*

X

Certezas e impresiones de la política mexicana después de las elecciones de julio 2015

Política

Por: Jorge Graue - 08/03/2015

¿Qué conclusiones se pueden sacar después de las elecciones intermedias de 2015? Esto es lo que ha sucedido, según Jorge Graue

ano_electoral

Primeras certezas e impresiones.

Por encima del desorden y el fraude prevalece la paz y la credibilidad .

Desaparece el Partido Humanista.

Desaparece el Partido del Trabajo.

Marcelo Ebrard no consiguió contender en la elección.

El voto se dispersa y recae en pequeños partidos, mayoritariamente corruptos, a costa de los tres partidos mayores, indudablemente corruptos.

En este contexto, el PAN no puede orientar su crisis debido a la desorientación de su cúpula. Mientras su presidente, Madero, cavila sobre su ingrato destino, sigue sin reconocer su responsabilidad  en los comicios. El joven legislador Anaya, de invariable candor telegénico, acepta su postulación para presidir un partido en evidente desgaste, ahora con la certeza de que Margarita Zavala se destapa para la presidencia de la República en un acto desesperado de revancha y de nudismo partidista. Luego del rechazo de su partido para postularse como diputada apenas hace unas semanas, espera que se le postule con largueza para una primera magistratura que un electorado ya le negó, apenas hace 3 años, a otra recatada panista. Contenderá, dentro o fuera del partido. Dentro será difícil conseguirlo. Al acecho y a la espera, el gobernador de Puebla, que confía en que el señor  Madero ubique sus desazones y desaciertos, en que el legislador Anaya madure y traicione, y en que él mismo, Moreno Valle, pueda consolidar los compromisos y gestiones tanto con la estructura partidaria panista, como con en el empresariado de derecha que no querrá jugársela con El Bronco, si es el caso, en las próximas elecciones federales.

En este contexto, el PRD en un proceso irreversible de descomposición. Sus dirigentes bien pueden terminar como diputados suplentes del PRI en las próximas legislaturas. La izquierda, incapaz de triunfar sobre sus adversarios a nivel nacional, incurre en la demolición de sí misma, para contender, semiderruida, en las próximas elecciones federales con la peregrina ilusión de al fin ganarlas. Tampoco se asume ahí responsabilidad poselectoral alguna. En el mejor de los casos, se atribuye el desastre a los así llamados operadores. Sin embargo, más que en el mal reparto de viandas y televisores, parece ser que el PRD fue derrotado en los baches, en las ventanillas del metro, en las alcancías de los parquímetros y en la deficiente gestión y descarada corrupción en casi todos los órdenes durante casi 2 décadas. Al menos en la capital, donde no los ha derrotado exclusivamente Morena. PAN y PRI obtuvieron más delegaciones. Enrique Peña tendrá que acudir en auxilio de Miguel Mancera para contener los impactos mayores de las recientes elecciones. Y eso, si los probables recortes que se esperan para el próximo año se lo permiten. Si quiere asegurarse de algún tipo de sobrevivencia, no le quedará al Jefe de Gobierno otro oficio que el de comparsa en una justa electoral que no le favorecerá en 2018. Por lo demás, será extraño, casual o coyuntural que el PRD crezca en los estados donde ocurran elecciones. Paulatinamente, será Morena quien ocupe el espacio de un partido que no hizo ninguna revolución lejanamente democrática y que puede terminar su ciclo con un candidato a la presidencia que ha evitado hasta ahora su membresía.

En este contexto, el PRI sobrevive como fuerza dominante gracias a sus cómplices electorales. Ha envejecido, pero se ha adaptado al tiempo. Ha perdido esta vez más de 2 millones de votos, pero lejos de reñir con sus aliados políticos, los ha fortalecido de mil maneras, llegando hasta a emparentar con ellos. Como es el caso del yerno del legislador Beltrones, ave de rapiña exclusiva en la familia de los tucanes. De suerte que, merced a sus alianzas características, el PRI obtiene esta vez esa mayoría singular que le permitirá gobernar sin contratiempos.

