*

X

El bong que además de ponerte hasta el c*lo combina con tus muebles finos (IMÁGENES)

Por: pijamasurf - 08/15/2015

Un clásico contemporáneo diseñado para que el continente desestigmatize al contenido

Aura chic

La pipa de vidrio soplado artesanal, de piedra, de barro, las hechas con una cáscara de frutas o un pedazo de madera, son lo que caracteriza a la cultura de la cannabis. 

Es un lento proceso el que ha vuelto a la cannabis un tópico fundamental, para lo cual hay muchos entusiastas, ya sea por la búsqueda de su legalización o por el debate que abrió en torno a si es benéfica o perjudicial para la salud. La 'cultura ecológica', la 'cultura verde', cuenta con muchos adeptos, que no son sólo personas que disfrutan su clásico porro o los fumadores profesionales de pipas de agua conocidas como bong. Una empresa millonaria que gira en torno a los efectos psicoactivos de la planta es el centro de un debate donde empresarios, agricultores, publicistas, diseñadores, distribuidores y consumidores creen ser el centro neurálgico de la controversia que hará que la cultura de la marihuana gane aceptación en vías de legalizarla.

Bong

El bong en sus inicios había sido asociado a un artefacto gigantesco que apenas puede ser manipulable y que muchas veces es hasta incómodo usar. Hoy, sin embargo, hay de todos los colores y formas. Los fumadores experimentados saben que el bong y el vaporizador son de las formas más amables para el organismo (filtro de agua, aire frío, aprovechamiento de la materia prima). De pipas de agua hay desde el bong de hace 5 mil años descubierto en Rusia hasta el bong de  diseño contemporáneo que comercializó recientemente la marca Porsche.

La pipa de agua Aura está diseñada para ofrecer a los fumadores una artefacto para fumar y limpiarse fácilmente. Los bongs están asociados a un uso clandestino de marihuana o sólo por parte de 'fumadores profesionales'. Sin embargo, con todo el ambiente progresista en torno a la legalización de la droga, no sólo en Estados Unidos, se han convertido en un aditamento cotidiano. El diseño apela a la existencia de un nuevo mercado de consumo y un tipo diferente de usuarios. Aura vuelve a la pipa un objeto contemporáneo de confortable diseño.

Aura conformación

 

El bong llamado Aura es un proyecto de Mauricio Romano, de la Western Washington University y del grupo de trabajo de Tai Geng, Paul Kalousek y Jordan Steranka; fue premiado en los premios de diseño Core 77 2015, justo porque, más que un 'modelito bonito', es un modelo funcional. Si no lo creen, pueden ver Behance para informarse del funcionamiento del bong como algo más que un vidrio soplado.

Bong

Este modelo desestigmatiza este dispositivo tan distintivo de los fumadores, le da un diseño, como a cualquier otro utensilio de la casa: un salero, una copa de vino, un cenicero; es un objeto que se mimetiza en la cocina, por ejemplo, en la mesa parece un salero, en el bar un agitador, o un recipiente para crema batida.

Waterpipe

Las pipas de agua, ya conocidas para fumar tabaco u otros productos, se abren paso cada día en en el mundo del diseño, los artículos domésticos e incluso en los premios a los mejores productos y con ello, están ayudando a quitar el aura negativa a algo que todavía se ve como ilegal, como tabú o algo que esconder; Aura es un extraordinario ejemplo de ello.

 

¿Y si el universo hubiera existido desde siempre? Nueva teoría física sugiere un cosmos infinito

Por: Alejandro Martinez Gallardo - 08/15/2015

Una fascinante teoría física sugiere que el universo existe desde siempre y el Big Bang es sólo una fase de condensación de la materia

2292356957_bec9c079ca_z-640x634

Generalmente cuando pensamos en el Big Bang nuestra mente imagina una gran explosión que originó el universo. Es el punto inicial que nuestra mente conjura como explicación lógica del mundo material en el que habitamos. Sin embargo, una nueva teoría sugiere que el Big Bang no es el principio del universo, sino solamente un estado hiperdenso de alta temperatura en el que colapsó el universo, el cual existe de manera insondable sin un principio y posiblemente sin un final.

Un artículo científico titulado "Cosmology from Quantum Potential", publicado por los físicos Ahmed Farag y Saurya Das, explica de manera elegante las inconsistencias entre la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica, respondiendo también al origen de la materia oscura sin tener que recurrir a una singularidad, como popularmente se entiende el Big Bang.

Los físicos utilizaron una variación a la ecuación de Raychaudhuri que describe cómo cambia un volumen de materia en el tiempo, aplicando las llamada variables ocultas de David Bohm a este modelo. Esta modificación elimina la necesidad de una singularidad inicial en el Big Bang, incorporando la idea de Einstein de una constante cosmológica para explicar la elusiva energía oscura. El físico Brian Koberlein escribe:

Su modelo es muy básico, pero los primeros resultados muestran que podría funcionar. Lo esencial es que al eliminar la singularidad, el modelo predice que el universo no tuvo inicio. Existió desde siempre como una especie de potencial cuántico antes de colapsar a un estado caliente y denso que llamamos Big Bang. Desafortunadamente se confunde mucho "no singularidad" con "no Big Bang". 

