en Umoja, una aldea en Kenia que comenzó como un refugio para sobrevivientes de abuso sexual y ahora es un pequeño paraíso femenino en medio de una sociedad absolutamente patriarcal
Umoja-women-009

Crédito: Georgina Goodwin para The Observer

Sólo las mujeres son permitidas en Umoja, una aldea en Kenia que comenzó como un refugio para sobrevivientes de abuso sexual y ahora es un pequeño paraíso femenino en medio de una sociedad absolutamente patriarcal. La periodista Julie Bindel relata su viaje a este oasis y cuenta la historia de por qué se fundó y cómo ha ido creciendo con el tiempo.

La mayoría de las mujeres en Umoja fueron violadas por soldados británicos, varios a la vez, o por hombres de aldeas contiguas. Otras fueron vendidas muy jóvenes, por un puñado de vacas, a hombres viejos o violentos, y huyeron en cuanto se enteraron de que existía esta comunidad de refugio.  

a0139b19-a47b-4df5-80ea-eed02c8c5983-2060x1236

“Llegué en el momento más caluroso del día”, dice Bindel, “cuando los niños estaban dormidos. Las cabras y las gallinas pululaban alrededor, evitando los tapetes de bambú donde las mujeres se sentaban a hacer joyas para vender a turistas, sus dedos trabajaban rápidamente mientras platicaban y reían entre ellas”.

La aldea fue fundada en 1990 por un grupo de 15 mujeres sobrevivientes de violación por parte de soldados británicos. La población de Umoja hoy se ha expandido para incluir a mujeres que escapan del matrimonio muy jóvenes (desde los 11 años), de la mutilación genital y de violencia doméstica, todo lo cual es norma cultural entre los Samburu.

Las mujeres Samburu se visten con los colores más vivos y se adornan con decenas de collares de cuentas que contrastan con el territorio árido y gris donde habitan. En esta aldea, cuando una nueva mujer llega, la comunidad le regala una cabra y una cabaña, y las más viejas le enseñan a hacer cosas que sólo los hombres tienen permitido hacer fuera de allí. A ganar su propio dinero, por ejemplo. Venden sus hermosos collares a los turistas que visitan el pueblo, incrédulos y fascinados.

f53e8146-133e-47ef-9bbd-53753f731b38-2060x1236-1

Crédito: Georgina Goodwin para The Observer

La fundadora y matriarca de Umoja es Rebecca Lolosoli, quien desde luego enfrenta numerosas amenazas y ataques de hombres locales desde que inauguró la aldea. “Pero es inamovible”, dice la reportera. Judia, una mujer de 19 años que llegó a Umoja a los 13 después de escapar de un matrimonio forzado, señala: “Todos los días me despierto y me sonrío a mí misma porque estoy rodeada de ayuda y apoyo. Las mujeres en Umoja tienen libertad”.  

Hoy hay 47 mujeres y 200 niños. Sí, 200 niños porque aunque estén viviendo allí, les siguen gustando los hombres, “y una mujer sin hijos no cumple su propósito”, apunta una de las Samburu.

“Muchas de las mujeres me dicen que no se imaginan vivir con un hombre después de haber vivido en Umoja”, dice Bindel. “Hacia el final de mi visita conozco a Mary, de 34, quien me cuenta que fue vendida a un hombre de 80 años por un rebaño de vacas cuando tenía 16 años. ‘Nunca quiero dejar esta comunidad de apoyo entre mujeres’”, dice.

Te podría interesar:

Descubren el histórico Huey Tzompantli de México-Tenochtitlan

Por: pijamasurf - 08/20/2015

Arqueólogos encuentran un importante altar de cráneos que aparecía en relatos de Tenochtitlan hechos por cronistas de la Nueva España
[caption id="attachment_99188" align="aligncenter" width="576"]inah1 Imagen: http://www.inah.gob.mx/boletines/545-descubren-el-gran-tzompantli-de-mexico-tenochtitlan[/caption]

El INAH informó sobre el descubrimiento del que parece ser el gran altar de cráneos de México-Tenochtitlan que había sido descrito por cronistas de la Nueva España. En la calle de Guatemala, en la ciudad de México, una excavación halló "una plataforma rectangular con una longitud estimada en más de 34m, en la que había, en su núcleo, un elemento circular elaborado de cráneos humanos unidos con argamasa de cal, arena y gravilla de tezontle". Esta descripción coincide con los registros de los códices que se tiene del llamado Huey Tzompantli.

“Es un muro de tezontle con un recubrimiento de estuco y piso de lajas, orientado de norte a sur, que presentaba asociados mandíbulas y fragmentos de cráneos dispersos sobre la plataforma y un elemento circular elaborado de cráneos humanos unidos con argamasa, de los cuales preliminarmente pueden observarse 35, pero consideramos que deben ser  muchos más”, dijo Raúl Barrera, uno de los arqueólogos que lideran la investigación. El Tzompantli pertenece aparentemente a la sexta etapa constructiva del Templo Mayor (1486-1502). También se encontraron 35 cráneos, pero se cree que podría haber muchos más asociados a este espacio sagrado. Barrera añadió:

Lo importante es que ya se tiene la ubicación precisa del Templo de Ehécatl, el Juego de Pelota y en particular del Tzompantli, citado en las fuentes históricas por los conquistadores, como Hernán Cortés, Bernal Díaz del Castillo y Andrés de Tapia, así como por frailes y cronistas entre los que se encuentran Bernardino de Sahagún, Francisco López de Gómara, José de Acosta y Hernando Alvarado Tezozómoc, entre otros, porque nos están mostrando la estrecha relación que existe entre estos edificios y el Templo Mayor.

Eduardo Matos Moctezuma, otro de los arqueólogos involucrados, apuntó que fray Bernardino de Sahagún había mencionado la existencia de varios tzompantlis y dos juegos de pelota: "Por su ubicación, creemos que se trata del Huey Tzompantli, es decir, el Tzompantli mayor de Tenochtitlan. Esta estructura tenía un simbolismo específico y muchos de estos cráneos podrían ser de enemigos de los mexicas que eran capturados, sacrificados y decapitados, como una advertencia de su poderío”. Los tzompantli eran los empalizados donde se colgaban las cabezas utilizadas por los sacrificios; la palabra significa "hilera de cráneo" o también, "árbol de cráneos".