*

X

Fascinante estudio revela por qué hay quien ve a Jesucristo en un pan tostado

Por: Samuel Zarazua - 08/10/2015

La neurosis toma la forma de una cara

Algunas personas son más propensas a ver rostros en los objetos inanimados, hombres en la Luna, demonios en las flamas, la Virgen en la corteza de un árbol o Jesucristo aparecido en el ano de un perro, en los pisos, en las manchas o en pan tostado. Ello según los resultados de un nuevo estudio sobre la pareidolia presentado por la Asociación para el Estudio Científico de la Conciencia en París. 

Virgen maría sandwich de queso

Además, un artículo publicado por el laboratorio del doctor Jiangang Liu muestra cómo la función de la cara fusiforme derecha del cerebro está especializada en ver rostros verdaderos, y es también la que se activa cuando el cerebro cree distinguir una cara en el interior de lo que percibe como ruido. Como los que 'ven' figuras demoníacas en la estática del televisor. Un sinnúmero de fotografías se han publicado; una mujer incluso vendió por 28 mil dólares en eBay su sándiwich de queso con la imagen de la Virgen María. Esto lo explican Norimichi Kitagawa y sus colegas del Laboratorio de Ciencias de Comunicación NNT, quienes encontraron que los neuróticos tienden a ver caras en las cosas.

Photo: Flickr

Photo: Flickr

Según apunta Moheb Costandi en BrainDecoder, después de todo, el estudio del Dr. Liu se centra en las personas y en cómo su nivel de estrés y estado de ánimo hacen que vean a Jesús en un pan tostado (cuando no es que se utiliza la tostadora que imprime el rostro de Jesús en el pan).

También en Pijama Surf: Descubre nuevas constelaciones mediante pareidolia cósmica (FOTOS)

Te podría interesar:

Un extraño protocolo para lidiar con personas que experimentan un malviaje de LSD en conciertos de rock

Por: pijamasurf - 08/10/2015

Un extraño protocolo circulado por la seguridad de los conciertos de Grateful Dead trata a las personas que se malviajan en LSD como animales en un laboratorio

Fractal psicodélico. Photo: Wikimedia. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Fractal_Xaos_psychedelic.png

Fractal psicodélico. Foto: Wikimedia

Los conciertos de Grateful Dead fueron en los 60 y 70 unas de las más grandes reuniones de jóvenes en búsqueda de experiencias psicodélicas tonificadas por grandes cantidades de LSD, incluso dando lugar a una subcultura: los deadheads, sus fieles fans. 

Recientemente se publicó un extraño protocolo para lidiar con las personas que perdían el control en su búsqueda de experiencias fuera de lo común en estos conciertos. El panfleto salió a la luz pública como un reciente leak neoyorquino, que estaba originalmente dirigido al personal de seguridad para el concierto del grupo de rock Grateful Dead. El protocolo define dos tipos de situaciones probables entre los asistentes que estén bajo la influencia del LSD: los que vivirán una experiencia agradable y aquellos que vivirán una mala experiencia, conocida como malviaje o bad trip.

[caption id="attachment_98636" align="aligncenter" width="432"]Grateful Dead's Security Sheet on how to deal with people on LSD leaks Foto: Sam, Grateful Dead's Security Sheet on how to deal with people on LSD leaks. Twitter: @KaraokeMeltDown[/caption]

El panfleto aparece en foto cual pedazo de papel arrugado y mal doblado y al leerlo, sinceramente, parece un 'instructivo' sobre cómo lidiar con un animal salvaje.

La premisa de dicho protocolo es que el personal de seguridad no toque a ningún asistente 'puesto' en LSD, ya que puede ser absorbido por el contacto piel con piel. También se recomienda evitar emplear el término ‘viaje’ para aquellas personas que se encuentren bajo los efectos del LSD y en cambio, referirse a esta situación como ‘respuesta psicodélica intensa’.

En cuanto a las personas que contarán con la suerte de caer en el primer tipo de viaje o ‘experiencia agradable’, el protocolo establece que deben ser monitoreadas pero no molestadas por el personal de seguridad. Se predice que dichas personas estarán "tranquilas, sentadas, en un estado de trance, bailando con movimientos de manos repetitivos y derroches de sensualidad" —¿de verdad?. Creo que resultará difícil 'distinguir' a los asistentes ácidos de las personas ‘felices en un concierto de su grupo favorito’, aunque es posible que también exista un protocolo para diferenciar estas dos ‘especies’ de asistentes.

Regresando al extraño instructivo, las personas menos afortunadas y víctimas del bad trip, los 'malviajados', se anuncian como personas potencialmente agresivas, capaces de poner en riesgo a los demás y a ellas mismas, invadiendo los espacios ajenos, mostrándose confundidos o desorientados y perdiendo capacidad de juicio, llegando hasta el exhibicionismo. A estos individuos se recomienda cercarlos de manera calmada, sin gritar y acorralarlos, para no inducir una reacción violenta de su parte.

Con tantas organizaciones especializadas en Estados Unidos, se preguntarán quién elabora dichos protocolos. La compañía, fundada en 1973, se llama Rock Medicine, y está formada por un grupo de paramédicos, enfermeras y voluntarios que manejan casos de malviajes en cualquier tipo de evento público, buscando garantizar la salud y bienestar de los asistentes, regresándolos a sus familias en un estado 'estable' y evitando conflictos con la ley.