Koberlein explica que la teoría del Big Bang es sumamente sólida y es la mejor que tenemos para explicar la radiación cósmica de fondo, la expansión del universo y la abundancia de los elementos. Pero habría que desaprender, por así decirlo, a asociarla con un punto singular que originó el universo. El Big Bang que empezó aparentemente hace 13.7 mil millones de años sería solamente la fase creativa de un proceso eterno e infinito, una fase más de un universo sin edad. Es por esto que se habla de un infinito potencial cuántico preexistente al Big Bang, el cual no debe de tener origen sino que simplemente existe. Esta teoría tiene una mayor consistencia con principios filosóficos como los que podemos encontrar en el hinduismo, en el budismo, en la cábala o en la filosofía neoplatónica. El Big Bang, al entenderse como el origen del universo, tiene el enorme problema de tener que explicar cómo algo surgió de la nada, una creación ex nihilo. Esta nueva teoría, al igual que la cosmología antigua, simplemente entiende que el universo existe sin principio ni final, simplemente es, algo que también tiene su dificultad de aprehensión para nuestra mente finita que difícilmente puede concebir esta existencia inconmensurable, pero que, me parece, al menos presenta una solución al más grande enigma que podemos imaginar.  

Nunca hubo un tiempo en el que tú, yo, o alguno de estos reyes no existiéramos, ni en el futuro dejaremos de existir.

Bhagavad-gita

Screen shot 2015-08-24 at 1.34.26 PMResulta estimulante, como un ejercicio de analogía imaginativa, comparar esta descripción de la física de un universo con algunos mitos de creación. Por ejemplo, en el hinduismo se habla de una serie infinita de ciclos de manifestación. Siguiendo la filosofía expuesta por el Bhagavad-gita, el universo poéticamente se concibe como el sueño de Brahma, la deidad identificada con la totalidad del universo. Un día de Brahma es el período de manifestación en el que el universo emerge de lo no manifiesto (lo que podemos llamar el potencial cuántico); una noche de Brahma es la reabsorción del cosmos entero en el Ser Infinito o en la existencia absoluta en su estado no manifiesto. Este estado es  conocido como Avyakta o Prakriti, el estado sutil de la materia que es una especie de vacío seminal --en términos modernos podríamos hablar del punto cero o de la espuma cuántica; en términos platónicos podemos cotejar al espacio, khora, la nodriza del devenir. Se dice que este indefinible Ser Supremo no se ve afectado por toda esta procesión de mundos emanados, existe como el motor inmóvil del cosmos: sin cambio, la fuente de todo cambio; sin causa, la fuente toda causa. A veces se confunde esta cosmovisión con la idea de un dios personalizado, o una trinidad: Brahma (sattva, el principio creativo), Vishnu (rajas, el principio preservador) y Shiva (tamas, el principio de disolución); pero estos tres aspectos no son más que extensiones de una única realidad, útiles para nuestro entendimiento como un lenguaje funcional necesario para la comprensión racional (pero más allá de esto está el silencio y lo místico). Quizás por eso en el esoterismo esta divinidad absoluta --el Uno que reúne y sustenta el Todo-- es concebida como insondable e irrepresentable (definirla es profanarla), lo mejor que se puede hacer es concebirla como el espacio en su eterno silencio o como el vacío en su infinita potencialidad. Así los chinos hablan del Tao; Pitágoras se refiere a Hipócrates, el dios del silencio, como la imagen del Absoluto y en la cábala luriana se habla del Ein Sof, el dios antes de Dios que se retrae para abrir la cancha, por así decirlo, para que se eche andar la maquinaria de la creación, la separación y su posterior reintegración. En términos de la física, para no tener que invocar a una deidad, se puede hablar de la ley, del arquetipo mismo, que existe antes de la manifestación del universo, como el plano de un arquitecto (algo que coincide con la idea de los físicos de que las matemáticas existen independientemente de la mente humana que las descubre).

Puede ser que esté leyendo demasiado en este artículo científico y haciendo una proyección antropomórfica o antropocósmica a una teoría matemática abstracta que no tiene estas implicaciones de origen. Sin embargo, la física se ha convertido en la rama más avanzada de la cosmología y no puede ser completamente disociada de la filosofía (la cosmología y la misma física, recordemos, son desdoblamientos de la filosofía). La idea de encontrar una unidad entre todas las cosas, una analogía que nos permita entender y darle sentido a nuestra existencia (y pertenencia) en un inmenso universo, a la vez que maravillarnos de los enigmas y de la belleza de los grandes procesos cósmicos en los que estamos incrustados, es demasiado seductora para no contemplarla seriamente. Sin embargo, reconozco que no es suficiente sólo sugerir similitudes, se debe seguir indagando desde la especialización y desde lo integral paralelamente. Es posible que lleguemos a un punto en el que la ciencia, la filosofía y la religión puedan reconciliarse bajo una teoría del todo o, como el mismo Trimurti hinduista, sean reconocidas como aspectos de una unidad esencial --del universo que se hace inteligible en la multiplicidad, del absoluto impersonal que toma conciencia a través de la creación, así en el futuro como fue en el principio.

 

Twitter del autor: @alepholo