Luego de 3 años, queda la impresión de la autocomplacencia como hábito gubernamental. Siendo así, Peña Nieto puede incurrir  en el riesgo de fomentar  más inercias en un gabinete que no cambia y donde nadie destaca ni piensa por cuenta propia. El entorno de Peña está convencido que el dedazo recaerá sobre Osorio, o sobre Videgaray y que la dicha no tiene fecha aparente de caducidad. El factor Beltrones no es motivo de preocupación. O bien por ingenuidad, o porque algo deben saber en Los Pinos que lo mantiene tan institucional. Por lo que respecta al inefable subsecretario Miranda, filántropo de nuestro erario, cualquier ascenso puede dar la impresión de que Peña ya decidió.

Así las cosas, es lógico que Peña espere la inmovilidad en la polis y que la política se ajuste a sus necesidades y a sus tiempos. Pero la necia realidad se empeña en incomodarlo y en agigantar el desafecto hacia su persona y el rechazo hacia su administración por parte de siete de cada 10 mexicanos. Los destapes le restarán soporte mediático y estragarán aún más la importancia que sólo él y los suyos piensan que tiene.

En ese tenor, El Bronco no le dará tregua. Tiene el carisma que recuerda al de Fox en sus primeros días. Y por si fuera poco, ese tipo de rancheros sigue siendo objeto de una fascinación entre los fieles, que rivaliza con la que tiene bien ganada entre ellos la mismísima Guadalupana. En la así llamada "época de oro" del cine nacional, un puñado de productores mexicanos de origen judío hizo una fortuna con películas sobre charritos buenos y encabronados. Ahora, otro mexicano de origen judío, Enrique Krauze,  productor muy próspero de la historia mexicana en la pantalla, parece haber encontrado a El Bronco para el papel estelar con todo y el guión, la taquilla y el espectáculo para la redituable empresa de la democracia mexicana.

Te podría interesar:

Chomsky, Vattimo y decenas de invitados se reúnen en México para dialogar sobre la izquierda

Política

Por: pijamasurf - 08/03/2015

El coloquio "La izquierda mexicana del siglo XX: trazos y perspectivas" se llevará a cabo del 7 al 11 de septiembre en la ciudad de México

 Screen Shot 2015-09-04 at 10.29.01 PM

Noam Chomsky discurre sobre el terrorismo propagado por Estados Unidos; el padre Pantoja relata su experiencia en una tierra tomada por los Zetas, Darío Martínez llevaba el caso de Rubén Espinosa a su llegada al D.F.; Jenaro Villamil escribe en Proceso "Del mexican moment al mexican murder", un texto sobre el actual gobierno; Daniela Gleizer trata y discute en su tesis de doctorado la posición del gobierno en México con la llegada de los judíos argentinos refugiados.

Se ha invitado a más de 65 personalidades al coloquio La izquierda mexicana del siglo XX: trazos y perspectivas, el cual comienza este lunes 7 de septiembre en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Académicos, músicos, artistas, intelectuales, activistas, poetas, periodistas, y una gran variedad de personas alrededor de México y el mundo, están en una actitud proactiva por la emancipación de la sociedad, el uso de sus derechos mientras se privilegia el diálogo.

El coloquio La izquierda mexicana del siglo XX: trazos y perspectivas es un esfuerzo de un grupo de personas desligadas de cualquier partido político pero dispuestas a relanzar una discusión que vaya desde la izquierda teórica hasta los acontecimientos en la historia dictados por esta línea para retomar los problemas actuales y, así, delinear posibilidades coherentes de discusión y acción.

¿Cuál ha sido el papel de la izquierda en diferentes momentos, con sus diversos precursores? ¿Cómo ha influenciado en la cultura, en la manera de trabajar la tierra, en la alimentación, en la educación y en todas las artes?

El coloquio surge a raíz del trabajo de compilar en 6 tomos una cronología e historia de la izquierda en México y en el mundo. Cuenta con el apoyo de la Universidad Autónoma de México, el Fondo de Cultura Económica, el Centro Cultural de España en México, el gobierno de Guerrero, la Casa del Ahuizote y  la ciudad de México, entre otros.

Los temas que se pondrán sobre la mesa serán la libertad e identidad ligada al territorio, mesa en la que participan Diego Flores Magón, Claudio Lomnitz, Devra Weber y el padre Pantoja.

