*

X

Kukulkán y las pirámides mayas erigidas sobre cenotes (descubrimiento)

Por: Samuel Zarazua - 08/21/2015

Nueva investigación geológica cuenta historias ocultas del mundo maya
cenotes

Foto: mexicodestinos.com

Al entrar a las aguas de los maravillosos cenotes se puede creer en la divinidad de nuevo. ¿Por qué no construir un templo sobre el conector y enlazador de los mundos?

La pirámide maya de Kukulkán (Chichen Itzá), una de las siete maravillas modernas del mundo, fue construida sobre un cenote, según han descubierto científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). 

cenotes

En una conferencia de prensa el 13 de agosto de 2015 se dio a conocer el descubrimiento, aunque arqueólogos y científicos ya lo sospechaban desde hace algunos años (por una investigación realizada en 1997 que se suspendió por falta de recursos), pero gracias a la novedosa técnica de tomografía eléctrica tridimensional, que se sirve de electrodos capaces de detectar la presencia de aguas subterráneas, así como su profundidad y espesor, fue posible sugerir que el cuerpo de agua bajo la pirámide mide 25m de norte a sur, con unos 20m de profundidad.

Se destacó que la parte superior del cenote no está colapsada, y que la pirámide se ubica sobre una capa de roca caliza de unos 5m de grosor.

De manera intrigante, los geofísicos también detectaron la presencia de agua bajo la pirámide de El Osario, en la misma zona arqueológica, hecho que catalogaría este descubrimiento como algo más que una mera coincidencia. De hecho, nadie se atrevería a pensar que una de las civilizaciones más avanzadas hiciera algo tan azarosamente sorprendente.

Cenote y piramide

Foto: efe.com

A cielo abierto, semiabiertos, subterráneos o en gruta, los cenotes (‘hoyo con agua’, ‘dzonoot’ en maya) son depresiones geológicas inundadas, formadas por rocas calizas y originadas por procesos de colapsos por la erosión de los suelos. De entre las entrañas de estas cavernas se han recuperado vasijas de cerámica y huesos.

¿Será posible que los mayas edificaran conscientemente las pirámides justamente sobre estas prístinas entradas al inframundo?

Esta es la pregunta que los resultados geológicos le plantean a la arqueología.

Próximamente iniciará la segunda parte de esta fascinante investigación, que tratará de desentrañar si existe alguna comunicación o pasaje secreto entre pirámide y cenote.

¿Será que también estaba fríamente calculada la interconexión entre las imponentes pirámides mayas y las profundidades terrestres y marinas?

Todo suena a un perfecto y planeado ingenio maya: construir una edificación que fuera una conexión integral entre los diferentes planos o mundos: el cielo, la tierra y el inframundo.

Te podría interesar:

¿La NSA ignoró información que pudo haber evitado los ataques del 9/11?

Por: pijamasurf - 08/21/2015

Filtraciones de la era Snowden permiten establecer que la NSA vigilaba a los perpetradores de los ataques del 9/11 y aunque tuvieron información suficiente para realizar una investigación de cerca, prefirieron no hacerlo

spying-522291_1280

La lógica de los eventos históricos escapa a la simple lógica cotidiana: es precisamente una brecha que se abre entre las certezas sobre las que basamos la vida social y una determinación que escapa a nuestra percepción de todos los días --sin embargo, su presencia es constante y, aun a pesar suyo, a veces deja rastros.

Según un artículo del periodista James Bamford publicado en Foreign Policy, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) habría tenido enfrente todos los elementos para investigar a los pilotos responsables de los ataques del 9/11,  pero por ineptitud no lograron armar el rompecabezas. La alternativa a la teoría del (conveniente) error humano --y aquí entramos al terreno de la conspiración-- es que la NSA pudo haber impedido los ataques, pero decidieron no hacerlo.

James Bamford investigó la información aportada por los informantes y ex NSA Thomas Drake y Kirk Wiebe, donde se determina que la NSA tenía conocimiento de la localización de un número telefónico ubicado en Yemen, una base de operaciones clandestinas de Osama bin Laden, durante marzo de 2000, a la que los pilotos llamaban asiduamente.

UncleSamListensInEl ex director de la Agencia, Michael Hayden, ha dicho en numerosas entrevistas que "dificutades técnicas" les impidieron dar con la localización exacta, lo que ha sido desmentido por Wiebe, quien fungía como analista de información  de la NSA.

El argumento de Wiebe es que la NSA podría haber sabido la localización geográfica de la base en Yemen puesto que conocían el número telefónico, y las compañías telefónicas siempre conservan metadatos como este con fines de cobro. Ni siquiera se trata de un argumento político, sino meramente técnico: algo que se puede hacer pidiendo una orden a la Corte para entrar a la base de datos de la compañía y vigilar el domicilio que corresponde al número de teléfono.

Pero en lugar de esto, la NSA ignoró las llamadas que Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Mihdhar hacían desde San Diego a Yemen.

Si la información se perdió en la intricada burocracia de la NSA, como cuestiona Bamford, no es solamente muestra de una disfunción e incompetencia total en una de las más poderosas agencias de inteligencia del mundo, sino que lleva a la suposición de que hubiera sido deliberadamente ignorada.

Lo cierto es que la negligencia bienintencionada o la negligencia de teoría de conspiración arrojan un escenario para nuestro presente al estilo de Minority Report. Desde los días del 9/11, la NSA y el proyecto PRISM han sido descritos por otras filtraciones de documentación secreta, lo que nos hace vivir con la suposición bien fundada de que todas nuestras interacciones vía Internet (e incluso fuera de la Red) dejan rastros sobre nosotros; la adjudicación de crímenes futuros sería, paradójicamente, una violación más a los derechos humanos, a pesar de que las agencias de inteligencia tienen todos los rastros de nuestra cotidianidad digital a su alcance.