*

X

Este descubrimiento puso a temblar a la DEA: producen heroína a partir de levaduras

Salud

Por: Samuel Zarazua - 08/05/2015

Por primera vez se puede crear morfina de la nada, mediante sencillos pasos. Una científica de la Universidad Stanford causó revuelo al anunciar que se ha fabricado una levadura capaz de crear heroína y otros alcaloides a partir de glucosa

Desde que ha existido la agricultura ha existido también el consumo de alimentos fermentados, como la cerveza y el vino. Los microorganismos que colaboran en los alimentos fermentados fueron los primeros en ser domesticados, hace milenios. Los arqueólogos creen que los botones de opio y las gomas que producen se han cocinado desde tiempos inmemoriales. Desde hace mucho tiempo los ancestros en Asia ya hervían y trabajaban los extractos y las secreciones de esta planta, que se conoce como una de las primeras medicinas.

Un artículo publicado en Nature describe cómo una bacteria añadida al hongo de la levadura (Saccharomyses cerevisiae) compite con el opio y sus extractos, la heroína y la morfina, entre otros. Esta levadura puede producir alcaloides a partir de glucosa. Los alcaloides como la heroína y sus derivados, son moléculas producidas en las plantas. No obstante, las bacterias estudiadas secretan estos sustratos a partir de su comida favorita: el azúcar. Mantener una planta es mucho más caro y tardado que alimentar a unas bacterias con simple levadura.

CREDITPHOTOGRAPH BY DWIGHT ESCHLIMAN/GETTY

Se pueden producir alcaloides a partir de glucosa

Para el mundo de la biología y los avances médicos es una buena alternativa tomar estos alcaloides de la levadura, pues es más fácil que el complejo y tardado proceso de extraerlos de la planta. Que lo produzcan las bacterias es más rápido y se fabrica mayor cantidad.

Sólo se requiere darle azúcar a la bacteria para producir grandes cantidades de alcaloides. Esto va a permitir una producción a bajo costo y con grandes cantidades de sustancias derivadas del opio. Cuando escuchamos 'morfina' o 'heroína' tendemos a relacionar estos alcaloides con la drogadicción, pero no se usan sólo como eso sino que se emplean también como medicamento para tratar dolores, como el de pacientes de cáncer terminal.

Para producir la familia de opiáceos, la semilla se sujeta a una extensa vía metabólica que ha sido refinada a lo largo de siglos por jardineros expertos también en cocinar y consumir la sustancia. Durante décadas, laboratorios alrededor del mundo han conseguido hacer que el ADN de esta levadura (clasificada como un hongo) transforme el azúcar, su principal alimento, en un precursor de la morfina.

El simple analgésico que el botón de la amapola produce como uno de sus destilados tiene muchas ventajas (menos el precio); uno de sus precursores, un alcaloide llamado (s)reticulina, genera 2 mil 500 compuestos, y algunos de ellos se estudian como anticancerígenos, antiespasmódicos o por sus efectos antibióticos.

El verano pasado, en colaboración con otros dos laboratorios —uno en la Universidad Concordia, en Quebec, liderado por Vincent Martin, y otro en la Universidad de California, en Berkeley, guiado por John Dueber—, una científica de la Universidad Stanford, Christina Smolke, causó revuelo al anunciar que ella y sus colegas habían creado, con ingeniería biológica, una levadura capaz de producir heroína de la nada, mediante sencillos pasos.

CREDITPHOTOGRAPH BY DWIGHT ESCHLIMAN/GETTY

Heroína cocinada

La ciencia se mueve a pasos acelerados, lo que antes tardaba años, ahora se hace en cuestión de semanas. “Aunque no nos guste esto está pasando”, aseguró Dueber, “No creo que la gente esté lista para esto”, completó. Y tiene razón, pues los monitores de la DEA tienen los ojos bien puestos sobre las investigaciones de este tipo que se realizan en el territorio estadounidense.

 

También en Pijama Surf: Estas son las 8 drogras legales más adictivas

¿Por qué siempre terminas borracho en las fiestas de la oficina? La ciencia lo explica

Salud

Por: pijamasurf - 08/05/2015

A veces la mente puede ser más poderosa que tu cuerpo, incluso al beber alcohol, como lo muestra este estudio
[caption id="attachment_99229" align="aligncenter" width="648"]B1981.25.351 Imagen: "A Midnight Modern Conversation", William Hogarth (ca. 1732)[/caption]

Por distintas razones, el alcohol tiene siempre distintos efectos sobre nuestro cuerpo o, dicho de otra manera, una borrachera no es siempre la misma. En términos generales y por experiencia, sabemos que en casi todas las ocasiones se trata de una suma de factores que vuelven distinta cada una de nuestras experiencias con el alcohol. A veces es el estado de ánimo con el que comenzamos a beber, otras las personas que nos acompañan, también la bebida elegida o el momento de nuestra vida en que nos encontramos.

Hay, sin embargo, una situación que más o menos invariablemente hace que todos los involucrados se embriaguen pronto y de manera casi inesperada: las fiestas de la oficina. Al parecer existe un extraño imán en estas reuniones por el cual uno puede beber apenas un par de cervezas y sin embargo sentir el efecto del doble o el triple de esa dosis. ¿Por qué sucede esto?

De acuerdo con un estudio realizado por científicos de la Universidad de Birmingham, en Inglaterra, este podría ser un efecto netamente psicológico, relacionado con la familiaridad que percibimos del lugar en donde bebemos.

El estudio consistió en hacer que 24 voluntarios consumieran alcohol en el mismo sitio con el objetivo de crear una “tolerancia al ambiente” respecto a dicho punto. Después, en una segunda fase de la prueba, esas mismas personas fueron llevadas a beber a otro sitio. En ambos casos los científicos midieron la tolerancia al alcohol experimentada por los voluntarios.

Entre los resultados observados, los investigadores notaron que la tolerancia al alcohol era al menos dos veces mayor en un entorno conocido en comparación con uno desconocido, lo cual se traduce en un efecto más fuerte de las bebidas embriagantes cuando nos encontramos en lugares o situaciones que nos son poco familiares. En el caso de las fiestas de la oficina, por ejemplo, se trata de personas que si bien conocemos y tratamos cotidianamente, no por ello las percibimos como cercanas, lo mismo que el propio lugar de trabajo.

Así que ahora ya lo sabes. Aunque te parezca extraño, quizá baste con que bebas una o dos cervezas cuando de una reunión de trabajo se trate, al menos si no quieres terminar gritoneando que mereces el puesto de tu jefe.

 

También en Pijama Surf: Científicos descubren que esta fruta es el mejor remedio para la resaca