Miguel Vassallo y José del Val discutirán sobre cómo se ha logrado detener al colonialismo mediante la resistencia histórica del sureste de México.

Flavio Sosa, Elisa Ramírez Castañeda, José Luis Hernández Rivera, Pilar Calveiro y Armando Bartra dialogarán en torno a los movimientos sociales de resistencia.

Carlos F. Bunge, José Sarukhán y Marco Antonio Martínez Negrete reflexionarán sobre la pregunta "¿cuál es la ética en la ciencia?".

Para pensar en torno al punto de que existen varias vertientes dentro de la izquierda, Elvira Concheiro, Ilán Semo, Marcos Leonel Posadas y Verónica Oikión tratarán el punto en el que confluyen las izquierdas: la igualdad de derechos y el respeto a las diferencias.

Philippe Ollé-LaPrune, Daniela Gleizer, Mario Ojeda Revah y Pablo Yankelevich tratarán los fenómenos migratorios, los cuales han puesto en evidencia tanto la benevolencia como la hostilidad del sistema político.

Se retomará la necesidad de un “pensamiento crítico” que recalque la organización de una masa crítica y la revolución desde lo cotidiano en el debate que llevarán a cabo Enrique Dussel, Gabriel Vargas Lozano, Manuel Aguilar Mora y David Pavón-Cuéllar.

Posteriormente, se afinará el foco con la conferencia de Gianni Vattimo ¿Cómo poner al día el marxismo clásico y hacer creíble la posibilidad del comunismo?.

Luisa Pardo (Colectivo Lagartijas Tiradas al Sol), Nadia Lartigue y Marco Rascón crearán un discurso en torno a la rebeldía y las representaciones contra el poder.

Planteando la idea de la arquitectura comunitaria, la recuperación y la apropiación de los espacios públicos, Carlos González Lobo, Óscar Hagerman, Alberto Híjar Serrano y Alberto Martínez se abocarán a los temas de arquitectura social, muralismo y la ciudad como ente vivo.

En una necesidad de revisión del lenguaje y del discurso, Fabrizio Mejía Madrid, Ester Hernández Palacios, Eduardo Milán, Nicolás Cabral y René Avilés Fabila intentarán responder cuáles son las tramas que teje la literatura en México.

Fran Ilich, Denise Dresser, Jenaro Villamil, Darío Ramírez y Froylán López Narváez intercambiarán planteamientos sobre el uso de la información, el impacto de los nuevos medios y “la verdad”.

Humberto Musacchio, Arnulfo Aquino y Andrés Ramírez Cuevas enlistarán los puntos en torno al aspecto social de las artes gráficas.

La caricatura política se pondrá sobre la mesa en la discusión entre Jorge F. Hernández, Eduardo del Río “Rius” y Rafael Barajas “El Fisgón”. 

Se llegará así a un punto clave dentro del coloquio, en el que el no poco conocido académico Noam Chomsky dedicará una videoconferencia exclusiva abierta al público que será transmitida por el canal de YouTube del evento: https://www.youtube.com/c/IzquierdamexicanaOrg-X

En el debate entre Rodrigo Moya, Armando Lenin Salgado y Marco Antonio Cruz se atenderá a la fotografía como un arma contra el olvido y un dispositivo para la memoria colectiva. En una línea similar Jorge Denti, Ofelia Medina, Carlos Bolado y Xavier Robles conversarán sobre la imagen en movimiento como subversión, para cerrar con “Sonidos de resistencia”, mesa sobre la música como desafío al orden establecido, tema sobre el cual reflexionarán Ishtar Cardona, José Luis "Pacho" Paredes y Julio Estrada.

Del 7 al 11 de septiembre en el Antiguo Colegio de San Idelfonso y en el Centro Cultura Bella Época tomarán el micrófono las voces antes citadas, para hacerse escuchar y abrir el diálogo con el público. 

Será un evento gratuito que además incluirá el Ciclo de Cine de Izquierda, Estaciones de Lectura y una Ruta de Izquierda. 

Si te interesa saber más, consulta la página web y las redes sociales del coloquio: Facebook y Twitter. Además, si no puedes asistir a todas las conferencias que te resulten atractivas, puedes verlas en la transmisión que se hará desde el canal de YouTube.